Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 11 de febrero de 2016

Caminando hacia el abismo.-Capítulo 20 Confesiones.


Capítulo 20

Confesiones.-


En el año 1989, estaba haciendo un edificio en Mairena para la expo 92, como jefe de obras contratado por Dragados, en la misma fecha estaba haciendo con mi empresa Reycon S.L. cincuenta viviendas unifamiliares en Gelve, fue mi primer batacazo económico pues al terminar la estructura el promotor se quito de en medio y se marchó a Argentina dejándome con todas las deudas...

La primera semana de mayo que coincidía con mi cumpleaños, fui a ver a Pedro a la casa de acogida de Caritas, comí con el en el comedor del centro con todos, una muchacha de 20 años me impacto especialmente por que tan joven estaba en una silla de rueda porque el sida la estaba consumiendo y no podía ni andar. Yo solo quería pasar un día tranquilo con Pedro y olvidarme de las tragedias que allí se veían...por cierto que a esa muchacha la vi meses después andando normalmente y parecía que ya no tenia nada, su recuperación me hizo agradecer a ese centro sus cuidados..

Después de comer nos fuimos a un precioso jardín que tienen y charlamos toda la tarde. Le quise preguntar el porque esos intentos de suicidio y me confesó que yo solo sabia de dos, el lo había intentado muchísimas veces de diferentes forma...Ángel, me dice, yo no quería vivir así, cada noche al acostarme le pedía al dios en el que dejé de creer que por favor me quedara dormido y no despertar mas. No podía dormir cuando no tenia para comprar droga y sabia lo malo que me iba a levantar, al despertar maldecía a dios por culparlo de seguir vivo, incluso sin creer en el lo culpaba por todo por desahogarme de alguna manera...

Enseguida pensaba en que forma podía desaparecer sin fallar...en una ocasión, me metí en el cuarto de baño, tapé con una toalla mojada el resquicio de la puerta y cerré la ventana...a continuación abrí la llave del gas de la bombona de butano y me tendí en el suelo. 
Recuerdo que cuando estaba perdiendo el conocimiento me decía, por fin, ahora si...
No fue así, a las dos horas me desperté de ese estado y comprobé que si bien había mucho gas, la bombona se había terminado y eso produjo que no muriera intoxicado, me sentí traicionado y frustrado. Tuve una alucinación en ese estado de semiinconsciencia, donde me veía entrando en un túnel con una luz muy fuerte al final, una sombra se percibía al fondo que me llamaba a la vez que me decía, aún no, tienes que volver, solo vendrás cuando yo te llame...había oído en ocasiones sobre ese túnel que la gente ve antes de morir y buscando información sobre ese fenómeno, se producía por la falta de oxigeno en el cerebro cuando este está fallando..

Me costó otras tres horas poderme poner de pie, inmediatamente llené la bañera de agua, me metí entero dentro y me puse una bolsa de plástico en la cabeza zambullendome, no podía soportarlo, me di cuenta de lo que tienen que pasar la gente que se ahoga y con desesperación rasgue la bolsa de plástico con la mano consiguiendo respirar, me desesperé aún mas pero no lo intenté de nuevo, me fui a la calle a buscar alguna chatarra para vender y quitarme el mono, pero la mente me seguía dando vuelta buscando nuevas ideas para terminar de una vez con todo...

A mi se me saltaban las lagrimas escuchándolo pues aunque fuera culpa suya lo que estaba pasando, me ponía en su piel y comprendía su desesperación y su dolor, pero le dije que no hay nada que justifique un suicidio, eso es solo para los débiles, tienes una vida que tienes que defender a toda costa y tienes que echarle cojones, la huida no es una opción para nadie...

Estabas pasando una depresión muy profunda y eso te lleva a buscar salidas, pero la única salida esta en ponerte en manos de profesionales que te ayuden, como en este centro en el que si pones de tu parte seguro saldaras victorioso de esta lucha...

En otra ocasión se metió en un centro evangélico en pleno campo lejos de Sevilla, el primer día lo pasó bien por que antes de entrar había consumido heroína, pero el segundo día se levanto fatal y pidió que lo llevaran a Sevilla, le dijeron que no, que tenia que aguantar unos días por su bien, por la tarde ya no aguantaba mas y cuando pidió llorando que lo llevaran se lo negaron de nuevo, al final le dieron un documento para firmar que aceptaba irse por propia voluntad, era invierno y al llegar le dieron un chaquetón para el frío, se lo quitaron y con solo una camisa lo pusieron en la puerta de la verja de entrada que estaba en un camino de montaña. hasta la carretera había varios kilómetros y tampoco lo quisieron llevar los malditos evangélicos... cuando llegó a la carretera a hacer autoestop, estaba a punto de desmayarse, un coche que pasó lo vio vomitando en plena carretera y lo recogió para llevarlo al hospital... 

Allí se sintió mejor cuando le contó al doctor que le pasaba y le inyectaron con algo. Le dijeron que esperara a ponerse mejor sobre una camilla tendido, cuando se encontró mejor, hablo con una señora para pedirle dinero para un taxi, pues no se encontraba bien y no llevaba dinero, la señora le dio mil pesetas y andando se fue a las tres mil viviendas a comprar un paquetillo...cuando ya se sintió mejor, se fue al centro a aparcar coches para sacarse para otro...

En otra ocasión se compró un bote grande de trankimacin de 50 comprimidos, un potente relajador  y somnífero, los machacó todos para que le hiciera efecto pronto y se acostó...despertó a los tres días sin saber donde estaba, no podía moverse, ni manos, ni piernas, nada parecía responder, permaneció mas de veinticuatro horas tendido boca arriba sin poderse levantar. Después de cuatro día desde que se tomó las pastillas, aún no tenia mono, se dijo que menos mal, por que no tenia fuerza ni para levantarse. Solo después de las 24 horas de despertarse, empezaron a responder las manos y las piernas y aún pasaron doce horas mal hasta que se pudo poner de pie...

Yo lo estaba escuchando alucinado, no podía ponerme en esa mente tan enferma que llegaba a hacer ese tipo de cosas, me llegó a decir cosas como que el no tenia ningún recuerdo feliz de su vida, no recordaba haber reído nunca y que se lo contó al psicólogo del centro, el le respondió que eso pasa con una depresión profunda que bloquea del cerebro que accede a los recuerdos positivos, que eso se iba a ir sacando poco a poco a la luz conforme mejorara en todos los sentidos...

Cuando me dijo que no recordaba nada alegre y que nunca había sonreído, empecé a reírme...¿por que te ríes?, por lo que veo no te acuerdas en el colegio del manicomio el día que salieron cuatro locas a trabajar en la huerta y yo te dije que si le pedías un beso a una de ella te daba mi postre...
te fuiste para una y le dijiste que te diera un beso, tendría como cincuenta años y tu solo dieciséis, te cogió en brazos y te dio tal beso que te metió hasta la lengua en la boca, empezaste a chillar hasta que te soltó mientras con la manga de la camisa te limpiabas la boca, a mi me costó el postre, pero lo perdí con mucho gusto por el tiempo que me estuve riendo y tu enjuagandote la boca...

Por primera vez lo oí en mucho tiempo riéndose con ganas y esas risas la atesoré dentro de mi como el mejor regalo que podía hacerme...fue un día en el que de nuevo tuve fe en el...

Para leer todos los capítulos escritos, dale a click, 

Ángel Reyes Burgos

No te calles mi amor...

Esos días cuando siento
la tristeza de tu alma,
quisiera tenerte dentro...
que veas bien mi mirada
y sepas estoy sufriendo
porque no puedo hacer nada.

Solo me pongo a pensar,
en escribirte un poema
que te lleve a mitigar
tus tristezas y tus penas
y me vuelvas a mi a pensar
rompiendo esas cadenas
que te atan a las lágrimas,
motivando mi condena
por no tenerte alma mía
mi linda flor de azucena...

¿Como no sentir tu llanto?
si en mi pecho estremecido,
por que yo te quiero tanto
cien lágrimas ya he vertido.

Pero no te calles amor
cuando tu tristeza venza
yo seré ese salvador
que te llene de esperanza...

Ángel Reyes Burgos

Caminando hacia el abismo.-Capítulo 19 Traumatismo.



Capítulo 19

Traumatismo.-

Me he despertado con dolor en la pierna, está nublado y húmedo y cuando eso ocurre, mi destrozada pierna derecha me da la lata. Me ocurrió el domingo de ramos de la semana santa de 1969, solo hacia un mes que me había comprado una ducati 24 horas, el mismo modelo que ganó ese tipo de carrera de resistencia...en esos años se celebraran carreras dentro del parque, me encantaba participar...

Esta es una foto de una de las carreras donde me salí de la curva y me empotre contra las balas de paja de protección, no me pasó nada, el accidente al que me refiero fue en una calle de Sevilla al adelantar a un coche, la pierna derecha me la fracturé por varios sitios, entre ellos el tobillo que lo tenia destrozado y de milagro salve la pierna aunque se me gangrenó por negligencia medica, me la escayolaron con una herida abierta. Ese año tenia dos motos, las dos ducati, una la camellito y otra la 24 horas, el correr era una pasión para mi... la camellito se lo decia yo por esas especie de jorobas...

En ese grave accidente, un amigo que llevaba detrás se quedó sin piel en los glúteos del roce con el asfalto, salió de nazareno ese jueves santo según me contó cuando vino a verme al hospital y lloraba de dolor del roce con la túnica, pero hizo todo el recorrido...yo estuve ingresado en el hospital hasta que llegó la feria y solicité el alta voluntaria bajo mi responsabilidad, no me podía perder la feria aunque solo podía ir apoyándome entre dos amigos, pues no podía apoyar el pie en el suelo....

Le dí un buen susto a mi madre cuando fue a verme al hospital y no me vio en la cama, pensó en lo peor y se puso a correr por el pasillo mirando en todas las habitaciones, hasta que una enfermera le dijo que me había ido voluntario..., en lugar de haberla llamado a ella para que no se preocupara, llamé al hermano de mi novia de aquel entonces, Asun...y los hermanos para irme a la feria...

Mi madre odiaba las motos y me contó un día porque, presencio un accidente de dos motos de frente y se destrozaron la cabeza mutuamente, eso le impacto mucho. Al comprar la moto yo no le dije nada, solo cuando ya la tenia fui a casa con ella y desde el balcón la vio cuando yo la llame, su cara era un poema, me dio mucha tristeza, pero en esa época era muy egoísta...

En una ocasión la vecina habló conmigo y me dijo que mi madre siempre se quedaba llorando cuando me iba en la moto. Aún con la pierna escayolada, me fui a Córdoba en la 24 hora como paquete a ver a la novia de mi cuñado Juan Manuel, a la vuelta nos picamos con un 600 preparado con motor de carrera que solo pudimos adelantar a ciento sesenta kilómetros por hora, redujo la velocidad después de pasarlo y justo en una curva enfrente del aeropuerto, nos reventó la rueda trasera y di mas vuelta que una cabra en un garaje...estaba sin ropa y despellejado pero no me rompí ni un hueso...

Tuve la suerte de que no había lesiones en la cara, me quedé a dormir ese día en casa de Juan Manuel
y al siguiente día, me puse ropa suya y fui a mi medico por que me dolía hasta el pensamiento, el medico lo que me dijo es, te voy a dar el alta antes de que te mates...a continuación llamó a mi madre y se lo contó...Nunca dejé las motos, incluso hace unos años antes de que ella muriera me compré una de gran cilindrada, esa nunca la conoció ella por que la dejaba aparcada lejos cuando iba a verla y jamas le dije que la tenia, ya le había echo sufrir demasiado...

Hoy he dedicado este capitulo exclusivamente a experiencias vividas por un motivo fundamental, muchas veces he pensado que la vida nos castiga de una forma u otra cuando por nuestro egoísmo, hacemos daño a los demás, yo he sufrido mucho después que mi madre muriera por que no me quitaba de la cabeza cuanto la hice sufrir a ella por no pararme a pensar, cuanta tristeza podía generar mi egoísmo que me hacia pensar solo en mi mismo, sin parar en las consecuencias...
Ya no esta conmigo, pero mi dolor sí. Eso me hace disculpar a mis hijos cuando por acción u omisión me hacen daño sin saberlo. Me digo para mis adentros que no tengo derecho al pataleo...

Estoy terminando este capitulo y me estoy riendo recordando cuando Rufo el profesor de gimnasia quería hacerme una foto en la barra fija, me pidió que me subiera a pulso y no conseguí ni moverme, el me decía, arriba, arriba, échale narices, yo parecía petrificado pero me dio una idea, a los catorce años aún no había crecido suficiente y a partir de entonces me la pasaba media hora diaria colgado de la barra esperando que así podía crecer mas rápido al estar colgado...solo conseguí unos buenos callos en las manos y muchas carcajadas de los compañeros y profesores que me veían...di un gran estirón a los diecisiete años, cuando salieron los zapatos de plataforma, tuve uno de doce centímetros y deje definitivamente la barra fija, ya me sentía bastante grande, no necesitaba crecer más...

Ademas, la mujer con la que me casé años mas tarde era altísima, estos zapatos eran ideales para cumplir con las apariencias de esa sociedad que nos hace pensar que el hombre tiene que ser más alto y por si acaso, solo me los quitaba una vez sentado en la cama, hasta el primer día que fui a la playa con ella y le pedí que me soltara la mano...por favor, se van a creer que soy tu hijo...aunque me reía diciendo que me podía pasear debajo de la cama vestido con el capirote de nazareno, el madurar me hizo sentir augusto conmigo mismo por que siempre e escuchado que soy una buena persona y ese es el mayor regalo que me hicieron en la vida desde el colegio hasta la fecha...

Si no os gusta mi vida y lo que cuento lo siento, por que voy a escribir mas, mucho mas...

Para leer todos los capítulos escritos, dale a click, 

Ángel Reyes Burgos

Cita con mi asesino...

Cual novela una cita me propuso,
“una cita a ciegas repetía”
como vi que sincera parecía
me dije, a esa cita no rehúso.

Y pequé por teléfono de iluso,
fue un error acudir y lo sabía;
en el parque y a plena luz del día
me alcanzo la navaja de un intruso.

No alcancé ni siquiera a sospechar
que la muerte esperaba en el camino
sin apenas quererse pronunciar.

Se desangra en el suelo mi destino,
yo que solo quería disfrutar
sin querer me cité con mi asesino.


de mi querido amigo:

Ramon Bonachi