Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Agua con corazón..día del agua.

Hoy día del agua con más muertes
con raciones de agua envenenadas
por la pobreza del negro continente
que a su suerte está abandonada...

Olvidamos lo fácil que en el grifo
esas gotas de vida van saliendo
y otros seres con muchos sacrificios
de sus míseras aguas están muriendo.
Cuando te vayas a bañar en la piscina
de unas aguas de belleza cristalina
¿Porque no hay tristeza en tu alma?
cuando pienses en esa gente y su ruina.

Vamos a celebrar este día del agua
con una propuesta firme en el corazón
que la sed ya no acabe con más almas
ayudando a los pobres de esa nación.











Dos poemas de Marilina Rébora.

A que apenarse...

¿A qué apenarse tanto por las cosas? 
Guardemos el pesar para lo irreversible. 
Si se olvidan los besos y marchitan las rosas, 
soportemos la vida, con ánimo apacible.

Vistámonos con alas de etéreas mariposas, 
soñemos en lo alto la cumbre inaccesible, 
que dejando detrás ideas enojosas 
la vida cotidiana será más accesible.

Aceptemos un mundo que sea conciliable; 
un solo hecho cuenta carácter trascendente: 
el hecho de no ser, un día, de repente,

y de decir adiós a todo lo mutable, 
viviendo en armonía, tratando que no estorbe 
nada de lo minúsculo, ante el girar del orbe.
El muñeco...

¡Madre!, clama en voz mi ferviente mensaje; 
¡madre, mi madre, acude porque te necesito! 
La voz, primero tierna, haciéndose salvaje: 
al comenzar fue ruego, termina siendo grito.

Todo ansias de amor el son de mi lenguaje, 
salvando las alturas en pos del infinito, 
desesperante, alcanza, tras impetuoso viaje, 
acento de mandato para aquel ser bendito.

Sólo que a su momento la voz pierde en eco; 
el sonido se expande con angustia, ausencia, 
y recuerdo, de pronto, el ¡Mamá!, muñeco. 

Yo también lo repito, como él lo repetía, 
y me siento el muñeco de trágica presencia 
ya que nadie responde, mi dulce madre mía.