Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

viernes, 6 de mayo de 2016

Sonetos de Garcilaso de la Vega

En fin, a vuestras manos he venido,
do sé que he de morir tan apretado,
que aun aliviar con quejas mi cuidado,
como remedio, me es ya defendido;

mi vida no sé en qué se ha sostenido,
si no es en haber sido yo guardado
para que sólo en mí fuese probado
cuanto corta una espada en un rendido.

Mis lágrimas han sido derramadas
donde la sequedad y la aspereza
dieron mal fruto dellas y mi suerte:

¡basten las que por vos tengo lloradas;
no os venguéis más de mí con mi flaqueza;
allá os vengad, señora, con mi muerte!
Si para refrenar este deseo
loco, imposible, vano, temeroso,
y guarecer de un mal tan peligroso,
que es darme a entender yo lo que no creo.

No me aprovecha verme cual me veo,
o muy aventurado o muy medroso,
en tanta confusión que nunca oso
fiar el mal de mí que lo poseo,

¿qué me ha de aprovechar ver la pintura
de aquél que con las alas derretidas
cayendo, fama y nombre al mar ha dado,

y la del que su fuego y su locura
llora entre aquellas plantas conocidas
apenas en el agua resfriado?



















Empezó a escribir sus primeros poemas según la estética de la lírica cancioneril, que pronto desecharía; además, ejerció un tiempo como regidor de su ciudad natal. El punto de inflexión en su lírica obedece a un día de 1526 en Granada, en los jardines del Generalife y cerca del palacio del emperador, como cuenta Juan Boscán: Para saber mas pulse aquí.

Un día feliz.

Recuerdo hace veinte años, cuando yo tenia unos noventas,  que no habia cumpleaños para mi ni días felices, la sonrisa era una de esas sensaciones que habían emigrado de mi espíritu y ese concepto de la edad aún sin haber pasado de los cincuenta, era tan real como la losa de una lapida...

Un día llego a mi vida una persona muy especial que si bien no me la cambió de repente, porque las cosas realmente buenas no llegan de repente, fue el principio de un cambio que modificaria mi percepción del amor y la pareja. 

Esta imagen la he elegido porque conocí a Conchis hace diez años y como todos los comienzos fueron difíciles y mas porque manteníamos una relación a miles de kilómetros por internet, Se producían muchos malos entendidos que nosotros solucionabamos con nuestras guerras particulares de almohadas virtuales...pero después de algunas palabras y almohadazos, terminamos siempre con lo que realmente sentíamos, mucho amor el uno por el otro...

Quien no entiende muy bien como se puede producir una unión tan estrecha y duradera con personas tan alejadas unas de otras, yo que estuve casado y viví otras relaciones, tengo suficientes elementos de juicio para asegurar que es tan bella e intensa como las que se producen en la distancia corta y en ocasiones mas.

Aunque en honor de la verdad, también produce muchas lagrimas cuando estas necesitado de ese abrazo suyo que no se puede producir, pero que se suple la mayoría de las veces por la cercanía que las palabras dichas en determinado momento te tocan el corazón...

Mi cumpleaños es mañana y con esta entrada, quiero agradecerle a esa crayolita que me acompaña cada día durante los últimos diez años, el que cada uno de ellos los haya celebrado con el animo de un niño y la felicidad dentro de mi alma. Gracias Conchis.

Ángel Reyes Burgos

Mi Ayer...poema de Conchis

Mi sueño duerme aquí
en mis ojos cerrados donde 
al abrirlos vuelven a mi pasado,
me trepo muy alto mirando hacia abajo.
Donde mi cabello suelto roza 
mi espalda firme y mis pechos pronunciados,
donde mi risa es fresca, 
mis ojos transparentes.

Mis curvas pronunciadas,
mi contextura fibrosa,
mis dientes no tan perfectos,
pero armoniosos a mi boca,
y una mirada que muchos,
la llevan en su memoria..
La juventud, que tesoro tan preciado
cuando todo está tan cerca
y nada es apurado.

Pero hay algo que nadie puede
ni podrá jamás parar ...es la vejez,
los años te dejan huellas
que nadie puede borrar.

En las marcas de tu cara y tu paso al caminar
en tu sonrisa a medias tratandoles de agradar.
Pero si miro hacia atrás,cuantas cosas
en la vida he sabido sembrar, que a paladas, 
hoy les juro, he podido cosechar...

Poema de Conchis