Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

lunes, 17 de octubre de 2016

Escrito está en mi alma vuestro gesto...

Escrito está en mi alma vuestro gesto
y cuanto yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribistes, yo lo leo
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto,
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros,
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero;

cuanto tengo confieso yo deberos,
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir y por vos muero.

Garcilaso de la Vega, Garcilaso entró a servir en 1520 al rey Carlos I de España en calidad de contino real. Aprendió griego, latín, italiano y francés, así como el arte de la esgrima y a tocar la cítara, el arpa y el laúd...Para saber más pulse aquí.

Arrepentimiento, soneto


Aquellos tiempos idos.

No puedo imaginar aunque lo intento
donde estén las caricias que te hice,
ni los ratos que en ti me satisfice;
parece ser volaron con el viento.

Para nada sentí lo que ahora siento,
que entonces por tu amor yo me deshice
y pido a Dios de nuevo cristalice,
por vivir repetido aquel momento.

Fueron tiempos de enormes emociones
merced a la pasión y la dulzura
que pusimos. En grandes atracones

de besos, de caricias, de locura
terminamos por todos los rincones,
pues nunca conocimos la mesura.
Arrepentimiento.

Malhadados aquellos tiempos idos
en que, niño, sentí grandes anhelos
de cazar pajarillos sin repelos
en momentos que estaban distraídos. 

Gurriatos escapados de sus nidos,
alegres y felices en sus vuelos,
novatos, que no tienen los recelos
de aquéllos que ya fueron perseguidos.

Me pesan tales hechos como losa
y sufro cuando vienen a mi mente,
pues creo que es una acción muy vergonzosa

por más que la practique mucha gente
y aunque sea un pajarillo poca cosa,
no siento que me sirva de eximente.

Cristino Vidal Benavente