Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

martes, 19 de julio de 2016

Sonetos de Garcilaso de la Vega.

Si para refrenar este deseo
loco, imposible, vano, temeroso,
y guarecer de un mal tan peligroso,
que es darme a entender yo lo que no creo.

No me aprovecha verme cual me veo,
o muy aventurado o muy medroso,
en tanta confusión que nunca oso
fiar el mal de mí que lo poseo,

¿qué me ha de aprovechar ver la pintura
de aquél que con las alas derretidas
cayendo, fama y nombre al mar ha dado,

y la del que su fuego y su locura
llora entre aquellas plantas conocidas
apenas en el agua resfriado?
De aquella vista buena y excelente
salen espíritus vivos y encendidos,
y siendo por mis ojos recibidos,
me pasan hasta donde el mal se siente.

Entránse en el camino fácilmente,
con los míos, de tal calor movidos,
salen fuera de mí como perdidos,
llamados de aquel bien que está presente.

Ausente, en la memoria la imagino;
mis espíritus, pensando que la veían,
se mueven y se encienden sin medida;

mas no hallando fácil el camino,
que los suyos entrando derretían,
revientan por salir do no hay salida.




















Garcilaso entró a servir en 1520 al rey Carlos I de España en calidad de contino real. Aprendió griego, latín, italiano y francés, así como el arte de la esgrima y a tocar la cítara, el arpa y el laúd. Formaba parte del séquito del II duque de Alba cuando Carlos I desembarcó en Santander en 1522. ...Para saber más pulse aquí.

La noche se me hace eterna...poema de amor.

Estoy vagando sin rumbo
porque mis pasos no llegan
a encontrarse con tus  pasos
caminando la misma vereda.

Un andar que de cansino
a mis pasos vuelven lento
esperando en el camino
que te presentes al momento.

La noche se me hace eterna,
no encuentro la sombra amiga
que por ti ya me responda
calmándome la fatiga.
Quizás cuando pase el recodo
de las ultimas encinas
vea la sombra de un todo
que junto a mis pasos camina.

Allí terminarán mis pasos
cuando abrazarte yo pueda
contarte de mis tormentos
cuando no estás a mi vera.

Y mis lágrimas amargas
por ti se harán piloncillo
de dulce néctar del alma
y versos dulces y sencillos.