Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

miércoles, 6 de julio de 2011

Hay días como hoy, Marellia


Hay días como hoy que uno se levanta,
con la piel en carne viva y el corazón en llamas
Sensible al sentimiento…...
trémula de rocío en la tristeza de lagrimas
y dan ganas de caminar lentamente los recuerdos..
atrapando en la brisa la nostalgia que hace al alma.
Guardada en besos y caricias,
en risas de otros días , otras madrugadas.
Hay días como hoy que tu recuerdo,
lastima y se duerme en la mortaja,
(de esa caja marrón que hoy te guarda)
y quiero retener quizás, tu cara,
algún gesto , un abrazo, una palabra.
Hay días como hoy que estas presente,
quizás fue que soñé con tu mirada,
o será que en la piel aun conservo
el aroma a tu piel enamorada.
Hay días como hoy, y como siempre .
que me cuelgo en el tiempo,
rasguñando recuerdo  en la distancia,
buscando  encontrar  una respuesta…
Al porque de negarte a la vida tan temprana .
Hay días como hoy, que aun te extraño,
Hay días como hoy, que me haces falta.

Código: 1106149467700

Inquietante pensamiento


Inquietante pensamiento que te enredas
por debajo de la piel, dónde me quemas,
te haces fuego, te haces carne ¡te haces lengua!
recorriéndome de a poco ¡toda entera!

que haces lunas bajo un cielo sin estrellas
con tus ojos ¡esos ojos que me apresan!
me desnudan, me desbocan ¡me penetran!
me hacen suya en la mirada ¡me condenan!

Tú, que atesoras en tus labios la dulzura
y es tu boca carcelera de mi cuerpo,
deshojando lentamente mi cintura,
moldeando mi deseo entre tus dedos.


Tú, me consumes en el fuego de tu hoguera,
cuando estalla la pasión entre mis venas
y la hembra se hace dueña
y me hace esclava de tu esencia…¡Tú!
Tú…que eres hambre y alimento,
eres calma ¡eres tormento!
eres tan solo…¡un inquietante pensamiento!



Fantasía de la piel, locuras del deseo

¡Qué no haría yo
por lograr robarte un beso!
Sólo un beso…,
encendido,
 en el verde deseo de mis labios.

¡Qué no haría yo
por oír que me llamas por mi nombre
y sentirme así dentro de ti,
en el aliento malva de de tu voz!

Te contaría historias increíbles,
aventuras imposibles,
para robar así tu boca,
 para robarte toda entera
mientras ríes descontrolada,
mirándome a los ojos,
desconcertada por tu descuido,
por mi robo “a mano armada”, mi loca,
mi tierna, mi dulce presa amada…

Me inventaría que te persigue el lobo feroz,
bella Caperucita de mi alma,
para protegerte de la noche y acompañarte a tu casa.
Fingiría que tus labios, que tu voz y tus ojos
se han adueñado de mi alma, que estoy gravemente herido;
para que me cuidaras y curaras las heridas de mi piel en llamas.
Fingiría un desmayo para que me tendieras en tu cama
y poder despertarme, mi piel a tu piel atada,
envueltos en el rojo vuelo, blanco fuego de tus sábanas.
Haría lo posible, 
me inventaría lo imposible, 
para que comprendieras… Para que comprendieras
que mi mal no tiene cura,
que es el bosque malva de tu cintura
mi atadura esencial y mi locura.