Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

lunes, 3 de abril de 2017

Matar al negro...

La Iglesia de la época colonial americana, en ningún momento condenaba la esclavitud y más  de sesenta millones de personas fueron cazadas en África para servir en América. Ante los ojos de los blancos, todos eran, sencillamente, “negros”. Había gente de Camerún y Congo, conocidos como “congos”, estaban los “vénguelas”, de Angola, los “cafres”, de Mozambique y Madagascar, y los “mandingas”, de Guinea, entre otros. 

Parece que ni el papa ni sus bizarros conocían la biblia o le importaba bien poco lo que dijera, pues en Gálatas 3:28 hay escrito en la biblia esto: Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús…pero el papa Paulo III en 1548 confirma el derecho a tener esclavos…

El papa Nicolás V legitimó el comercio de esclavos en su bula “Divino amore communiti” (por amor divino a la comunidad), ¿Cómo puede un papa invocar al amor divino ante esa atrocidad? el 18 de Junio de 1452. Por esto el comercio de esclavos fue legal y no causó ningún escrúpulo en los participantes. en 1452, permitía al rey de Portugal someter a los sarracenos, paganos y otros infieles, incluso reduciéndolos a perpetua servidumbre. Pío II, en 1462, amenaza con castigos a los que esclavizan neófitos, pero no condena el comercio de esclavos. Paulo III en 1548 confirma el derecho a tener esclavos, incluso por los eclesiásticos…

En las tierras descubiertas de América, tanto los Papas como los reyes de España se oponían a los conatos de los conquistadores y colonizadores, necesitados de mano de obra, de reducir los indios nativos a esclavitud.  Otras instituciones, no muy lejanas de la esclavitud, proveyeron la mano de obra indígena que necesitaban los colonos, como la encomienda y el yanaconazgo; pero los abusos rebelaron algunas conciencias cristianas como la de Bartolomé de las Casas y provocaron la importación de esclavos negros de África.

Este libro que escribo, se haría interminable si me dedicara a traer a colación toda la documentación y artículos que hablan sobre la esclavitud y no es el caso, solo quiero dejar en cada reflexión constancia de lo abominable que ha sido el comportamiento de esta y otras Iglesias que se han aprovechado de estas y otras prácticas ignominiosas…

En este comercio no estaban involucrados sólo mercaderes, sino que en sus beneficios participaban nobles, grandes familias, casas reales, obispos, órdenes religiosas, masones...  Las condiciones de la travesía eran abominables, y no pocos negros dejaban en ella la vida. La suerte de los esclavos sobrevivientes una vez llegados era, lógicamente, variable, según los amos que los compraban y las tareas a que los destinaban, pero era en general dura y cruel.

Pero eso no es solo del pasado, en la actualidad Los “Niños de la Calle” son un colectivo de más de cien millones (mire bien esta escalofriante cifra) de menores, de entre 3 y 16 años, que viven solos, sin protección familiar ni social alguna, en condiciones muy extremas. Debido a su naturaleza vulnerable, están expuestos a ser usados por mafias de trata de menores para prostitución, explotación laboral y tráfico de órganos y drogas…nosotros también tenemos nuestra propia esclavitud, por los mismos motivos que movían a los siglos del  XV al XIX, una aberrante necesidad de muchos seres humanos por explotar a otros en su propio beneficio…Por lo menos en la actualidad, la Iglesia se ha desmarcado de esas prácticas, algo es algo…pero, ¿Donde estaba Dios?

No hay comentarios :