Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

lunes, 27 de junio de 2016

Dos sonetos eróticos de Francisco de Quevedo...

No te quejes, ¡oh, Nise!, de tu estado 
aunque te llamen puta a boca llena, 
que puta ha sido mucha gente buena 
y millones de putas han reinado. 

Dido fue puta de audaz soldado 
y Cleopatra a ser puta se condena 
y el nombre de Lucrecia, que resuena, 
no es tan honesto como se ha pensado; 

esa de Rusia emperatriz famosa 
que fue de los virotes centinela, 
entre más de dos mil murió orgullosa; 

y, pues todas lo dan tan sin cautela, 
haz tú lo mismo, Nise vergonzosa; 
que aquesto de honra y virgo es bagatela.
Rapándoselo estaba cierta hermosa, 
hasta el ombligo toda arremangada, 
las piernas muy abiertas, y asentada 
en una silla ancha y espaciosa. 

Mirándoselo estaba muy gozosa, 
después que ya quedó muy bien rapada, 
y estándose burlando, descuidada, 
metióse el dedo dentro de la cosa. 

Y como menease las caderas, 
al usado señuelo respondiendo, 
un cierto saborcillo le dio luego. 

Mas como conoció no ser de veras, 
dijo:¡Cuitada yo! ¿Qué estoy haciendo? 
Que no es ésta la leña deste fuego.



















De precoz inteligencia, lo llevaron al Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, en lo que hoy es el Instituto de San Isidro de Madrid y después estudió Teología en Alcalá sin llegar a ordenarse, así como lenguas antiguas y modernas. Es lugar común que durante la estancia de la Corte en Valladolid circularon los primeros poemas de Quevedo que imitaban o parodiaban los de Luis de Góngora...Para saber más pulse aquí.

Quítate la ropa...

Como puedo pasar de largo
cuando viéndote dormida
mis labios piden los besos
con cantos de amor y vida.

Y me inclino irreflexivo
pues no hay nada que pensar
cuando me acerco a tu lecho
y sientas lo que es amar.

Voy levantándote el pelo
que cubre tu hermoso cuello
y te lo lleno de besos
mientras te mueres de gozo.
Sobre el canal milagroso
que baja hasta tu cintura
mis labios tiemblan fogosos
mientras los tuyos dormitan.

Un leve estremecimiento
cuando paso las barreras
y entre tus muslos me pierdo
traspasando tus fronteras.

La vuelta es inevitable
de tu cuerpo y tus sentidos
y allí me pierdo y te pierdes
ya en tu cuerpo estremecido...


Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer.

Te vi un punto, y flotando ante mis ojos
la imagen de tus ojos se quedó,
como la mancha oscura orlada en fuego
que flota y ciega si se mira al sol.

Adondequiera que la vista clavo,
torno a ver sus pupilas llamear;
mas no te encuentro a ti, que es tu mirada,
unos ojos, los tuyos, nada más.
De mi alcoba en el ángulo los miro
desasidos fantásticos lucir.
Cuando duermo los siento que se ciernen
de par en par abiertos sobre mí.

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche
llevan al caminante a perecer;
yo me siento arrastrado por tus ojos,
pero adónde me arrastran, no lo sé.











Nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836, hijo del pintor José Domínguez Insausti, que firmaba sus cuadros con el apellido de sus antepasados como José Domínguez Bécquer. Su madre fue Joaquina Bastida Vargas. Por el lado paterno descendía de una noble familia de comerciantes de origen flamenco, los Becker o Bécquer, establecida en la capital andaluza en el siglo XVI; de su prestigio da testimonio el hecho de que poseyeran capilla y sepultura en la catedral misma desde 1622. Tanto Gustavo Adolfo como su hermano, el pintor Valeriano Bécquer, adoptaron Bécquer como primer apellido en la firma de sus obras. Para saber más pulse aquí.

Al asomo de la aurora...

Al asomo de la aurora
cual arcilla, me moldeas.
Piel de luna abrumadora,
adobe azul y tono rojo;
me delineas con tus dedos,
me das forma a tu antojo
y caminas despacito
las veredas de mi olmedo:
Poro a poro, beso a beso.

Alfarero de mi pecho,
pincelado aquí en mi talle;
voy cediendo al acecho,
en cada pliegue de mi valle:
mano a mano, cuerpo a cuerpo.
Y ya no queda más espacio en mi
que tus labios no conozcan;
entre piel y arcilla rosa,
son tus manos,esas manos,
cual abejas laboriosas
que sedientas me moldean
mientras, mi alma alborozas.



 Marian Heredia 

El mal tiene cara de profeta, reflexión.

Esta niña de nueve años es una de las ultimas victimas de una aberración que tiene origen en el mismo profeta Mahoma. Murió la noche de su boda por los abusos sexuales cometido por este impresentable. Soy respetuoso con todas las religiones, pero el homicidio es impresentable por mucho que se disfrace de legalidad.

Que puede pensar uno de una religión que su propio fundador y profeta aboga y practica la pedofilia...Como muestra una serie de barbaridades del propio Mahoma y sus seguidores mas modernos...

Cabe recordar que en febrero de 2009, se creó una ley en Yemen, que establecía la edad mínima para contraer matrimonio a los 17 años. Desafortunadamente, fue revocada por los legisladores conservadores, quienes llamaron a la ley como antiislámica”. (Como no)...

En verdad, la práctica islámica de la pedofilia proviene del profeta Mahoma, que acumuló once esposas y muchas concubinas, después de la muerte de su primera esposa Khadijah, en 619 D.E. Tras esta muerte, él acumuló once esposas y coordinó las visitas a las tiendas de sus mujeres a lo largo de sus ciclos menstruales.

La afición por desposarse con niñas viene de lejos, como por ejemplo sucede con la esposa favorita de Mahoma: Aisha, la hija de Abu Bakr, el mejor amigo del Profeta y su más fiel seguidor. Y es que, en efecto, ni bien Mahoma posó sus ojos en Aisha, comenzó a fantasear con tener sexo con ella. Pero había un problema con esta fantasía, Aisha, en ese entonces, era un pequeña niña de cuatro o cinco años; mientras Mahoma era un hombre de mediana edad de cincuenta.

Cuando estuvieron casados, Mahoma, en su misericordia, permitió que Aisha llevara sus juguetes, incluyendo sus muñecas, a su nueva tienda. El casamiento fue consumado cuando Aisha tuvo nueve años y el Profeta cincuenta y tres.

 Ayatollah Khomeini, el clérigo islámico más famoso del pasado siglo XX: Un hombre puede tener placer sexual de una niña tan joven como un bebé. Sin embargo, no debe penetrarla. (Una perla dicha por uno de los lideres religiosos mas carismático)...

La humanidad ha dejado de ser el feudo de unos fanáticos religiosos que hacen y deshacen a su antojo, incluyendo el mal trato y asesinato de sus niños, ¡o eso creía yo¡, pero lo mismo que se persiguió en su día a los responsables del holocausto, esta practica inhumana hay que perseguirla a nivel de los organismos de las mas alta instancia...no podemos cerrar los ojos ante tanta barbaridad por miedo a meternos en conflicto con esa religión que permite esas practicas... 

Escribo esto con mucho dolor, pero también con mucha frustración y rabia contenida...

Ángel Reyes Burgos