miércoles, 16 de abril de 2014

La Macarena y la giralda...

Se oye un quejido en el aire
la saeta están cantando
y la madre de las torres
con fervor está escuchando.

La Macarena se vuelve
para poderla mirar
y la giralda se inclina
para poderla besar.

Hay llanto en los nazarenos
la emoción está servida
y el cuello del costalero
sangrando por sus heridas.

En el rostro de mi virgen
hay dos lágrimas asomando
una, por un borracho, dicen
otra, cuando a mi me ve rezando.

Puede haber joyas mas grandes,
pero a belleza no iguala
estas joyas que se reúnen
el jueves en la madrugada.

Ángel Reyes Burgos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...