Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

lunes, 18 de abril de 2016

Siempre habrá poesía...José de Espronceda.


No digáis que agotado su tesoro de asuntos falta,
enmudeció la lira: podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso palpiten encendidas;
mientras el sol las desgarradas nubes de fuego y oro vista;
mientras el aire en su regazo lleve perfumes y armonías;
mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo que al cálculo resista;
mientras la humanidad siempre avanzando no sepa donde camina;
mientras haya un misterio para el hombre, ¡habrá poesía!

Mientras que sintamos que se alegra el alma,sin que los labios rían;
mientras se llore sin que el llanto acuda a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza batallando prosigan;
mientras haya esperanzas y recuerdos, ¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen los ojos que los miran;
mientras responda el labio suspirando al labio que suspira;
mientras sentirse puedan en un beso dos almas confundidas;
mientras exista una mujer hermosa, ¡habrá poesía!

José Ignacio Javier Oriol Encarnación de Espronceda Delgado (Almendralejo, España; 25 de marzo de 1808 - Madrid; 23 de mayo de 1842), fue un escritor de la época del Romanticismo, considerado como el más representativo poeta del primer Romanticismo español. Para saber mas pulse aquí.

Cuando un ángel cae...Reflexión.

¿A cuantos ángeles caídos hemos conocido?, la respuesta no es fácil porque antes tendríamos que saber lo que es un ángel...si hacemos caso de algunas culturas religiosas o relatos más o menos místicos incluidos en las tres religiones monoteístas principales, (Biblia Hebrea, Cristiana y el Corán),  un ángel es un ser designado por Dios para ayudar al hombre. En todas las obras de arte se representa como un niño hermoso con alas dotándolos con la máxima bondad y desde que somos pequeños nos enseñan a rezarle y pedirle protección...Ángel de la guarda, dulce compañía...

Crecemos con ese sentimiento dentro de nosotros y conforme la realidad de nuestras creencias van desapareciendo a lo largo de los años y todo el halo de misterio va desapareciendo porque ese ángel jamás aparece cuando lo llamamos o necesitamos, nuestro ángel va cayendo en el olvido y nos sentimos cada vez más solo y desamparado, máxime, cuando lo mismo nos pasa cuando le rezamos y pedimos ayuda a ese Dios que tan arraigado está en nuestra cultura religiosa...

Yo no se si los ángeles existen o no, cuanto más mayores somos y mas conocemos la realidad que hay detrás de todas las religiones, todo eso en lo que creíamos, se nos va desintegrando poco a poco para dejar dentro de nosotros un vacío que no sabemos llenar. Pero quizás eso no sea tan malo, porque es momento de poner los pies en la tierra y olvidarnos de esos ángeles preciosos y voladores, para poner más atención a otros ángeles de carne y hueso que se encuentran entre nosotros...

Hay un ángel en cada niño que trata con amor y respeto a sus abuelos y a sus padres, en cada padre de familia que pone su alma entera para cuidar de su esposa y sus hijos, en cada hermano que protege a su hermano menor frente a las adversidades que se encuentra en el colegio...

Hay un ángel en cada uno de nosotros cuando no permanecemos impasible ante una anciana que se ha caído, ante alguien que está maltratando a un animal, ante un hombre que vende drogas en la puerta de un colegio y ese que no cierra los ojos ante el abuso infantil o de cualquier tipo...

Hay un ángel en cada viuda que sola tiene que enfrentar el cuidado y alimentación de sus hijos, en cada persona que a lo largo del mundo dedican su vida al cuidado de los enfermos sin pedir por ello pago alguno, en cada ser humano que a lo largo de la tierra muere de enfermedad y hambre sin que por ello tome represalias con sus semejantes...hay tantos ángeles en la superficie viviendo junto a nosotros, como los que hay en el subsuelo de nuestra negra condición...

Los primeros son mis ángeles, que aunque piense que a mi no me guardan, se que indirectamente lo están haciendo porque me hacen sentir que vivo en un mundo mas humano y gratificante. 

La tristeza llega cuando un ángel se nos cae, ese amigo, hijo o hermano que teníamos en un pedestal por su bondad y amabilidad y por diversos avatares de la vida la suya se desmorona y nos arrastra tras de ellos hacia su abismo de dolor y desesperación...entonces y solo entonces, me vuelvo a acordar de mis rezos infantiles...Ángel de la guarda, dulce compañía...intentando paliar el sentimiento de dolor y soledad en la que me sumerge los ángeles caídos...

Ángel Reyes Burgos

Ausente, poema de amor

Parece que estas ausente
cuando yo te estoy mirando,
pero se lo que hay en tu mente
siempre por mi suspirando.

¿Y que crees que a mi me pasa?
mirandote con tanto amor...
que en tu piel fresca y lozana
con besos diluyo el dolor.

El dolor cuando estas lejos
es mas cercano que la muerte
mujer de bellos ojos negros
¿Cuando podré acariciarte?...

Es por eso que aunque en fotos
yo no dejo de mirarte
aunque me parezca poco
yo no dejo de pensarte.

Quizás te saque del cuadro
el día menos pensado
para que sientas mi pecho
en tu pecho aprisionado.

Ángel Reyes Burgos
Te extraño crayolita.

Mi búsqueda no es sencilla, busco un hombre...


He encontrado en mi vida amigos, enemigos, conocidos, científicos, intelectuales, pacifistas y aún continuó mi pesquisa porque lo que yo deseo, es:

Un Hombre...

Un hombre que no tema a la ternura; que se atreva a ser débil cuando necesite detenerse a recobrar fuerzas para la lucha diaria, que no piense que al amarme lo derrotó, o que al amarlo me aniquila.

Un hombre que me proteja de los demás y de mí misma, que conociendo mis errores, los acepte y me ayude a corregirlos.  Un hombre que quiera y sepa reconocer mis valores espirituales y sobre ellos pueda construir todo un mundo; que nunca me rebaje con su trato.

Un hombre que con cada amanecer me ofrezca una ilusión, que aliente nuestro amor con toda delicadeza para que una flor entregada con un beso tenga mas valor que una hoja.

Un hombre con el que pueda hablar, que jamás corte el puente de comunicación y ante quien me atreva a decir cuánto pienso, sin temor que me juzgue y se ofenda y que sea capaz de decírmelo todo, incluso que no me ama.

Un hombre que tenga siempre los brazos abiertos para que yo me refugie en ellos cuando me sienta amenazada e insegura, que conozca su fortaleza y mi debilidad, pero jamás se aproveche de ello.

Un hombre que tenga abiertos los ojos a la belleza, a quien domine el  entusiasmo y ame intensamente la vida; para quien cada día sea un regalo inapreciable que hay que vivir plenamente, aceptando el dolor y la alegría con igual serenidad.

Un hombre que sepa ser siempre más fuerte que los obstáculos, que jamás se amilane ante la derrota y para quien los contratiempos sean más estímulos que adversidad, pero que esté tan seguro de su poder que no se sienta en la necesidad de demostrarlo a cada minuto en empresas absurdas sólo para probarlo.

Un hombre que no sea egoísta, que no pida lo que no se ha ganado, pero que siempre haga esfuerzos para tener lo mejor porque lo ha ganado.

Un hombre que goce dando y sepa recibir.

Un hombre que se respete a sí mismo, porque así sabrá respetar a los demás; que no recurra jamás a la burla ni a la ofensa, que más rebajan a quien las hace que a quien las recibe.

Un hombre que no tenga miedo de amar ni se envanezca porque es amado;  que goce el minuto como si fuera el último, que no viva esperando el  mañana porque que tal vez nunca llegue.

Cuando lo encuentre, lo amaré intensamente.

Anahí Morales