viernes, 4 de enero de 2019

Dream. Rubén Darío

Se desgrana un cristal fino 
sobre el sueño de una flor; 
trina el poeta divino... 
Bien trinado, Ruiseñor.

Bottom oye ese cristal 
caer, y bajo la brisa 
se siente sentimental. 
Titania toda es sonrisa.

Shakespeare va por la floresta, 
Heine hace un lied de la tarde... 
Hugo acompaña la Fiesta 
Chez Thérèse. Verlaine arde.
En las llamas de las rosas, 
alocado y sensitivo, 
y dice a las ninfas cosas 
entre un querubín y un chivo.

Aubrey Beardsley se desliza 
como un silfo zahareño; 
con carbón, nieve y ceniza 
da carne y alma al ensueño.

Nerval suspira a la Luna, 
Laforgue suspira de 
males de genio y fortuna. 
Va en silencio Mallarmé.
















La niñez de Darío transcurrió en León, criado por sus tíos abuelos Félix y Bernarda, a quienes consideró en su infancia sus verdaderos padres (durante sus primeros años firmaba sus trabajos escolares como Félix Rubén Ramírez). Apenas tuvo contacto con su madre, que residía en Honduras, y con su padre, a quien llamaba "tío Manuel". para saber más pulse aquí.

Romper cadenas...

Que difícil es mantener la sonrisa,
cuando el alma vacila entre tus manos
intentando cerrar las puertas
de tu difícil pasado...
y tus seres queridos lo impiden
y se siente uno, tan fracasado...

Perdonarse es el principio 
para toda curación, 
pero ese precipicio
donde tus pasos te llevó
se abre más al abismo
hundiendo tu corazón...
Es como una condena
que no tiene terminación
donde las miles cadenas
con que la vida te ató
te hace llorar de penas
sin remedio y sin amor...

Si hasta la Biblia te dice
que Dios lo perdona todo,
¿porque familiares y amigos
te recuerdan de ese modo,
los pecados cometidos
sin que te perdonen del todo...















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...