miércoles, 2 de enero de 2019

Los tres reyes magos...

Llegad, Reyes del Oriente; 
la estrella que os va guiando 
ya de Belén en la gruta 
fija sus destellos claros; 
y cuando llenos de gozo 
adoréis al niño santo, 
seguid por nuevos caminos, 
cruzad ligeros los campos, 
y atravesad las ciudades 
donde os están esperando 
los pequeñuelos: dormidos, 
con la sonrisa en los labios, 
parece que están diciendo: 
¿qué traerán los Reyes Magos? 

Los adurmió la esperanza, 
y en el sueño, dulce y grato, 
ven agrandarse, agrandarse, 
las figurillas de barro 
que estaban quietas y fijas 
del Nacimiento en lo alto; 
y por las calles obscuras 
pasáis en bullicio extraño, 
en ricos mantos envueltos, 
sobre los caballos blancos 
y en los cestos primorosos, 
que en las ventanas colgaron, 
dejáis los lindos juguetes 
y confites delicados, 
y al toque de las trompetas, 
y al trote de los caballos, 
cual fantasmas de la noche 
vais pasando, vais pasando.

Ya pasasteis, ya pasasteis;
¡también los tiempos pasaron!
En las sendas de la vida
atrás os fuimos dejando,
y a otros reyes ofrecimos
el corazón por esclavo:
al oro, que es rey del mundo;
al amor, que es rey tirano;
 al éxito, que envanece
 con su pasajero aplauso;
y cuando en alas del tiempo 
también se van alejando 
y en el borde del camino 
tristes y solos quedamos, 
¡ah! cómo entonces volvemos 
los ojos a lo pasado, 
buscando vuestros contornos 
en el imborrable cuadro 
de aquella edad venturosa 
que os esperaba soñando. 

Porque fuisteis la inocencia 
de nuestros primeros años; 
porque fuisteis la caricia 
de aquella bendita man 
que os colocó, cuidadosa, 
del Nacimiento en lo alto, 
y en el cestillo de mimbres 
colocó vuestro agasajo. 
¡Ah! si venís todavía 
como en los tiempos lejanos, 
para ser de los pequeños 
el regocijo y encanto, 
dejad también a los grandes 
de vuestros presentes algo; 
dejad también a los tristes, 
para el corazón, un bálsamo, 
algún consuelo en el alma 
y una oración en los labios; 
y al dormirnos, dulces sueños 
de la infancia recordando, 
tal vez una blanca sombra 
nos tienda amorosos brazos, 
diciéndonos, como entonces: 
¡ya vienen los Reyes Magos! 

Mercedes de Velilla y Rodríguez (Sevilla, 24 de septiembre de 1852-Camas, 12 de agosto de 1918), fue una ensayista, dramaturga y poetisa y una de las escritoras más representativas del movimiento literario de Andalucía en la segunda mitad del siglo XIX, para saber más pulse aquí.

Empecemos el año...

Vamos a empezar el año
llenos de amor y caricias
con ternura y con besos
y en tu rostro mil sonrisas.

Y en los meses por venir
nos mantendremos unidos
uniendo tu pecho a mi
dejándonos estremecidos.

Tu sabes que mis promesas
las cumplo sin condición
seguiré a tu lado princesa
mes a mes en tu corazón.
Y pasaremos el invierno
entre besos te daré calor
y en primavera mis brazos
te darán todo mi amor.

En verano seguiré amándote
entre estos sueños hermosos
de poder por fin abrazarte
mirando tus hermosos ojos...

Y de nuevo acabará este año
donde podrás comprobar
que mi promesa se ha echo
de nuevo una realidad...
















Feliz año crayolita
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...