Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

martes, 10 de junio de 2008

La verdad y la mentira.

La vida que gran verdad
también que gran mentira,
pasa la vida entre ilusiones y suspiros
lamentos, gritos y quejidos...

Galopa el caballo del tiempo implacable
sin perder un suspiro
arrasando sueños amores y lo vivido
la vida reloj sin manillas
que marca nuestro vivir
pues si es vivir el amar
el soñar contigo.

Es gozar de tu amor
ver la luz de tus ojos
es comprender donde habita el amor
ver la tersura de tu piel
tu talle al caminar
tu forma de mujer.

Es tocar el cielo sin escalera
pues solo con un beso
me haces volar...
y subir paredes tal cual enredadera
solo por un beso tuyo
daría mi vida entera....

José-Veloz

Sueños


"Es curioso", se dice a sí mismo el guerrero de la luz.

“He conocido tanta gente que, a la primera oportunidad, intenta demostrar lo peor de sí misma. Esconde la fuerza interior detrás de la agresividad; disfraza el miedo a la soledad con aire de independencia. No cree en su propia capacidad, pero vive pregonando a los cuatro vientos sus virtudes.

El guerrero lee estos mensajes en muchos hombres y mujeres que conoce. Nunca se deja engañar por las apariencias, e insiste en permanecer en silencio cuando intentan impresionarlo.
Pero aprovecha la ocasión para corregir sus faltas, ya que las personas son siempre un buen espejo.

Un guerrero aprovecha cualquier oportunidad para enseñarse a sí mismo y admitir sus contradicciones.

Un guerrero de la luz precisa de paciencia y rapidez al mismo tiempo.

Los dos mayores errores de una estrategia son: actuar antes de hora, o dejar pasar la oportunidad.

Para evitar esto, el guerrero trata cada situación como si fuese única, y no aplica fórmulas, recetas, u opiniones ajenas.

"Nunca me metí en ningún asunto sin haber estudiado previamente la retirada; por otra parte, nunca quise salir de un asunto al poco tiempo de haber entrado en él,” fue la respuesta.

Un guerrero de la luz siempre mantiene su corazón limpio de sentimientos de odio. Para conseguirlo, debe perdonar. El acto de perdonar no te obliga a aceptarlo todo.

Un guerrero no puede bajar la cabeza. De lo contrario, perderá de vista el horizonte de sus sueños.

Paulo Coelho

Ese hombre


Mi búsqueda no es sencilla, he encontrado a mi paso, amigos, enemigos intelectuales, conocidos, pero lo que yo deseo es solamente un hombre que no tema a mi plena realización como mujer, sino que sea para mí como yo para él: eternos compañeros.

Un hombre que no tema a la ternura, que se atreva a ser débil cuando necesite recobrar fuerzas para la lucha decisiva, que no piense que al amarlo lo derroto o que al amarme me aniquila.

                   Un hombre que me proteja de los demás y de mí misma, que conozca mis errores, los acepte y                       me ayude a corregirlos
.
Un hombre que tenga siempre los brazos abiertos para que me refugie en ellos cuando me sienta amenazada o insegura, que reconozca su fortaleza y mi debilidad pero que jamás se aproveche de ella.

Un hombre a quien lo domine el entusiasmo y ame intensamente la vida, para que cada día sea un regalo inapreciable, que se tiene que vivir plenamente, aceptando el dolor y la alegría con igual serenidad.

Un hombre que sepa ser siempre más fuerte que los obstáculos, que jamás se amilane ante la derrota, y para quien los contratiempos sean más estímulos que las adversidades.
Un hombre que esté tan seguro de su hombría que no sienta la necesidad de demostrarla a cada minuto.

Un hombre que no sea egoísta, que no pida lo que aún no ha merecido, pero que siempre haga esfuerzos para tener lo mejor porque se lo ha ganado.

Un hombre que goce dando y sepa recibir, un hombre que se respete a sí mismo, porque aún sabrá respetar a los demás y no recurrir jamás a la burla o a la ofensa, puesto que más rebaja al que lo hace que al que la recibe.

Un hombre que no tenga miedo de amar y no se envanezca porque es amado, que goce cada minuto de amor como si fuera el último, que no viva esperado el mañana porque tal vez el mañana nunca llegue.

Cuando lo encuentre lo amaré intensamente, y me pregunto
:
¿Acaso ese hombre eres tú?