miércoles, 11 de octubre de 2017

Déjame ser niña...

Un puñado de mi tierra
y el hambre que me atenaza,
como puñales se me clavan
quitándome la esperanza.

Me habéis dicho que este día
es para nosotras, hombres
mira dentro de mi alma
y espero que no te asombres.

Vosotros me estáis mirando
ya como si fuera adulta,
pero mi cuerpo es un ave
que con poquito se asusta.

Si supierais hombres perversos
que en esta pobreza extrema
ni siento ni quiero los besos
ni quiero causaros penas.

Solo quiero que la justicia
llegue a los pobres y los ricos
las niñas, solo somos niñas
con un corazón infinito.
Las que nacisteis en cunas de oro
yo que nací en la pobreza
caminamos bajo un sol
que nos colma de tristezas.

No nos deis días especiales
hacer cada día especial
respetando las edades
de toda la humanidad...

Mirad por toda la tierra
cuantas niñas habéis dejado
en manos de proxenetas
que nuestra alma ha matado.

Yo solo tengo esta tierra
que cabe en este puñado
pero mi dolor no altera
los sueños que me han dejado.

No quiero cuna de oro
quiero que respetéis mi niñez
en este día que es nuestro
hasta llegar la vejez...


























Se que es un poema triste para celebrar el día de la niña y por eso quizás no he dejado de recordar esta otra entrada que escribí sobre ese tema y que podéis leer  aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...