Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

martes, 16 de septiembre de 2014

Historia 14. En el infierno.

Salvador estaba siempre despotricando contra su mujer, no miraba si estaban solos o acompañados y le dijo tantas veces que era un demonio que poco a poco su vida se vio sumida en un infierno.
Y lo más absurdo del caso, es que por cosas muy triviales la emprendía con ella haciéndole sentir una inútil. Muchas veces se metía en su cuarto a llorar sin comprender muy bien las exageraciones de su marido, si la tostada estaba mas pasada de lo que le gustaba, imbécil, mira que tostada...su ropa tenia que estar como si la estrenara, sus zapatos inmaculados, por que Salvador se creía el centro del universo y su mujer tenia que rendirle pleitesia a su excelsa persona.

Antes de nacer su hijo durante el embarazo, Adriana era una mujer estable emocionalmente y saludable, pero su parto se complicó y estuvo un mes en el hospital, Salvador fue solo una vez a verla para decirle que cuando iba a salir, que el no lo podía hacer todo en casa y ademas necesitaba desahogarse por que un hombre no puede estar así mucho tiempo...

Cuando se marchó del hospital, Adriana lloro como jamás lo había echo, se sentía sola y desconsolada y una enfermera le dio una capsula para que pudiera dormir, pues entre el niño que era muy llorón y su estado emocional, le impedía conciliar el sueño. Por su gusto se hubiera quedado en el hospital, temía el momento de enfrentar de nuevo la situación.

Cuando le dieron el alta, llegó a su casa y dispuso de todo el día para preparar las cosas del niño
lavar la ropa que le había comprado por que pensaba que cualquiera sabe si rodaría por el suelo de la tienda antes de que ella se la llevara. Dio varias veces de comer al niño, lo cambio otras tantas y lo meció para que se callara mas veces de las que sus brazos podían aguantar...

Cuando llegó Salvador en la noche con pinta de haberse tragado un barril de cerveza, lo primero que dijo fue, ¡niña, que hay de cenar¡...no se acercó a darle un beso ni mirar al niño, no dijo nada pero un dolor infinito se reflejaban en sus ojos...

No he tenido tiempo de hacer cena, el niño me ha acaparado todo el tiempo.
¿Pero que dices?, un mes en el hospital y ahora voy a seguir como si estuviera solo, eres una inútil
y una holgazana, no se como pude casarme contigo... 
Calientate algo por favor, no puedo con mi alma...
Bueno esta bien pero a partir de mañana te pones las pilas, mira como tienes la cocina  y toda esa ropa sucia en el lavadero.
Pero no seas injusto Salvador, llevo un mes fuera de casa y todo eso lo ensuciaste tu...
Ahora me vas a echar la culpa a mi imbécil, voy a cenar algo y dando un portazo se va...

Cuando Adriana se acuesta eran las doce de la noche y su marido roncaba como un cerdo por que había seguido bebiendo en casa y ella intentando no molestarle se acuesta al lado.
El enseguida se da la vuelta y quitándose los calzoncillos le dice, ya está aquí mi palomita y este pichoncito te va a devorar. 
Salvador por favor, no puedo, sabes que he tenido complicaciones con el parto y estoy en tratamiento para remitir la infección que traigo.
Pues por detrás...jamas hicimos eso ni lo vamos a hacer, ademas estoy destrozada.
A ti si que te voy a destrozar yo so guarra y poniéndola boca abajo intento forzarla.
Adriana se resistía y viendo lo que iba a ser inevitable, tomo la botella de güisqui y se la echo encima y con el encendedor que estaba en la mesilla le prendió fuego... 

Ella se abrazó a el para que no se levantara y juntos ardieron hasta bajar a los infiernos.

No hay comentarios :