sábado, 25 de febrero de 2012

El misterioso amigo (soneto con cola)

Al mirar el recuerdo de mi infancia,
bañado de tristeza ... lucha interna
y muy escondida;
 huraña voy con amarga impotencia,
de aquel ayer enterrado en la pena,
estremecida.

No quiero yo  perder la transparencia,
cual bello espejo  de la imagen tierna,
desprevenida;
ya me vuelva encontrar sin la presencia
ni la paz que en el alma me  serena,
enternecida.

El misterioso amigo va en la sombra
y me acompaña siempre en mi desvelo;
el refugio de las calladas horas,
¡Qué  gran consuelo!

Hoy me siento libre como si alondra,
por las nubes en su radiante vuelo,
va  sin prisa sin pauta y sin demoras,
llegando al cielo…



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...