lunes, 30 de abril de 2018

La manada y su historia...

Yo no entro en la polémica de si la sentencia de la manada es justa o no, porque no he visto los videos en los que se fundamenta la sentencia y personas que si lo han visto parecen decir que no hubo violencia en ningún momento y que la chica parece entregada y disfrutando, pero...

Si  los fiscales y los jueces hicieron bien su trabajo, no me cabe duda que la sentencia contra estos depredadores se queda corta. No puede ser que estos individuos abusaron de otra joven...Este caso no es el único en el que los miembros de La Manada, están involucrados. La investigación de lo acontecido durante los sanfermines hizo que se descubrieran las conversaciones de WhatsApp tras la fiesta de Torrecampo, a escasos kilómetros de Pozoblanco, en Córdoba. El 4 de octubre del año pasado, el juez que instruye el caso contra La Manada, imputó a cuatro de los cinco procesados otro presunto abuso sexual a una joven de 21 años que habría sido cometido en mayo de 2016 en Pozoblanco.

La imagen que ilustra esta entrada, es un dibujo recreativo de lo que pasó ese día. Iban cuatro miembros de esa manada que tomaron a una chica en la calle en la feria de Torrecampo, la drogaron con burundanga y la dejaron inconsciente y como no, también la grabaron mientras compartían las imágenes en Whatsapp y mientras ella permanecía sin sentido, la desnudaban y acariciaban su cuerpo incluso los dos que iban delante, el conductor y el copiloto...

Las risas y comentarios que se hacían con sus amigos da una idea muy clara de lo que son estos monstruos. No me importa el no haber visto el video del caso por el que le han juzgado pues yo los condeno personalmente por su reincidencia en este tipo de delito que atenta de forma tan salvaje contra la mujer y aunque se haya dictado ya sentencia por el ultimo caso, se debería revisar todo el historiar de esta gentuza y ampliar sus condenas...la calle tiene que volcarse para quitar de enmedio a estos desgraciados. Por mi parte ya no me planteo si la ultima sentencia es justa o no, porque para individuos como estos, cualquier condena será corta...

Don Miguel de Cervante, sonetos.

Almas dichosas que del mortal velo
libres y exentas por el bien que obraste,
desde la baja tierra os levantaste
a lo más alto y lo mejor del cielo,

y, ardiendo en ira y en honroso celo,
de los cuerpos la fuerza ejercitaste,
que en propia y sangre ajena coloraste
el mar vecino y arenoso suelo;

primero que el valor faltó a la vida
en los cansados brazos, que, muriendo,
con ser vencidos, llevan la victoria.

Y ésta vuestra mortal, triste caída
entre el muro y el hierro, os va adquiriendo
fama que el mundo os da y el cielo gloria
En el silencio de la noche, cuando
ocupa el dulce sueño a las mortales,
la pobre cuenta de mis ricos males
estoy al cielo y a mi Clori dando.

Y al tiempo cuando el sol se va mostrando
por las rosadas puertas orientales,
con suspiros y acentos desiguales
voy la antigua querella renovando.

Y cuando el sol, de su estrellado asiento
derechos rayos a la tierra envía,
el llanto crece y doblo los gemidos.

Vuelve la noche, y vuelvo al triste cuento,
y siempre hallo, en mi mortal porfía,
al cielo, sordo; a Clori, sin oídos.
























No existen datos precisos sobre los primeros estudios de Miguel de Cervantes, que, sin duda, no llegaron a ser universitarios. Parece ser que pudo haber estudiado en Valladolid, Córdoba o Sevilla...Para saber más pulse aquí.

A doña Magina y a Jerónimo

A doña Magina

Vuestro nombre, señora, que asigura
cuanto vuestra beldad hace dudoso,
demás de aquel mirar dulce y piadoso
han sido la ocasión de mi tristura.

Temía, y con razón, esta aventura,
puesto que fue el principio venturoso;
no era por mi parte temeroso,
mas de parte de vuestra hermosura.

El alma, en el tormento ejercitada,
de nueva sujeción quería librarse,
del antiguo error escarmentada.

Pero ¿cómo podía decir salvarse
quien tanto del primero mal se agrada
y no quiere de vos saber guardarse?
A don Jerónimo

Ni la africana sierra excelsa y brava,
ni las bárbaras armas, crudas, fieras,
ni tu sangre esparcida en sus riberas,
que el cielo de la honra derramaba.

Ni la furia cruel que trastornaba
ante ti tantas naves y galeras,
ni el viento que en el campo las banderas
del fiero Marte a su pesar postraba.

Ni la cálida espada y torre fuerte,
ni en Dura el duro asalto y duro hado,
contra del cual no hay fuerza que resista.

Pudieron por más mal darte la muerte,
Iberino pastor desventurado,
y agora mueres de una dulce vista.























Gutierre de Cetina.- Pasó mucho tiempo en la corte del príncipe de Ascoli, Antonio de Leyva, al que dedicó numerosos poemas, y frecuentó también a Luis de Leyva y al insigne humanista y poeta Diego Hurtado de Mendoza...Para saber más pulse aquí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...