Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 26 de mayo de 2016

Un buen libro.

El tacto de un libro viejo
me trae recuerdos hermosos
y esos olores añejos
recuerdos de días lluviosos.

Cuantas horas yo he llenado
con Cervantes o Calderón
cuantas veces yo he llorado
viviendo tanta emoción.

Yo me sigo cautivando
con un buen libro en las manos
y me sigo enamorando
de princesas y villanos.
Las cosas del universo
novelas de antologías
¿Como no quedarme preso
ante tanta fantasía?.

Don Quijote y Sancho Panza
La Ilíada o el Decamerón
Los miserables y otros poetas
para perder la razón.

No me acostumbro a las tablet
yo quiero un libro conmigo
no hay mejor para las tardes
que estar con ese gran amigo.


Dos sonetos de la obra 100 sonetos de amor, de Pablo Neruda

En los bosques, corté una rama oscura
y a los labios, sediento, levanté su susurro:
era tal vez la voz de la lluvia llorando,
una campana rota o un corazón cortado.

Algo que desde tan lejos me parecía
oculto gravemente, cubierto por la tierra,
un grito ensordecido por inmensos otoños,
por la entreabierta humedad de las hojas.

Pero allí, despertando los sueños del bosque,
la rama de avellano cantó bajo mi boca
y su errabundo olor trepó por mi criterio

como si me buscaran de pronto las raíces
que abandoné, la tierra con mi infancia,
y me detuve herido por el aroma errante.
Vendrás conmigo dije sin que nadie supiera
dónde y cómo latía mi estado doloroso,
y para mí no había clavel ni barcarola,
nada sino una herida por el amor abierta.

Repetí: ven conmigo, como si me muriera,
y nadie vio en mi boca la luna que sangraba,
nadie vio aquella sangre que subía al silencio.
amor ahora olvidemos la estrella con espinas.

Por eso cuando oí que tu voz repetía
«Vendrás conmigo» fue como si desataras
dolor, amor, la furia del vino encarcelado

que desde su bodega sumergida subiera
y otra vez en mi boca sentí un sabor de llama,
de sangre y de claveles  y quemadura.




















1939, fue designado, por el presidente Aguirre Cerda, cónsul especial para la inmigración española en París, donde destacó como el gestor del proyecto Winnipeg, barco que llevó a cerca de 2000 inmigrantes españoles desde Francia a Chile. Para saber más pulse aquí.