jueves, 8 de febrero de 2018

En tu corazón, mi rosa...

En tu corazón, mi rosa,
va con mis versos sinceros
convertidos en mariposas
para que adornen tu pelo.

Que sientas esos aleteos
y formen una corona
de cien colores tan bellos
que te llenen de esperanza.

No las mire con los ojos
y supera el entendimiento
que están volando mis versos
muy llenos de sentimientos.
Solo quiero que al llegarte
las letras que aquí te mando
al caminar por tus calles
sepas que te estoy amando.

Tu sabes que cuando se ama
con el corazón y la sangre
no hay que pensar en quimeras
aunque las palabras callen...

Te he escrito tantos poemas
que ya no tengo explicación
para decirte en otras palabras
lo que esta en mi corazón...
















Para ti crayolita

Estoy continuo en lágrimas bañado...

Soneto XXXVIII

Estoy continuo en lágrimas bañado, 
rompiendo el aire siempre con sospiros; 
y más me duele el no osar deciros 
que he llegado por vos a tal estado;

que viéndome do estoy, y lo que he andado 
por el camino estrecho de seguiros, 
si me quiero tornar para huiros, 
desmayo, viendo atrás lo que he dejado;

y si quiero subir a la alta cumbre, 
a cada paso espántame en la vía, 
ejemplos tristes de los que han caído.

Sobre todo, me falta ya la lumbre 
de la esperanza, con que andar solía 
por la oscura región de vuestro olvido.
Soneto VIII

De aquella vista buena y excelente 
salen espíritus vivos y encendidos, 
y siendo por mis ojos recibidos, 
me pasan hasta donde el mal se siente.

Entrase en el camino fácilmente, 
con los míos, de tal calor movidos, 
salen fuera de mí como perdidos, 
llamados de aquel bien que está presente.

Ausente, en la memoria la imagino; 
mis espíritus, pensando que la vían, 
se mueven y se encienden sin medida;

mas no hallando fácil el camino, 
que los suyos entrando derretían, 
revientan por salir do no hay salida.
























Tras su regreso a Toledo, Carlos le encargó en el verano de 1530, por mediación de la emperatriz Isabel, la tarea de viajar a Francia para comprobar el trato que el rey Francisco I de Francia estaba dispensando a su hermana Leonor de Austria, con quien se había casado en cumplimiento de la paz de las Damas y, de paso, espiar los posibles movimientos de tropas en la frontera...Para saber más de Garcilaso de la Vega, pulse aquí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...