Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 4 de agosto de 2016

Acróstico con el nombre, Conchis, poema

Un acróstico (del griego ákros: extremo, y stikhos: línea o verso) es una composición poética o normal en la que las letras iniciales, medias o finales de cada verso u oración, leídas en sentido vertical, forman un vocablo o una locución. Por extensión se llama también acróstico a la palabra o locución formada por esas letras.

Para ti crayolita

Soy quien soy, no soy un ángel...

Sabes que no soy Jesucristo 
y que estoy lleno de defectos
pero con mis ojos te miro
con halos de amor y misterio.

Y con mi pluma escribiendo
sostengo tu amor y tu vida,
versos para quitarte el dolor
otros para curar tus heridas.

Soy quien soy, no soy un ángel
y estoy de defectos lleno
pero para curarte y curarme
tengo sentimientos tiernos.
Quiero que leas cada poema
con los ojos de tu alma
veras que te llenan de calma
y de caricias soñadas.

Tu sabes que voy a sostener
tu cuerpo y tu corazón
cuando te hagan caer
llenandote de dolor.

Y aunque no soy Jesucristo
tengo este amor tan grande
que cuando sufras mi amor
yo estaré para cuidarte.

















Ángel Reyes Burgos
Para ti crayolita

Romance de blanca niña. Anonimo

Blanca sois, señora mía,
más que un rayo del sol
¿si la dormiré esta noche
desarmado y sin pavor?
que siete años había, siete,
que no me desarmo, no.

Más negras tengo mis carnes
que un tiznado carbón.
Dormilda, señor, dormilda,
desarmado sin temor,
que el conde es ido a la caza
a los montes de León. 

Rabia le mate los perros,
y águilas a su halcón,
y del monte hasta casa
a él arrastre el morón.

Ellos en aquesto estando
su marido que llegó:
¿Qué hacéis, la Blanca niña,
hija de padre traidor?

Señor, peino mis cabellos,
peinolos con gran dolor,
que me dejéis a mi sola
y a los montes os vais vos.

Esa palabra, la niña,
no era sino traición:
¿cuyo es aquel caballo
que allá bajo relinchó?

Señor, era de mi padre,
y envióoslo para vos...
¿Cuyas son aquellas armas
que están en el corredor?
Señor, eran de mi hermano,
y hoy os las envió.

¿ Cuya es aquella lanza,
desde aquí la veo yo?
Tomalda, conde, tomalda,
matadme con ella vos,
que aquesta muerte, buen conde
bien os la merezco yo.