jueves, 19 de noviembre de 2015

Historias del corazón.

Sumerios, egipcios, hindúes, celtas, hebreos, chinos, griegos, romanos y después los cristianos hicieron del corazón el centro de las emociones, el valor, la bondad y las virtudes. 

¿Por qué asociamos corazón y sentimientos? 

Una leyenda de los mapuches de Chile narra que un genio maléfico, Pillán, impedía a los habitantes de las inmediaciones del volcán Osorno cultivar sus campos, lanzando lava y cenizas y haciendo temblar la tierra. Un día, un misterioso anciano les ordenó sacrificar a la más hermosa virgen, arrancarle el corazón y enterrarlo bajo una rama de canelo, el árbol sagrado de los mapuches. La leyenda prosigue que la virgen pidió morir en un lecho de flores y que, cuando su corazón fue enterrado bajo el canelo, apareció un cóndor que comió el corazón y llevó la rama hasta el cráter del Osorno, donde lo dejó caer. Entonces nevó durante semanas, Pillán no pudo salir nunca más del cráter, y la nieve derretida formó los lagos de Llanquihue, Todos los Santos y Chapo. 

Tenochtitlan era el corazón del imperio azteca. Numerosos dioses protegían la ciudad, y para asegurar su benevolencia, los sacerdotes abrían el pecho de las víctimas propiciatorias con cuchillos de obsidiana y ofrecían a los cielos -como los mapuches al Osorno- la sangre y los corazones aún palpitantes, la fuente de la vida, lo más valioso del ser humano. 

Extracto de la red...

Ángel Reyes Burgos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...