Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

martes, 13 de septiembre de 2016

Romance, Francisco de Quevedo.


A los moros por dinero; 
a los cristianos de balde. 
¿Quién es ésta que lo cumple? 
Dígamelo tú, el romance. 

Yo, con mi fe de bautismo, 
tras ella bebo los aires; 
por moro me tienen todas: 
dinero quieren que gaste. 

En lenguaje de mujeres, 
que es diferente lenguaje, 
de balde es dos veces dé, 
cosa que no entendió nadie. 

Todas me llaman Antón, 
todas me cobran Azarque, 
y son, al daca y al pido, 
mis billetes Alcoranes. 

El sombrero que les quito 
se les antoja turbante, 
y mi prosa, algarabía, 
por más español que hable. 

Sin duda, romance aleve, 
que, por sólo el consonante, 
a los pordioseros fieles 
les diste alegrón tan grande. 
Y aquella maldita hembra, 
para burlar el linaje 
de los Baldeses de paga, 
tocó a barato una tarde. 

Luego que el romance oí, 
me llamaba por las calles 
cristianísimo, sin miedo 
del rey de Francia y sus Pares. 

¿Adónde están los cristianos 
que gozan de aqueste lance?: 
que en el reino de Toledo 
los Pedros pagan por Tarfes. 

Si la que lo prometiste 
en esa cazuela yaces, 
más gente harás, si te nombras, 
que las banderas de Flandes. 

Doña Urraca diz que fue 
la del pregón detestable: 
que cosa tan mal cumplida 
no pudo ser de otras aves.

Caído el grande Osuna, Quevedo es arrastrado también como uno de sus hombres de confianza y se le destierra en 1620 a la Torre de Juan Abad (Ciudad Real), cuyo señorío había comprado su madre. Para saber más pulse aquí.

Andalucía, de Juan Quesada.


Cuando alguien me pregunta que cual es la tierra mía
no digo nunca SEVILLA, digo siempre Andalucía
pues si Sevilla es la madre que me dio ciudadanía
las siete otras provincias que forman la geografía
son por vínculos de raza, o mis tíos o mis tías
y así tengo una familia con más o menos riquezas,
pero que nadie les gana en la gracia y la belleza.

Mi tío CADIZ, el marinero, flor de la marinería
con su barquito velero va cruzando la bahía.
aquel que cuando esta triste, casi nunca se le nota
ya que remedia sus males celebrando carnavales,
con coros y chirigotas.

Mi tía HUELVA, la choquera, madrina de Juan Ramón
plataforma marinera, de donde salió Colón, llevando tres carabelas.
Flamenca de blanco y verde, soñadora y cantarina
donde la alondra y Valverde, suenan por las cuatros esquinas.

Mi tía CORDOBA la hermosa, amor de luna y lucero
sultana de Abderramán, novia de Julio Romero
que siendo reina y sultana
se escapó de la mezquita, para hacerse buen cristiana.

Mi tío JAEN el minero, hombre flamenco y viril
siempre mirando la tierra al resplandor de un candil
siempre cantando las penas de su penoso vivir.
Mi tío JAEN tiene un niño entre Baeza y Linares
moreno, verde aceituna color de los olivares
y una niña, la Cazorla, cruce de sierra y jardín
la que hace muchos años se el ocurrió hacer pipi
y a lo que largó la niña, le llaman Guadalquivir.

Mi tía ALMERIA la pobre, la más pobre de mis tías
siempre arrimaita al mar, huyendo de la sequía.
Pero pronto lloverá, los campos florecerán y llegará un nuevo día
que se vuelva la más rica, la pobre mi tía Almería.

Mi tía GRANADA la guapa, viuda de Boabdil
que llora en sus minaretes cantando en el Albaicín
porque mi seña Grana tiene una pena escondida que la tiene trastorná
cuando por la noche canta en la torre de la vela
García Lorca se levanta, la Alhambra se le desvela
y el Sacromonte le baila al son de sus castañuelas.

Mi tía MALAGA, la bella tan comodita y coqueta
que tiene por falda el mar y la sierra por peineta,
capricho de sol y luna donde no existe lo gris
donde el turista extranjero se tiene que descubrir
aunque no lleve sombrero.

También tengo yo dos primas allá en la costa africana
CEUTA de mi tío Cádiz, MELILLA de mi tía Málaga,
son dos primas muy bonitas que las quiero como a hermanas.

Por esto y otras razones de cariño y simpatía
cuando alguien me pregunta que cual es la tierra mía...
No digo nunca SEVILLA, digo siempre ANDALUCIA.