Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 9 de octubre de 2008

Soñar es renacer


¡Mueran, no! Al amanecer
nuestros sueños tan diversos,
pues soñar es renacer,
¡renacer es hacer versos!

¡Mueran, no! Al amanecer,
ni por la noche al llegar,
los sueños, que son placer
¡ellos nos procuran dar!

Traen varias emociones,
nuestros sueños tan diversos,
atando los corazones
¡que en ellos quedan inmersos!

Deje el sueño florecer,
todo el día, por su vida
pues soñar es renacer,
¡con paz al alma adherida!

Que no mueran nuestros sueños,
¡que embellecen Universos!
Soñar nos hace risueños,
¡renacer es hacer versos!

(Glosando Delcy Canalles - Gislaine Canales)

BAJO LOS OJOS DEL AMOR

Aún eres tú en medio de una incesante cascada de esmeraldas y de sombras,
como una larga palabra de amor, como una pérdida total.
 Aún eres tú quien me tiene a sus pies como una blanca cadena de relámpagos,
como una estatua en el mar, como una rosa deshecha en cortos sueños de nieve y sombras,
como un ardiente abrazo de perfumes en el centro del mundo.

 Aún eres tú como una rueda de dulces tinieblas agitándome el corazón con su música profunda,
como una mirada que enciende callados remolinos bajo las plumas del cielo,
como la hierba de oro de una trémula estrella, como la lluvia en el mar,
 como relámpagos furtivos y vientos inmensos en el mar.
 En el vacío de un alma donde la nieve descarga en una ventana
 hecha con los resonantes emblemas del otoño, como una aurora en la noche,
como un alto puñado de flechas del más alto silencio aún eres tú, aún es tu reino.

 Como un hermoso cuerpo que baña la memoria,
como un hermoso cuerpo sembrado de soledad y mariposas,
como una levantada columna con el tiempo a solas, como un torso cálido y sonoro,
 como unos ojos donde galopa a ciegas mi destino y el canto es fuego,
fuego la constelación que desata en nuestros labios
la gota más pura del fuego del amor y de la noche,
 la quemante palabra en que fluye el amor, aún.

 Javier Soluguren