Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 30 de junio de 2016

Malditos bastardos...

Olor a sexo de viejos
y de joven proxeneta
obligándote a los vicios
los viciosos del planeta.

Alma y cuerpo mutilados
y tus sueños destrozados
los puños apretando dentro
de tu vientre masacrado.

De tu carne hacen dinero
de tu dolor un estandarte
tu corazón prisionero
de tu alma han de arrancarte.
Ya no te queda ni llanto
los ojos se te secaron
y tus débiles lamentos
hasta el cielo se marcharon.

No te preocupes chiquita
tu dolor no durará
que joven enferma y cansada
la muerte te librará.

Los ángeles no son sordos
y con tanto sufrimiento
alguno escuchará tu llanto
y acabarán tus lamentos...



















miércoles, 29 de junio de 2016

Alfa y Omega, dos sonetos de Antonio Machado.

Cabe la vida entera en un soneto
empezado con lánguido descuido,
y apenas iniciado, ha transcurrido
la infancia, imagen del primer cuarteto.

Llega la juventud con el secreto
de la vida, que pasa inadvertido,
y que se va también, que ya se ha ido,
antes de entrar en el primer terceto.

Maduros, a mirar a ayer tornamos
añorantes y, ansiosos, a mañana,
y así el primer terceto malgastamos.

y cuando en el terceto último entramos,
es para ver con experiencia vana
que se acaba el soneto… Y que nos vamos.
Tuvo mi corazón, encrucijada
de cien caminos, todos pasajeros, 
un gentío sin cita ni posada, 
como en andén ruidoso de viajeros.

Hizo a los cuatro vientos su jornada, 
disperso el corazón por cien senderos
de llana tierra o piedra aborrascada, 
y a la suerte, en el mar, de cien veleros.

Hoy, enjambre que torna a su colmena
cuando el bando de cuervos enronquece
en busca de su peña denegrida,

vuelve mi corazón a su faena, 
con néctares del campo que florece
y el luto de la tarde desabrida. 



















En 1895, Antonio Machado aún no había acabado el bachiller. Al año siguiente, dos días antes de su 21 cumpleaños, murió su abuelo, el luchador krausista, íntimo amigo de Giner y eminente zoólogo Antonio Machado Núñez. A la pérdida familiar se unió el descalabro económico de una familia de la que Juan Ramón Jiménez dejaría este cruel retrato en su libro El modernismo. Notas de un curso: "...
Para saber más, pulse aquí.

Tu cuerpo es pasión y mi agonía...soneto.

Tu cuerpo es pasión y mi agonía
cuando tu piel no se pega a mi pecho
con tu cuerpo tan lejos de mi lecho
muero cada noche, por hacerte mía.

De mis sueños surgen fantasías
que llenan la soledad de mi almohada
toco las sabanas, de ti no están mojadas
y me estremezco hasta que llega el día.

Cierro los ojos, cuando el sol saliendo
no permite que sueñe ya contigo
y la mortaja del día me esta cubriendo

para no sentir que me estoy muriendo
tomo tu foto a la que estoy besando
y por fin aunque con sol, estoy durmiendo.


Ángel Reyes Burgos


martes, 28 de junio de 2016

El poeta habla por teléfono con el amor.

Tu voz regó la duna de mi pecho
en la dulce cabina de madera.
Por el sur de mis pies fue primavera
y al norte de mi frente flor de helecho.

Pino de luz por el espacio estrecho
cantó sin alborada y sementera
y mi llanto prendió por vez primera
coronas de esperanza por el techo.

Dulce y lejana voz por mí vertida.
Dulce y lejana voz por mí gustada.
Lejana y dulce voz amortecida.

Lejana como oscura corza herida.
Dulce como un sollozo en la nevada.
¡Lejana y dulce en tuétano metida!

Federico Garcia Lorca, En 1933 la compañía de Lola Membrives estrenó en Buenos Aires Bodas de sangre con un gran éxito popular. Por ello, Lorca recibió la invitación de Lola Membrives y de su marido para viajar a esta ciudad. Allí, consiguió triunfar profesionalmente y gracias a esto, consiguió su independencia económica. Para saber más pulse aquí.

Mi salvaje mujer...

Yo soy una mente rampante
que está acechando a su presa
tu una paloma durmiente
que no duerme cuando me besas.

Cuando me sientes a tu lado
aunque parezcas dormida
ronroneas como un gato
y a mi me llenas de vida.

Tierna como un cachorrillo
salvaje como una pantera
cuando tus labios divinos
los muerdo como una fiera.
Una simbiosis perfecta
entre pantera y tigresa
yo salto sobre tu espalda
y araño tu vida entera.

Puedes ronronear si quieres
como tu me sabes hacer
para que puedas sentirme
de pasión enloquecer.

A veces eres tan tierna...
y otras veces tan salvaje
que me coges de sorpresa
y llegas a emborracharme...


lunes, 27 de junio de 2016

Dos sonetos eróticos de Francisco de Quevedo...

No te quejes, ¡oh, Nise!, de tu estado 
aunque te llamen puta a boca llena, 
que puta ha sido mucha gente buena 
y millones de putas han reinado. 

Dido fue puta de audaz soldado 
y Cleopatra a ser puta se condena 
y el nombre de Lucrecia, que resuena, 
no es tan honesto como se ha pensado; 

esa de Rusia emperatriz famosa 
que fue de los virotes centinela, 
entre más de dos mil murió orgullosa; 

y, pues todas lo dan tan sin cautela, 
haz tú lo mismo, Nise vergonzosa; 
que aquesto de honra y virgo es bagatela.
Rapándoselo estaba cierta hermosa, 
hasta el ombligo toda arremangada, 
las piernas muy abiertas, y asentada 
en una silla ancha y espaciosa. 

Mirándoselo estaba muy gozosa, 
después que ya quedó muy bien rapada, 
y estándose burlando, descuidada, 
metióse el dedo dentro de la cosa. 

Y como menease las caderas, 
al usado señuelo respondiendo, 
un cierto saborcillo le dio luego. 

Mas como conoció no ser de veras, 
dijo:¡Cuitada yo! ¿Qué estoy haciendo? 
Que no es ésta la leña deste fuego.



















De precoz inteligencia, lo llevaron al Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, en lo que hoy es el Instituto de San Isidro de Madrid y después estudió Teología en Alcalá sin llegar a ordenarse, así como lenguas antiguas y modernas. Es lugar común que durante la estancia de la Corte en Valladolid circularon los primeros poemas de Quevedo que imitaban o parodiaban los de Luis de Góngora...Para saber más pulse aquí.

Quítate la ropa...

Como puedo pasar de largo
cuando viéndote dormida
mis labios piden los besos
con cantos de amor y vida.

Y me inclino irreflexivo
pues no hay nada que pensar
cuando me acerco a tu lecho
y sientas lo que es amar.

Voy levantándote el pelo
que cubre tu hermoso cuello
y te lo lleno de besos
mientras te mueres de gozo.
Sobre el canal milagroso
que baja hasta tu cintura
mis labios tiemblan fogosos
mientras los tuyos dormitan.

Un leve estremecimiento
cuando paso las barreras
y entre tus muslos me pierdo
traspasando tus fronteras.

La vuelta es inevitable
de tu cuerpo y tus sentidos
y allí me pierdo y te pierdes
ya en tu cuerpo estremecido...


Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer.

Te vi un punto, y flotando ante mis ojos
la imagen de tus ojos se quedó,
como la mancha oscura orlada en fuego
que flota y ciega si se mira al sol.

Adondequiera que la vista clavo,
torno a ver sus pupilas llamear;
mas no te encuentro a ti, que es tu mirada,
unos ojos, los tuyos, nada más.
De mi alcoba en el ángulo los miro
desasidos fantásticos lucir.
Cuando duermo los siento que se ciernen
de par en par abiertos sobre mí.

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche
llevan al caminante a perecer;
yo me siento arrastrado por tus ojos,
pero adónde me arrastran, no lo sé.











Nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836, hijo del pintor José Domínguez Insausti, que firmaba sus cuadros con el apellido de sus antepasados como José Domínguez Bécquer. Su madre fue Joaquina Bastida Vargas. Por el lado paterno descendía de una noble familia de comerciantes de origen flamenco, los Becker o Bécquer, establecida en la capital andaluza en el siglo XVI; de su prestigio da testimonio el hecho de que poseyeran capilla y sepultura en la catedral misma desde 1622. Tanto Gustavo Adolfo como su hermano, el pintor Valeriano Bécquer, adoptaron Bécquer como primer apellido en la firma de sus obras. Para saber más pulse aquí.

Al asomo de la aurora...

Al asomo de la aurora
cual arcilla, me moldeas.
Piel de luna abrumadora,
adobe azul y tono rojo;
me delineas con tus dedos,
me das forma a tu antojo
y caminas despacito
las veredas de mi olmedo:
Poro a poro, beso a beso.

Alfarero de mi pecho,
pincelado aquí en mi talle;
voy cediendo al acecho,
en cada pliegue de mi valle:
mano a mano, cuerpo a cuerpo.
Y ya no queda más espacio en mi
que tus labios no conozcan;
entre piel y arcilla rosa,
son tus manos,esas manos,
cual abejas laboriosas
que sedientas me moldean
mientras, mi alma alborozas.



 Marian Heredia 

El mal tiene cara de profeta, reflexión.

Esta niña de nueve años es una de las ultimas victimas de una aberración que tiene origen en el mismo profeta Mahoma. Murió la noche de su boda por los abusos sexuales cometido por este impresentable. Soy respetuoso con todas las religiones, pero el homicidio es impresentable por mucho que se disfrace de legalidad.

Que puede pensar uno de una religión que su propio fundador y profeta aboga y practica la pedofilia...Como muestra una serie de barbaridades del propio Mahoma y sus seguidores mas modernos...

Cabe recordar que en febrero de 2009, se creó una ley en Yemen, que establecía la edad mínima para contraer matrimonio a los 17 años. Desafortunadamente, fue revocada por los legisladores conservadores, quienes llamaron a la ley como antiislámica”. (Como no)...

En verdad, la práctica islámica de la pedofilia proviene del profeta Mahoma, que acumuló once esposas y muchas concubinas, después de la muerte de su primera esposa Khadijah, en 619 D.E. Tras esta muerte, él acumuló once esposas y coordinó las visitas a las tiendas de sus mujeres a lo largo de sus ciclos menstruales.

La afición por desposarse con niñas viene de lejos, como por ejemplo sucede con la esposa favorita de Mahoma: Aisha, la hija de Abu Bakr, el mejor amigo del Profeta y su más fiel seguidor. Y es que, en efecto, ni bien Mahoma posó sus ojos en Aisha, comenzó a fantasear con tener sexo con ella. Pero había un problema con esta fantasía, Aisha, en ese entonces, era un pequeña niña de cuatro o cinco años; mientras Mahoma era un hombre de mediana edad de cincuenta.

Cuando estuvieron casados, Mahoma, en su misericordia, permitió que Aisha llevara sus juguetes, incluyendo sus muñecas, a su nueva tienda. El casamiento fue consumado cuando Aisha tuvo nueve años y el Profeta cincuenta y tres.

 Ayatollah Khomeini, el clérigo islámico más famoso del pasado siglo XX: Un hombre puede tener placer sexual de una niña tan joven como un bebé. Sin embargo, no debe penetrarla. (Una perla dicha por uno de los lideres religiosos mas carismático)...

La humanidad ha dejado de ser el feudo de unos fanáticos religiosos que hacen y deshacen a su antojo, incluyendo el mal trato y asesinato de sus niños, ¡o eso creía yo¡, pero lo mismo que se persiguió en su día a los responsables del holocausto, esta practica inhumana hay que perseguirla a nivel de los organismos de las mas alta instancia...no podemos cerrar los ojos ante tanta barbaridad por miedo a meternos en conflicto con esa religión que permite esas practicas... 

Escribo esto con mucho dolor, pero también con mucha frustración y rabia contenida...

Ángel Reyes Burgos

domingo, 26 de junio de 2016

Cuantos gemidos perdidos...

Cuantos gemidos perdidos
que surgen de mi garganta
cuando tu no estas conmigo
y mi alma se desangra...

Que cuando quiero tenerte
mis labios quedan vacío
porque no puedo besarte
separados por montañas y ríos.

Y tengo que conformarme
con escribirte poemas
para en tu alma meterme
y que se alivien mis penas.
No sabes cuanto daría
en esos días de amargura
por tenerte vida mía
abrazada a mi cintura...

Pero ya ves, aquí en domingo
vuelo con estos sentimientos
porque tu no estás conmigo
y lleno mi pluma de lamentos.

¿Pero sabes una cosa?
mientras te escribo amor mío
tu me abrazas como una rosa
para quitarme este frío...


sábado, 25 de junio de 2016

Quiero amor que deja huella.

Quiero que me leas, por favor, hasta el final.
Quiero simpleza en mis palabras.
Quiero no caer en análisis profundos, de mareadas reflexiones contradictorias o citas complejas.
Quiero amor en cada letra.
Quiero sonreír, como ahora, cuando te escribo.
Quiero amor libre, de la única manera que existe.
Quiero amor revolucionario. 
Quiero amor del que te hace amarte primero a ti y luego a mí.
Quiero amor violento, que se cague a palos con el miedo.
Quiero amor que no se entienda, único.
Quiero amor de crecimiento.
Quiero amor compañero. 
Quiero amor que muera de risa haciendo el amor.
Quiero amor en la cama sin sexo de excusa.
Quiero amor que se muera de frío, de calor, de fiebre, de tos, de mañas. 
Quiero amor de ahora, con planes de viajes y casamientos e incertidumbres del fin de semana.
Quiero amor de códigos.
Quiero amor sin carátulas ni mensajes públicos.
Quiero amor con mensajes claros, a los ojos.
Quiero amor fuerte en los errores.
Quiero amor que ame entre rencores olvidables por más amor en las entrañas.
Quiero amor que extraña pero entiende.
Quiero amor que siempre ayuda.
Quiero amor que deja huella.
Quiero amor que duela en sus favores y te haga sentir realizado.
Quiero amor seguro, confiable en su máxima expresión.
Quiero amor único que no se vende.
Quiero amor rebelde.
Quiero amor que potencie las virtudes y las causas de una historia.
Quiero amor con memoria positiva.
Quiero amor que no intoxica.
Quiero amor que te haga grande, libre y mejor persona.
Quiero amor que se muera de amor y solo más amor lo destruya.
Quiero amor que lucha.
Quiero amor como un nido.
Quiero amor que ni el cine pueda contar con sus personajes esbeltos y de ojos claros.
Quiero amor raro, nuestro.
Quiero amor real, que se equivoque y aprenda.
Quiero amor que lea, por favor, hasta el final.
¿Se preguntaron cuanto tiempo de nuestras vidas ocupamos esperando inconscientemente la llegada de una persona que nos ame de una forma sincera y leal? ¿Cuánta es la energía depositada en ilusiones puestas en otras personas que verdaderamente no existen en ese presente?
¿Qué hacemos para merecer ese amor? ¿Cuánto nos valoramos para ser los destinatarios de aquello que mueve al mundo? ¿Cuánto nos queremos a nosotros mismos para darle lugar a que otro nos quiera de igual forma? Si, de igual forma. Nadie nos va a querer más que nosotros.
Así, valorando cada paso, el amor llega y es hora de cuidarlo.
¿Te crees que capaz de vivir una historia real de amor?
Jugar a fondo todos los días por ese amor. 
Y nunca te olvides de esto: Juega
Rompe el VÉRTICE.
Te amo, mucho.
Léeme: T E A M O.
Te dije:
Quiero que me leas, por favor, hasta el final.
Y yo, quiero mucho lo que quiero.
Lo que quiero, es sagrado.
Y a ti, TE AMO CRAYOLITO ❤️❤️❤️

De Nicolás Pisano compartido por Conchis
Gracias crayolita, TE AMO:

viernes, 24 de junio de 2016

Cuando te escribo...

Cuando te escribo, siento tanto
que no hay palabras que puedan
reflejar esos sentimientos
que sobre mi alma vuelan...

No te tengo que pensar
pues de mi mente no sales
solo con mis dedos acariciar
las teclas para que te hablen.

Aunque te confieso una cosa
sin verte no puedo estar
y mientras te escribo un poema
te tengo que acariciar...
Por eso abro tu foto
y de fondo yo la pongo
mientras te miro a los ojos
y con mis labios te nombro.

Los dedos sobre el teclado
viajan solos a tu cara
aún no te lo he dicho todo
y sobre tus labios se paran.

Es así como te escribo
cuando en ti estoy pensando
y en mi corazón hay suspiros
que por ti están suspirando.

Feliz fin de semana crayolita

Poema a la noche de san Juan...

Noche de magia y de fuego
noche de fiesta y calor
hogueras, que dan al mar
un singular resplandor.

Noche que cumple los sueños
gentes que vienen y van
fuego, magia, agua, deseos
es la noche de San Juan.

Noche de hechizos de bruja
Llenan de magia el momento
purificación de almas
promesas y juramentos.

Y se envuelven con la fiesta
conjuros, fuego de velas
y salen de nuestros cuerpo
penas que arden en la hoguera.
El verano ya ha llegado
se marchó la primavera
y con ella se ha de ir
todo lo malo en la hoguera.

Y vuelven las ilusiones
cumpliéndose los anhelos
la noche se ha puesto en marcha
noche de magia y de fuego.

Vuelve a pedir un deseo
esta vez se cumplirá
que los sueños no se apaguen
con la hoguera de San Juan.

La víspera de San Juan o noche de San Juan es una festividad cristiana, de origen pagano (Litha) celebrada el 21 de junio (solsticio), en la que se suelen encender hogueras o fuegos y ligada con las celebraciones en las que se festejaba la llegada del solsticio de verano. Para saber más pulse aquí.

jueves, 23 de junio de 2016

Soneto de Gabriela Mistral.

Del nicho helado en que los hombres te pusieron, 
te bajaré a la tierra humilde y soleada. 
Que he de dormirme en ella los hombres no supieron, 
y que hemos de soñar sobre la misma almohada. 

Te acostaré en la tierra soleada con una 
dulcedumbre de madre para el hijo dormido, 
y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna 
al recibir tu cuerpo de niño dolorido. 

Luego iré espolvoreando tierra y polvo de rosas, 
y en la azulada y leve polvareda de luna, 
los despojos livianos irán quedando presos. 

Me alejaré cantando mis venganzas hermosas, 
¡porque a ese hondor recóndito la mano de ninguna 
bajará a disputarme tu puñado de huesos!

En 1924 publicó en Madrid Ternura, libro en el que practicó una novedosa «poesía escolar», renovando los géneros tradicionales de la poesía infantil (por ejemplo, canciones de cuna, rondas, y arrullos) desde una poética austera y muy depurada. Para saber más pulse aquí.

Amarte en mi soledad...

Esta soledad que me embarga
y que me atenaza el alma
es tristeza que se me graba
si no estás para quitarla.

Y a solas me siento y pienso
¿porque la vida es tan mala?
si eres de mi corazón el sueño
y tu piel tan lejos, se halla...

Me pierdo en el laberinto
de mi mente soñadora
que con lágrimas y gritos
pide tenerte aquí ahora...

Y así se me pasan los días
sentado en mi penumbra
esperando vida mía
escuchar que tu voz me nombra.

Puede que yo haya provocado
esas palabras soñadas
pues cuando abro los ojos
te reflejas en mi mirada...

Ángel Reyes Burgos
Cuando no estás crayolita.

La edad de la mente...

Desde muy joven a lo largo de mi vida, he pasado por diferentes sensaciones en cuanto a mi estado mental en el que en ocasiones me he sentido un autentico anciano aunque no pasara de los treinta y eso me ha echo pensar muchas veces sobre que es en realidad la edad...

No hay que darle muchas vueltas en cuanto al físico que es lo primero que vemos, pero incluso el estado físico varia mucho de unas personas a otras, vemos a ancianos de noventa años montar en bicicleta o nadar en un río helado y nos sorprendemos por ello cuando pensando en personas de apenas sesenta años que se sienten ya con su vida consumida...¿Porque?...

Intentemos por unos momentos olvidarnos de los achaques que afectan a las personas mayores porque no todo en ese tipo de deterioro se debe a los problemas físicos, hay algo mucho mas importante para retrasar o paliar en lo posible las consecuencias visibles y se llama actitud... 

Nuestra mente es poderosa en cuanto que es capaz de modificarnos en todos los sentidos, una mente activa y positiva, hace que nuestros hábitos mejoren y por ende toda nuestra fisiología puede mejorar y cambiar...no se trata de crear milagros, si somos viejos lo somos y eso nada lo puede cambiar, pero si tu disposición ante la vida es positiva y quieres seguir soñando, no te detengas y sueña...

Puede que incluso ya no puedas caminar porque tus piernas no te lo permiten, pero tienes una mente poderosa con la que puedes vivir mil aventuras y contagiar con tu optimismo a otras personas que te rodean y con esa aptitud, todo en ti mejora porque lo ultimo es tirar la toalla.

Yo que he tirado la toalla muchas veces en la vida, he comprendido al final que jamás se debe tirar, mejor que la vida cuando llegue tu hora te la arrebate y saber siempre que estarás en el cuadrilátero hasta ese momento y con los guantes puesto para lo que venga.

La vida es complicada, difícil y a veces muy dura, pero echemos mano de ese poderoso motor que llamamos cerebro, para guiar nuestro camino en cualquier edad de nuestra mente...

Ángel Reyes Burgos

miércoles, 22 de junio de 2016

Dos sonetos de Don Luis de Góngora.

Sobre dos urnas de cristal labradas,
de vidrio en pedestales sostenidas,
llorando está dos ninfas ya sin vidas
el Betis en sus húmidas moradas,

Tanto por su hermosura de él amadas,
que, aunque las demás ninfas doloridas
se muestran, de su tierno fin sentidas,
él, derramando lágrimas cansadas,

«Almas, les dice, vuestro vuelo santo
seguir pienso hasta aquesos sacros nidos,
do el bien se goza sin temer contrario,

que, vista esa belleza y mi gran llanto,
por el cielo seremos convertidos,
en Géminis vosotras, yo en Acuario.
Al tramontar del sol la ninfa mía,
de flores despojando el verde llano,
cuantas troncaba la hermosa mano,
tantas el blanco pie crecer hacía.

Ondeábale, el viento que corría,
el oro fino con error galano,
cual verde hoja de álamo lozano
se mueve al rojo despuntar del día;

mas luego que ciñó sus sienes bellas
de los varios despojos de su falda
término puesto al oro y a la nieve,

juraré que lució más su guirnalda,
con ser de flores, la otra ser de estrellas,
que la que ilustra el cielo en luces nueve.




















Durante una estancia en la Corte de Valladolid se enemistó con Quevedo, a quien acusó de imitar su poesía satírica bajo seudónimo. En 1609 regresó a Córdoba y empezó a intensificar la tensión estética y el barroquismo de sus versos. Entre 1610 y 1611 escribió la Oda a la toma de Larache y en 1613 el Polifemo, un poema en octavas que parafrasea un pasaje mitológico de las Metamorfosis de Ovidio, Para saber más pulse aquí.

Adormecido en tu pecho...

Da lo mismo el momento del día
en que me encuentre
todas mis fantasías
por ti se encienden
y toda mi agonía
en mi pecho, prende.

Cuando no te hallo
en mi piel encendida
cuando no te beso
tu alma cautiva
con estos deseos
de beberme tu vida.

Pero es peor en la noche
cuando te busco en mi cama
y tu te me esconde
cuando te siento en el alma
y tu no respondes.

Tengo que hacer un esfuerzo
para quedarme dormido
y traerte a mis sueños
para fundirte conmigo
y en tu boca y tu pecho
quedarme adormecido...

Ángel Reyes Burgos

martes, 21 de junio de 2016

Adoración...Manuel María Flores


Como al ara de Dios llega el creyente,
trémulo el labio al exhalar el ruego,
Turbado el corazón, baja la frente,
así, mujer, a tu presencia llego.

¡No de mí apartes tus divinos ojos!
Pálida está mi frente, de dolores;
¿para qué castigar con tus enojos
Al que es tan infeliz con sus amores?

Soy un esclavo que a tus pies se humilla
Y suplicante tu piedad reclama,
Que con las manos juntas se arrodilla
Para decir con miedo... ¡que te ama!

¡Te ama! Y el alma que el amor bendice
Tiembla al sentirle, como débil hoja;
¡te ama! Y el corazón cuando lo dice
En yo no, sé qué lágrimas se moja.

Perdóname este amor, llama sagrada,
Luz de los cielos que bebí en tus ojos,
Sonrisa de los ángeles, bañada
En la dulzura de tus labios rojos.

¡Perdóname este amor! A mí ha venido
Como la luz a la pupila abierta,
Como viene la música al oído,
Como la vida a la esperanza muerta.

Fue una chispa de tu alma desprendida
En el beso de luz de tu mirada,
Que al abrasar mi corazón en vida
dejó mi alma a la tuya desposada.

Y este amor es el aire que respiro,
ilusión imposible que atesoro,
Inefable palabra que suspiro
Y dulcísima lágrima que lloro.

Es el ángel espléndido y risueño
Que con sus alas en mi frente toca,
Y que deja -perdóname... ¡es un sueño!-
El beso de los cielos en mi boca.


¡Mujer, mujer! Mi, corazón de fuego,
De amor no sabe la palabra santa,
Pero palpita en el supremo ruego
Que vengo a sollozar ante tu planta.

¿No sabes que por sólo las delicias
De oír el canto, que tu voz encierra,
Cambiara yo, dichoso, las caricias
De todas las mujeres de la tierra?

¿Que por seguir tu sombra, mi María,
Sellando el labio, a la importuna queja,
De lágrimas y besos cubriría
La leve huella que tu planta deja?

¿Que por oír en cariñoso acento
Mi pobre nombre entre tus labios rojos,
Para escucharte detendré mi aliento,
Para mirarte me pondré de hinojos?

¿Que por sentir en mi dichosa frente
Tu dulce labio con pasión impreso,
Te diera yo, con mi vivir presente,
Toda mi eternidad... Por sólo un beso?

Pero si tanto, amor, delirio tanto,
Tanta ternura ante tus pies traída,
Empapada con gotas de mi llanto,
Formada con la esencia de mi vida;

Si este grito de amor, íntimo, ardiente,
No llega a ti; si mi pasión es loca...,
Perdona los delirios de mi mente,
Perdona las palabras de tu boca.

Y ya no más mi ruego sollozante
irá a turbar tu indiferente calma...
Pero mí amor hasta el postrer instante
Te daré con las lágrimas del alma.



Manuel María Flores

Esclavo de tu amor...

Tengo cadenas que aprisionan mi alma
grandes y fuerte que no quiero soltar,
me atan a tu cuerpo y a tu alma enamorada,
cadenas que nunca yo quisiera liberar.

En tu cárcel yo no me siento cautivo
prisionero tuyo y me siento en libertad
me convierto de este mundo en fugitivo
para atarme a tu alma, al amor y la verdad.

Yo quisiera sentirte aquí y ahora
vivir por tus besos y tu intensa pasión
tenerte en mis brazos hasta llegar la aurora
que sientas la furia de amor en mi corazón.

Viviré cada instante sintiéndote en el alma,
con este amor nuestro que nubla la razón,
fabricando los sueños de ternura y calma
y esos besos de amor preñados de ilusión.

Provócame,  desnúdate, devórame...
y cuando ya de mi no quede nada,
sabrás mi amor que me embrujaste
y que tienes a mi alma encadenada...

Ángel Reyes Burgos
Y esclavo de tus besos crayolita

Dos hermosos sonetos de Francisco Álvarez Hidalgo.

Fidelidad

Yo siempre te querré aunque no me quieras;
encerrada en mí estás sin poder irte.
Cuántas cosas podría yo decirte
si escucharas mi voz, y la creyeras.

Te querrás alejar; y, si pudieras,
romper tus ligaduras y evadirte.
Me herirás, pero nunca podré herirte, 
y no me olvidarás, aunque quisieras.

Tus amores serán de lejanías,
y quizá andarás sola en tu sendero 
buscando el resplandor de nuevos días.

Recordarás mi amor, dulce y sincero,
y aprenderás en tus mañanas frías
que nadie te querrá como te quiero.
Represión

Suspira tu pasión encadenada
en la prisión del alma; y sus gemidos
golpean incesantes mis oídos
con un clamor de libertad soñada.

Se apagará la intensa llamarada
que revitalizaba tus sentidos,
y permanecerán en tí perdidos
el calor y la luz de tu alborada.

Destruye de una vez los eslabones
que esclavizan tu vida. Abre la puerta
y deja en libertad las emociones,

que infundirán vigor en tu alma muerta.
Es la hora de lograr tus ilusiones:
El tiempo corre sin volver....¡Despierta!






















Francisco Álvarez Hidalgo murió en 2014 en un accidente con su bicicleta, tenia multitud de premios y libros que se agotaban con rapidez. Escribió más de dos mil sonetos y otros tantos breviarios. Su poesía erótica es de una gran belleza y sutileza. Pueden leer más poemas suyos aquí.

Partida de ajedrez sobre tu cuerpo...

Vamos a jugar esta partida
que aplaque mis sentimientos
de esta piel enfebrecida
que me arde a fuego lento.

Yo te dejaré las blancas
que hacen juego con tu piel
yo me quedaré con las negras
para hacerte enloquecer...

Cuando te coma una ficha
te comeré con ardor
de tus pechos las delicias
con todo mi corazón.
Y seguiré por tu cuerpo
moviendo pacientemente
torres peones y caballos
hasta ganarte y perderte.

Y cuando ya esté ganando
de tu cuerpo la partida
a ti mi reina que estas gozando
te dejaré estremecida...

Ya tiro mi reina al tablero
que quiero despedir a los peones
para llevarte hasta el cielo
fundiendo los corazones...


lunes, 20 de junio de 2016

Ángel de la guarda...

Yo sigo rezando cada noche eso...
ángel de la guarda, dulce compañía,
pero ahora en el ángel de mis deseos
tu cuerpo, tu cara y tu simpatía...

Y mientras te rezo espero ese milagro
que sobre mi cama desnuda aparezcas
y que te hagas eco de mis sentimientos
cuando con pasión y ternura, mi alma habla.
Decirte, ángel mío, no me dejes solo
mira mis noches que son tan largas
que si no te abrazo, que si no te beso
me pierdo en ese llanto, de mis madrugadas.

Y te seguiré rezando cada noche en mi lecho
porque puede que un día tu te aparezca
me beses y me abraces y fundida en mi pecho
alejes de mi vida, la tristeza en el alma...



Mi amiga soledad...

Mi amiga Soledad
compañera de mi alma
hace tanto te conozco
desde mucho me acompañas.

Te has convertido en mi sombra
desde que amanece el alba
dondequiera que yo esté
tu presencia nunca falla.

Pensé que me dejarías
como me dejó la infancia
pero al transcurrir del tiempo
te tengo más arraigada.

No he conseguido hasta ahora
tener amiga más franca
que en silencio me aconseje
aunque no sea acertada.

Pero no somos perfectos
en nuestra confección humana
así también como yo
tú gozas de muchas fallas.

Te agradezco compañera
toda tu gran enseñanza
por ti aprendí a ser fuerte
y a conocer más mi alma.

Aunque has sido posesiva
no tengo más camaradas
te llevas mi libertad...




domingo, 19 de junio de 2016

Paraguas de amor...

Yo quiero ser tu paraguas
para que te cobijes en mi sombra
que donde quieras que vayas
vuele tu alma como la alondra...

Y volando libre puedas soñar
en un mundo carente de todo mal
y sepas mi amor que te voy a dar
la sombra que te de la felicidad.

Yo solo quiero que te proteja
de los rayos malignos y la desidia
y sepas que dentro aquí mi alma
morirá si no me amas, de pesadillas.

Pero este poema es para decirte
que ese paraguas es un manto protector
con el que siempre voy a protegerte
para que vivas este amor con esplendor.

Todas las palabras son una metáfora
que en cada verso escribo con fervor
porque tu eres para mi el ánfora
donde guardo las pasiones y mi amor.

Ángel Reyes Burgos
Feliz domingo crayolita

viernes, 17 de junio de 2016

Canción de Espronceda.

No piense nunca el lloroso
 que este cantar dolorido
 es un capricho tejido
 por la musa de un dichoso.
 No piense que es armonioso
 juego de un estro liviano;
 piense que yo no profano,
 ni con mentiras sonoras,
 las penas desgarradoras
 del corazón de un hermano.

 Una canción de dolores
 me piden mis padeceres,
 tal como ayer mis quereres
 pidieron cantos de amores;
 que así como son mayores
 si se cantan los contentos,
 así los tristes acentos
 de las trovas doloridas,
 si no curan las heridas,
 amansan los sufrimientos.
Mis penas son tan vulgares
como esas espinas duras
que erizan las espesuras
de todos los espinares.

Más hondas son que los mares
Más hondas y más sombrías
que un horizonte sin días,
pues no hay abismo tan hondo
como el abismo sin fondo
de unas entrañas vacías.

En su Himno al sol y en el poema Óscar y Malvina, Espronceda se acerca también a la poesía de James Macpherson, inventor del vate céltico Ossian. El estilo más cultivado por el autor extremeño es algo amante de los efectos retóricos, pero es flexible e inspirado en sus mejores momentos... Para saber más pulse aquí.

Un hermoso soneto de Espronceda.

Fresca, lozana, pura y olorosa,
gala y adorno del prensil florido,
gallarda puesta sobre el ramo erguido,
fragancia esparce la naciente rosa.

Mas si el ardiente sol lumbre enojosa
vibra, del can en llamas encendido,
el dulce aroma y el color perdido,
sus hojas lleva el aura presurosa.

Así brilló un momento mi ventura
en alas del amor, y hermosa nube
fingí tal vez de gloria y de alegría.

Mas, ay, que el bien troncóse en amargura,
y deshojada por los aires sube
la dulce flor de la esperanza mía.

A partir de la muerte del rey, Espronceda se dedicó a la política y al periodismo. Se enroló en la Milicia Nacional llegando a ser primer teniente de la Compañía de Cazadores de Madrid. En 1834 ingresa en la Guardia Real, pero Cea Bermúdez lo aleja de Madrid, temiendo sus inclinaciones de liberal exaltado, y le destina a Cuéllar, donde comienza a escribir su novela histórica Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar. Para saber más pulse aquí.

Voy a acercarme despacio...

Yo quise ser jardinero
para tenerte entre flores
y mirar tu hermoso cuerpo
y oler de tus bellos olores...

Que desnudas me pareces
una flor linda y florida
y quiero siempre tenerte
en mi pecho adormecida.

Para despertarte con besos
rozarte con mis caricias
plantar mis labios en tus pechos
y suspirar con tus delicias.

¿Puede un jardín más hermoso
que pueda al mío igualar
si te contemplan mis ojos
cuando tu plantada estas?.

Voy a acercarme despacio
y besando tu piel desnuda
en ese jardín glorioso
me abrazaré a tu cintura.

Ángel Reyes Burgos

jueves, 16 de junio de 2016

Defendiendo el amor...

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida, que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido, que nos da cuidado,
un cobarde, con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar, solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo:
mirad cuál amistad tendrá con nada,
el que en todo es contrario de sí mismo.

La entronización de Felipe IV supuso para Quevedo el levantamiento de su castigo, la vuelta a la política y grandes esperanzas ante el nuevo valimiento del Conde Duque de Olivares. Quevedo acompaña al joven rey en viajes a Andalucía y Aragón, algunas de cuyas divertidas incidencias cuenta en interesantes cartas. Para saber más pulse aquí.

Tú en mi pecho...

Mi pecho abrí ese día
en que yo te conocí
y en mi pecho te metías
para quedarte a vivir.

Yo ya no se que haría
si de mi pecho te fueras
quedate amada mía
que mi alma así no muera.

No estás ni dentro ni fuera
formas parte de mi piel
donde no existen fronteras
por las que te pueda perder.

Estas tatuada en mi alma
con tintas de sentimientos
desde que eres la dueña
de todos mis pensamientos.

Necesito de este amor
que grabaste a fuego lento
para quitarme el dolor
amargo del sufrimiento...

Ángel Reyes Burgos
Para ti crayolita y gracias por la imagen.

miércoles, 15 de junio de 2016

Los hijos olvidarán...


El tiempo es un animal extraño. Se parece a un gato, hace lo que le da la gana. Te mira astuto e indiferente, se marcha cuando le suplicas que se quede y se queda inmóvil cuando le pides por favor que se vaya. A veces te muerde mientras ronronea o te araña mientras te besa.
El tiempo, poco a poco, me liberará de la extenuante fatiga de tener hijos pequeños. De las noches sin dormir y de los días sin reposo.
De las manos gorditas que sin parar me agarran, me escalan por mi espalda, me cogen, me rebuscan sin restricciones ni vacilaciones. Del peso que llena mis brazos y dobla mi espalda. De las voces que me llaman y no permiten retrasos, esperas, ni vacilaciones.
El tiempo me devolverá el ocio vacío de los domingos y las llamadas sin interrupciones, el privilegio y el miedo a la soledad. Aligerará, tal vez, el peso de la responsabilidad que a veces me oprime el diafragma.
El tiempo, sin embargo, inexorablemente enfriará otra vez mi cama, que ahora está cálida de cuerpos pequeños y respiros rápidos. Vaciará los ojos de mis hijos, que ahora desbordan un amor poderoso e incontenible.
Quitará desde sus labios mi nombre gritado y cantado, llorado y pronunciado cien, mil veces al día. Cancelará, poco a poco o de repente, la familiaridad de su piel con la mía, la confianza absoluta que nos hace un cuerpo único. Con el mismo olor, acostumbrados a mezclar nuestros estados de ánimo, el espacio, el aire que respiramos. Llegarán a separarnos para siempre el pudor, la vergüenza y el prejuicio. La conciencia adulta de nuestras diferencias.

Como un río qué excava su cauce, el tiempo peligrará la confianza que sus ojos tienen ante mi, como ser omnipotente. Capaz de parar el viento y calmar el mar. Arreglar lo inarreglable y sanar lo insanable.
Dejarán de pedirme ayuda, porque ya no creerán que yo pueda en ningún caso salvarlos.
Pararán de imitarme, porque no querrán parecerse demasiado a mi. Dejarán de preferir mi compañía respecto a la de los demás ( ¡y ojo, esto tiene que suceder! )

Se difuminarán las pasiones, las rabietas y los celos, el amor y el miedo. Se apagarán los ecos de las risas y de las canciones, las nanas y los “Había una vez” acabarán de resonar en la oscuridad.
Con el pasar del tiempo, mis hijos descubrirán que tengo muchos defectos y, si tengo suerte, me perdonarán alguno. Sabio y cínico, el tiempo traerá consigo el olvido.

Olvidarán, aunque yo no lo haré. Las cosquillas y los “corre corre”, los besos en los párpados y los llantos que de repente paran con un abrazo. Los viajes y los juegos, las caminatas y la fiebre alta. Los bailes, las tartas, las caricias mientras nos dormimos despacio.

Mis hijos olvidarán que les he amamantado, mecidos durante horas, llevado en brazos y de la mano. Que les he dado de comer y consolado, levantado después de cien caídas. Olvidarán que han dormido sobre mi pecho de día y de noche, que hubo un tiempo en que me han necesitado tanto, como el aire que respiran.
Olvidarán, porque esto es lo que hacen los hijos, porque ésto es lo que el tiempo elige.
Y yo, yo tendré que aprender a recordarlo todo también para ellos, con ternura y sin arrepentimiento, ¡gratuitamente! y que el tiempo, astuto e indiferente, sea amable con esta madre que no quiere olvidar...Conchis

Soneto del amor victorioso...

Ni el tiempo que al pasar me repetía
que no tendría fin mi desventura
será capaz con su palabra obscura
de resistir la luz de mi alegría,

Ni el espacio que un día y otro día
convertía distancia en amargura
me apartará de la persona pura
que se confunde con mi poesía.

Porque para el Amor que se prolonga
por encima de cada sepultura
no existe tiempo donde el sol se ponga.

Porque para el Amor omnipotente,
que todo lo transforma y transfigura,
no existe espacio que no esté presente.




Francisco Luis Bernárdez nació en Buenos Aires. Era hijo de padres españoles, y a los veinte años viajó a la patria de sus ancestros. Vivió en España desde 1920 hasta 1924, donde leía a los poetas modernistas que lo influenciaron en sus primeros libros. Para saber más pulse aquí.

Y pronto beso y suspiro...

¿Cual es tu pensamiento
cuando te levantas?
¿me sientes tan dentro
como yo en el alma?...

Yo pronto suspiro
al tocar la almohada
y no tenerte conmigo
ni besar tu cara...

¿Pero sabes una cosa?
anoche te estuve soñando
con ese cuerpo de diosa
cuando tu me estas amando. 
Y pronto beso y suspiro
cuando en la cama temblando
tu cuerpo junto al mío
me estabas acariciando.

Un rato me quedo soñando
despierto sobre la cama
¿Estará en mi pensando?
¿o por mi no siente nada?...

Doy un salto de alegría
al escuchar el celular
eras tu y mi fantasía...
me hizo volver a soñar.


martes, 14 de junio de 2016

Me despierto tras un sueño...

Me despierto tras un sueño en que volaba
entre los cielos, como un ave planeaba,
imaginaba cada parte de tu cuerpo
con los ojos bien cerrados agarrados
al placer de poder verte una vez más
entre mis brazos.

Cada frase de tu boca me estremece
y es verdad, que la lucha que he
sufrido su recompensa me da.
Resurgir de mis cenizas
por una de tus sonrisas.
evadirme desde un mundo,
pero solo si es contigo.

Analizo cada gesto que me lanzas,
porque nada importa si no estas
para equilibrar mi balanza.


Quiero ver amaneceres
que destellen con tu rostro,
que la luna y las estrellas se unan
para verte pronto.
Clara oscuridad que ha dejado
de invadirnos, almas que se unen
para formar un destino.

Avanzamos rápido sabiendo lo que se avecina
combatiendo unidos hasta llegar a la cima…
rompo el pasado ya sanado por tus besos
los recuerdos que demuestran no es cierto
que no exista el amor, que sea un mito
que comprenda que no es historia de dos
y al revés.

Tú me enseñaste a creer a sentir
que hay algo fuerte que te hace enloquecer.
pues amar más allá, de lo que puedo contar,
hace que cada segundo quiera vivir 
MUCHO MÁS

Dos sonetos de Edgar Allan Garcia.

Nada detiene tu claridad oscura,
sitiado estoy en esta amanecida,
obligada a ceder va la vencida
calma a sucumbir en la llama pura.

En tu mirada descubro la estatura
del animal atroz que no me esquiva
pues, en esos ojos negros está viva
el alma que atrona en la espesura.

Ahora sé que tu pleamar puede
desgarrar estos muros calcinados
hasta que de la nada, nada quede.

Ahora sé que dormiremos lado a lado
hasta que la luz me rompa las sienes
y, loco de amor, afirme lo negado.
Te amaré para siempre, dije un día,
te amaré porque existo al amarte,
no vivirte sería igual que matarte
o vagar por una tierra que no es mía.

En este amor despliego toda mi porfía,
por esta locura arriaré mi estandarte;
gozaré, sufriré, hasta aprender el arte
de estar entero y ser feliz en la agonía.

Esta sinrazón mía por la que enhiesto
sobre tu duro vientre naufrago y ardo,
es vértigo voraz en el que presto
me deshago de mí como de un dardo.

En tu cuerpo me hundo con tal exceso,
que no sé, en morir, por qué tanto tardo.




















Edgar Allan Garcia, Algunas de sus obras han sido publicadas en España, Perú, México y Argentina. Su libro Leyendas del Ecuador se ha convertido en un clásico de la literatura nacional en escuelas y colegios, en tanto que su novela juvenil El rey del mundo, fue escogida como parte del programa nacional de lectura de Argentina. Para saber más pulse aquí.