Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 28 de marzo de 2013

Mujer...


Encanto de Mujer divina,
Musa alegre de mis sueños,
tu eres el Sol de mis días
y en mis noches mi Lucero.

Tu eres lo que mas yo quiero,
Mujer de mis fantasías,
tu,la Musa que me inspira
cuando yo escribo mis Versos.

Eres tu mi Universo,
las pupilas de mis ojos,
son tus labios mis antojos
cuando tu boca yo beso.

Cuando a mi lado no estas
y en el día no te veo,
siento un sutil devaneo
que me hace sentir mal.

Te tengo en el Pedestal,
alto de mis sentimientos,
estas tan clavada en mi pecho,
que nadie te podría sacar.

Aquí te quiero dejar
la Constancia de mi amor,
tu eres mi gran Ilusión......
!Y SIEMPRE TE VOY A AMAR!

EL POETA DE FUEGO

Amarte con un corazón imperfecto...


Amarte con un corazón imperfecto,
Con virtudes y lleno de defectos,
Con verdad en cada latido,
Y los tropiezos de mi razón...

Amo con intensidad
Con pasión y con ternura
Con todo lo que mi ser puede dar...

Sé que no soy una maestra en el arte del amor,
Pero de lo único que mi corazón esta seguro,
Es que ama dándolo todo,
Con la verdad más pura,
Que un corazón tan imperfecto,
Como el mio puede dar.

CONCHIS
http://yo-simplemente-tu.blogspot.com.es/

Hay niña de mi amor...


En los claros manantiales
se baña mi niña hermosa
cien risas por cascabeles
le cantan las mariposas.

Los juncos se bambolean
las palomas alzan el vuelo
dos zorros que se pelean
al instante dejan su duelo.

Mi ninfa sale desnuda
como una diosa romana
antes de que llegue el alba
dos lagrimas de amor derrama.

Es tan sensible mi niña
que al ver tanto esplendor
llora de felicidad salida
de su hermoso corazón.

Mis lagrimas se hacen eco
resbalan por mis mejillas,
como no llorar de gozo
con tan grande maravilla.

El sol la seca al instante
no quiere verla llorar
aunque sabe lo que siente
tan llena de humanidad.

Hay niña, dame de beber
de tus claros manantiales
hay niña que quiero ser
el agua que a ti te bañe.

Cuando mis aguas te toquen
y te cubran de ternura...
hay niña de mis amores
no tendrás mayor dulzura.

Poema al Cristo de los gitanos...



Por la puerta de la Fuente
fueron saliendo los once.
En medio viene Jesús
abriendo un surco en la noche.

Aguas negras del Cedrón,
de su túnica recogen
espumas de luna blanca
batida en brisas de torres.

Jesús viene comprobando,
Pastor, sus ovejas nobles,
y se le nublan los ojos
al no poder contar doce.

«Pues la Escritura lo dice,
me negaréis esta noche.
Herido el Pastor, la grey
dispersa le desconoce.»

Entre los mantos, relámpagos
de dos espadas relumbran.
La luna afila sus hielos
en las piedras de las tumbas.

Ya las chumberas, las pitas
erizan sienes de agujas
y quisieran llorar sangre
por sus coronadas puntas.

Ya entraron al huerto donde
las aceitunas se estrujan,
Getsemaní de los óleos,
hoy almazara de angustias.

Ya Pedro, Juan y Santiago
bajo un olivo se agrupan,
como un día en el Tabor,
aunque hoy sin lumbre sus túnicas.


La noche sigue volando
alas de palma y de juncia
y, llena de sí, derrama
su triste látex la luna.

Se oye el rumor a lo lejos
de cortejos y cohortes.
Y el sueño pesa en los párpados
de los tres fieles mejores.

Jesús, solo, abandonado,
huérfano, pavesa, Hombre,
macera su corazón
en hiel de olvido y traiciones.

«Padre, apártame este cáliz.»
Sólo el silencio le oye.
La misma naturaleza
que le ve, no le conoce.

«Hágase tu voluntad.»
Y, aunque lleno hasta los bordes,
un corazón bebe y bebe
sin que nadie le conforte.

El sudor cuaja en diamantes
sus helados esplendores,
diamantes que son rubíes
cuando las venas se rompen.

Por fin, un Ángel desciende,
mensajero de dulzuras,
y con un lienzo de nube
la mustia cabeza enjuga.

Ya la luz de las antorchas
encharca en movibles fugas
y acuchilla de siniestras
sombras el huerto de luna.

Los discípulos despiertan.
Huye, ciega, la lechuza.
Y Jesús, lívido y manso,
se ofrece al beso de Judas.