miércoles, 11 de abril de 2018

Soneto XVI y XVII, Garcilaso

Soneto XVI

No las francesas armas odïosas, 
en contra puestas del airado pecho, 
ni en los guardados muros con pertecho 
los tiros y saetas ponzoñosas;

no las escaramuzas peligrosas, 
ni aquel fiero rüido contrahecho 
de aquel que para Júpiter fue hecho, 
por manos de Vulcano artificiosas,

pudieron, aunque más yo me ofrecía 
a los peligros de la dura guerra, 
quitar una hora sola de mi hado.

Mas infición del aire en sólo un día 
me quitó el mundo, y me ha en ti sepultado, 
Parténope, tan lejos de mi tierra.
Soneto XVII

Pensando que el camino iba derecho, 
vine a parar en tanta desventura, 
que imaginar no puedo, aún con locura, 
algo de que esté un rato satisfecho.

El ancho campo me parece estrecho, 
la noche clara para mí es escura; 
la dulce compañía, amarga y dura, 
y duro campo de batalla el lecho.

Del sueño, si hay alguno, aquella parte 
sola, que es imagen de la muerte, 
se aviene con el alma fatigada.

En fin que como quiera estoy de arte, 
que juzgo ya por hora menos fuerte, 
aunque en ella me vi, la que es pasada.
























En ese mismo año de 1526, con motivo de las bodas de Carlos I con Isabel de Portugal, acompañó a la Corte en un viaje por varias ciudades españolas y se enamoró platónicamente de una dama portuguesa de la reina, Isabel Freyre, que cantó bajo el anagrama de Elisa en sus versos, que a ella son debidos...Para saber más pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...