Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 20 de octubre de 2016

Mira que quiero mirarte...

Mira que quiero mirarte
y mirándote yo sienta
por mi cuerpo cien temblores
mientras yo te beso entera.

Y besándote en los labios
o en tu piel lisa y desnuda
voy a estremecerte despacio
desde el pecho a tu cintura.

Tu piel pegada a mi piel
tu vientre a mi vientre toca
cien suspiros de placer
y uno para volverte loca.
Y meciéndome en tu cuerpo
te navegaré acariciando
los deseos que en tus ojos
parecen me estén hablando.

Y es que si sigues mirando
de esa forma en que me miras
en mis ojos vas dejando
llamas de amor y locura.

Mira que quiero mirarte
y me quemes con tu fuego
no dejes de acariciarme
que sin tus caricias me muero.

Ángel Reyes Burgos

Yo quisiera salvar esa distancia...

Yo quisiera salvar esa distancia
ese abismo fatal que nos divide,
y embriagarme de amor con la fragancia
mística y pura que tu ser despide.

Yo quisiera ser uno de los lazos
con que decoras tus radiantes sienes,
yo quisiera en el cielo de tus brazos
beber la gloria que en los labios tienes.

Yo quisiera ser agua y que en mis olas,
que en mis olas vinieras a bañarte,
para poder, como lo sueño a solas,
a un mismo tiempo por doquier besarte.

Yo quisiera ser lino y en tu lecho,
allá en la sombra, con ardor cubrirte,
temblar con los temblores de tu pecho
y morir de placer al comprimirte.

Oh, yo quisiera mucho más! ¡Quisiera
llevarte en mí como la nube al fuego,
mas no como la nube en su carrera
para estallar y separarse luego.
Yo quisiera en mí mismo confundirte,
confundirte en mí mismo y extrañarte,
yo quisiera en perfume convertirte,
convertirte en perfume y aspirarte.

Aspirarte en un soplo como esencia,
y unir a mis latidos tus latidos,
y unir a mi existencia tu existencia,
y unir a mis sentidos tus sentidos.

Aspirarte en un soplo del ambiente,
y así verte sobre mi vida en calma,
toda la llama de tu pecho ardiente
y todo el éter del azul de tu alma.

Aspirarte, mujer... De ti llamarme,
y en ciego y sordo y mudo constituirme,
y en ciego y sordo, y mudo consagrarme
al deleite supremo de sentirte
y a la dicha suprema de adorarte.

Salvador Díaz Mirón  fue un poeta mexicano precursor del modernismo. Trabajó como periodista y profesor. Para saber más pulse aquí.