Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

miércoles, 8 de junio de 2016

Armonía de la palabra y el instinto.

Todo fue maravilla de armonías 
en el gesto inicial que se nos daba 
entre impulsos celestes y telúricos 
desde el fondo de amor de nuestras almas. 

Hasta el aire espigóse en levedades 
cuando caí rendida en tu mirada; 
y una palabra, aún virgen en mi vida, 
me golpeó el corazón, y se hizo llama 
en el río de emoción que recibía, 
y en la flor de ilusión que te entregaba. 

Un connubio de nuevas sensaciones 
elevaron en luz mi madrugada. 
Suaves olas me alzaron la conciencia 
hasta la playa azul de tu mañana, 
y la carne fue haciéndose silueta 
a la vista de mi alma libertada.

Como un grito integral, suave y profundo 
estalló de mis labios la palabra; 
Nunca tuvo mi boca mas sonrisas, 
ni hubo nunca más vuelo en mi garganta! 

En mi suave palabra, enternecida, 
me hice toda en tu vida y en tu alma; 
y fui grito impensado atravesando 
las paredes del tiempo que me ataba; 
y fui brote espontáneo del instante; 
y fui estrella en tus brazos derramada. 

Me di toda, y fundiéndome por siempre 
en la armonía sensual que tu me dabas; 
y la rosa emotiva que se abría 
en el tallo verbal de mi palabra, 
uno a uno fue dándote sus pétalos, 
mientras nuestros instintos se besaban.























Entre los trabajos destacados de Julia de Burgos se encuentran: "Río Grande de Loíza", "Poema para mi muerte", "Yo misma fui mi ruta", "Alba de mi silencio" y "Alta mar y gaviota". Para saber más pulse aquí.

Oda al amor...


Amor, hagamos cuentas. A mi edad no es posible engañar o engañarnos. Fui ladrón de caminos, tal vez, no me arrepiento. Un minuto profundo, una magnolia rota por mis dientes y la luz de la luna celestina. Muy bien, pero, el balance? La soledad mantuvo su red entretejida de fríos jazmineros y entonces la que llegó a mis brazos fue la reina rosada de las islas.

Amor, con una gota, aunque caiga durante toda y toda la nocturna primavera no se forma el océano y me quedé desnudo, solitario, esperando. Pero, he aquí que aquella que pasó por mis brazos como una ola, aquella que sólo fue un sabor de fruta vespertina, de pronto parpadeó como estrella, ardió como paloma y la encontré en mi piel desenlazándose como la cabellera de una hoguera. 

Amor, desde aquel día todo fue más sencillo. Obedecí las órdenes que mi olvidado corazón me daba y apreté su cintura y reclamé su boca con todo el poderío de mis besos, como un rey que arrebata con un ejército desesperado una pequeña torre donde crece la azucena salvaje de su infancia. Por eso, Amor, yo creo que enmarañado y duro puede ser tu camino, pero que vuelves de tu cacería y cuando enciendes otra vez el fuego, como el pan en la mesa, así, con sencillez, debe estar lo que amamos. 

Amor, eso me diste. Cuando por vez primera ella llegó a mis brazos, pasó como las aguas en una despeñada primavera. Hoy la recojo. Son angostas mis manos pequeñas las cuencas de mis ojos para que ellas reciban su tesoro, la cascada de interminable luz, el hilo de oro, el pan de su fragancia que son sencillamente, Amor, mi vida...


Pablo Neruda, en 1921, se radicó en Santiago y comenzó sus estudios de pedagogía en idioma francés en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, donde obtuvo el primer premio de los Juegos Florales de la Primavera con el poema, La canción de fiesta, publicado posteriormente en la revista Juventud...Para saber más pulse aquí.

Voy a utilizar tu cuerpo.

Voy a utilizar tu cuerpo
como si fuera guitarra
con pasión y sentimiento
rasgar las cuerdas del alma.

No la tocaré con dedos
solo con versos y palabras
que no deje libre un hueco
y entones mil alabanzas.

Sostendré las notas mayores
donde termina tu espalda
y abrazándome a tu vientre
mis mejillas en tu pecho pegada.

Como guitarra te abrazo
y deslizando mis manos
por esas curvas te beso
piel, de la que soy soberano.

Voy a templarte, crayola
con besos de amor sinceros
sobre tu cuerpo de olas
que te lleven al mismo cielo.

Ángel Reyes Burgos