miércoles, 21 de marzo de 2018

Al tronco Filis de un laurel sagrado ...Gongora

Al tronco Filis de un laurel sagrado 
Reclinada, el convexo de su cuello 
Lamía en ondas rubias el cabello, 
Lascivamente al aire encomendado.

Las hojas del clavel, que había juntado 
El silencio en un labio y otro bello, 
Violar intentaba, y pudo hacello, 
Sátiro mal de hiedras coronado;

Mas la invidia interpuesta de una abeja, 
Dulce libando púrpura, al instante 
Previno la dormida zagaleja.

El semidiós, burlado, petulante, 
En atenciones tímidas la deja 
De cuanto bella, tanto vigilante.
Al tronco descansaba de una encina 
Que invidia de los bosques fue lozana, 
Cuando segur legal una mañana 
Alto horror me dejó con su rüina.

Laurel que de sus ramas hizo dina 
Mi lira, ruda sí, mas castellana, 
Hierro luego fatal su pompa vana 
(Culpa tuya, Calíope) fulmina.

En verdes hojas cano el de Minerva 
Árbol culto, del Sol yace abrasado, 
Aljófar, sus cenizas, de la yerba.

¡Cuánta esperanza miente a un desdichado! 
¿A qué más desengaños me reserva, 
A qué escarmientos me vincula el hado?



















La crítica desde Marcelino Menéndez Pelayo ha distinguido tradicionalmente dos épocas o dos maneras en la obra de Góngora: el ¡Príncipe de la Luz¡, que correspondería a su primera etapa como poeta, donde compone sencillos romances y letrillas alabados unánimemente hasta época Neoclásica, y el ¡Príncipe de las Tinieblas¡, en que a partir de 1610, en que compone la oda A la toma de Larache se vuelve autor de poemas oscuros e ininteligibles...Para saber más pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...