martes, 21 de enero de 2020

Dos sonetos de Gongora


A un sueño

Varia imaginación que, en mil intentos,
a pesar gastas de tu triste amor
la dulce munición del blando sueño,
alimentando vanos pensamientos,

pues traes los espíritus despiertos
sólo a representarme el grave ceño
del rostro dulcemente zahareño
(gloriosa suspensión de mis tormentos),

el sueño (autor de representaciones),
en su teatro, sobre el viento armado,
sombras suele vestir de bulto hermoso.

Síguelo; mostraráte el rostro amado,
y engañarán un rato tus pasiones
dos bienes, que serán dormir y cuello.
A los celos

¡Oh niebla del estado más sereno, 
furia infernal, serpiente mal nacida! 
¡Oh ponzoñosa víbora escondida 
de verde prado en oloroso seno! 

¡Oh entre el néctar de Amor mortal veneno, 
que en vaso de cristal quitas la vida! 
¡Oh espada sobre mí de un pelo asida, 
de la amorosa espuela duro freno! 

¡Oh celo, del favor verdugo eterno!, 
Vuélvete al lugar triste donde estabas, 
o al reino (si allá cabes) del espanto; 

mas no cabrás allá, que pues ha tanto 
que comes de ti mesmo y no te acabas, 
mayor debes de ser que el mismo infierno.

viernes, 17 de enero de 2020

Sonetos LI y LII Pablo Neruda


Soneto LI 

Tu risa pertenece a un árbol entreabierto 
por un rayo, por un relámpago plateado 
desde el cielo cae quebrándose en la copa, 
partiendo en dos el árbol con una sola espada. 

Sólo en las tierras altas del follaje con nieve 
nace una risa como la tuya, bienamante, 
es la risa del aire desatado en la altura, 
costumbres de araucaria, bienamada. 

Cordillerana mía, chillaneja evidente, 
corta con los cuchillos de tu risa la sombra, 
la noche, la mañana, la miel del mediodía, 

y que salten al cielo las aves del follaje 
cuando como una luz derrochadora 
rompe tu risa el árbol de la vida.
Soneto LII 

Cantas y a sol y a cielo con tu canto 
tu voz desgrana el cereal del día, 
hablan los pinos con su lengua verde: 
trinan todas las aves del invierno. 

El mar llena sus sótanos de pasos, 
de campanas, cadenas y gemidos, 
tintinean metales y utensilios, 
suenan las ruedas de la caravana. 

Pero sólo tu voz escucho y sube 
tu voz con vuelo y precisión de flecha, 
baja tu voz con gravedad de lluvia, 

tu voz esparce altísimas espadas, 
vuelve tu voz cargada de violetas 
y luego me acompaña por el cielo. 

jueves, 16 de enero de 2020

Adán y Las cosas, sonetos


Federico García Lorca, Adán

A Pablo Neruda, rodeado de fantasmas

Árbol de sangre riega la mañana
por donde gime la recién parida.
Su voz deja cristales en la herida
y un gráfico de hueso en la ventana.

Mientras la luz que viene fija y gana
blancas metas de fábula que olvida
el tumulto de venas en la huida
hacia el turbio frescor de la manzana.

Adán sueña en la fiebre de arcilla
un niño que se acerca galopando
por el doble latir de su mejilla.

Pero otro Adán oscuro está soñando
neutra luna de piedra sin semilla
donde el niño de luz se irá quemando.
Jorge Luis Borges, Las cosas

El bastón, las monedas, el llavero
La dócil cerradura, las tardías
Notas que no leerán los pocos días
Que me quedan, los naipes y el tablero,

Un libro y en sus páginas la ajada
Violeta, monumento de una tarde
Sin duda inolvidable y ya olvidada,
El rojo espejo occidental en que arde

Una ilusoria aurora. ¡Cuántas cosas,
Limas, umbrales, atlas, copas, clavos,
Nos sirven como tácitos esclavos,

Ciegas y extrañamente sigilosas!
Durarán más allá de nuestro olvido;
No sabrán nunca que nos hemos ido.

miércoles, 15 de enero de 2020

Esperándote...

Hoy te estoy esperando
aunque mi cuerpo ausente
está lejos de mi cuerpo
suspirando ya por verte...

Solo escucho ese silbato
de la máquina del tren
y en la maleta mis recuerdos
saltan por volverte a ver.
Ya me estoy transfigurando
en hombre de carne y hueso
para sentirte en mis brazos
que sin ti estaban muriendo.

Cuando te bajas del tren
me siento de otra manera
y entre tus labios amantes
mi vida ya está completa...

Autor:  

martes, 14 de enero de 2020

Dos sonetos, Mi legado y Mentiras y pecados, Ramon Bonachi


Mi legado.

Yo también busqué luz donde no había
y tiré de mis sueños de pequeño,
fueron duros sin duda los momentos
que pasé sin soltar una sonrisa.

Me encontré con el odio de otro encima
y me convertí en lobo sin quererlo,
tuve que comulgar en un infierno
donde nadie ofrecía su mejilla.

Pintura, amor y letras me acercaron
al mundo donde siempre quise estar
y no al que le negaron a mi hermano.

Ahora todo aquello quedó atrás,
mis versos son el único legado
que lejos de morir viven en paz.
Mentiras y pecados

Quien sabe si en mi propio humor me pierdo;
intentando buscar comparaciones
quizá tenga pecados a montones,
pues vivo en la locura estando cuerdo.

Mantengo mis mentiras engañadas,
¡tanto! que parecen hasta ciertas ,
mas espero que Dios me abra las puertas
cuando me falte el aire a bocanadas.

Por abismos de errores me despeño,
pecados y mentiras a montones
se despeñan también con sus acciones
y escondiendo la mano de su dueño.

Mas quien diga que libra de pecado,
que vaya a contar cuentos a otro lado.

Ramon Bonachi

miércoles, 8 de enero de 2020

Soneto XVII, Pablo Neruda


No te amo como si fueras rosa de sal, topacio 
o flecha de claveles que propagan el fuego: 
te amo como se aman ciertas cosas oscuras, 
secretamente, entre la sombra y el alma. 

Te amo como la planta que no florece y lleva 
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores, 
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo 
el apretado aroma que ascendió de la tierra. 

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde, 
te amo directamente sin problemas ni orgullo: 
así te amo porque no sé amar de otra manera, 
sino así de este modo en que no soy ni eres, 
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía, 
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

Pablo Neruda, de nacimiento Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (Parral, 12 de julio de 1904 – Santiago, 23 de septiembre de 1973), fue un poeta chileno, considerado entre los mejores y más influyentes artistas de su siglo; «el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma», según Gabriel García Márquez.

viernes, 3 de enero de 2020

Hay un niño en la calle...


“Hay un niño en la calle”
nos cantaba “La Negra”
con su voz luminosa
salpicada de estrellas…
pero ya no hay un niño,
hay legiones de niños
dormitando en la calle,
tiritando de frío
con las tripas en blanco
y el destino vendido
por un mundo canalla
que les niega el abrigo.

No hay un niño en la calle,
hay millones de niños
sin un pan bajo el brazo,
sin hogar ni cobijo,
jesusitos de carne
en portales cetrinos
sin incienso ni mirra,
sin más cuna que un nicho
donde perros perdidos
les disputan mendrugos,
donde solo las ratas
cantan sus villancicos.
Niños de las pateras,
niños de las guerrillas,
niño a precio de saldo
por las alcantarillas.
Hoy me miro al espejo
y me veo perdido
en mitad de un desierto
de neones cautivos,
celebrando banquetes
y brindando futuros
con griales de sangre
en portales oscuros,
donde pasan de largo
reyes, magos y estrellas,
donde ya no hay pastores
solo cerdos y hienas...
peleando los restos
de sus propias miserias.

José Luis Posa, natural de Barcelona (1.951) tiene sesenta y cuatro años, pero dice llevar veinte años de atraso porque quisiera saber mucho más de todo. Escritor precoz, comenzó a escribir con catorce años tras leer a Bécquer en Rimas y Leyendas...

martes, 31 de diciembre de 2019

Feliz año 2020 a todos


Con el tiempo sumergido
en el tráfago diario,
el año se nos ha ido
en el viejo calendario.

Cuando apenas empezaba,
parecía interminable
¡y ya, tras las campanadas,
procedemos a enterrarle!.

Está llamando a la puerta
el año recién nacido
y con pereza despierta
después de cumplir los ritos:

con las campanas las uvas
y también los parabienes,
los deseos de fortuna,
los cavas y las mercedes.
Con los propósitos nuevos
pensamos cuidarlo bien,
para que fluya sereno
y no corra como exprés.

A ver si somos capaces
de sujetar bien las riendas
y quitarnos los disfraces,
los odios y las miserias.

Pero, si tras doce meses
igual se quiere marchar,
por lo menos que nos deje
más paz y prosperidad.

José García Velázquez


Feliz año 2020 a todos

viernes, 27 de diciembre de 2019

Gracias por tu tiempo.

Que el tiempo tiene alas
para mi es cosa sabida,
quince años no son nada
pero es toda una vida...

Quince años hace ya
que te conocí mi amor
quince años de alegría
quince años de ilusión.

Nuestro reloj sigue adelante
solo miramos hacia atrás
para disfrutar el presente
por tanta felicidad...
Yo quiero mi crayolita
que cuando el reloj se pare
besar tu cara bonita
mientras te abrazo del talle.

Vamos a terminar otro año
pero el amor no termina
si terminó ese daño
que nos regalo la vida.

Gracias mi niña hermosa
por regalarme sonrisas
y esta vida llena de rosas
con tu amor y tus caricias...

Gracias crayolita

martes, 24 de diciembre de 2019

Vuestra noche buena...

Estoy algo cansado de publicar cada navidad reflexiones o poemas tristes donde los niños están marginados, explotados y hambrientos. Y esta Navidad quiero transmitir un poco de alegría en unos niños sonrientes y felices aunque sus mesas siguen pobres...

Es ese punto de esperanza el que quiero transmitir en esta noche buena para estos críos y para toda la humanidad, que aunque pasemos por diferentes vicisitudes en la vida, nada dura eternamente y que en cualquier momento todo se nos arreglará.

Aquellos niños que por cualquier razón se encuentran en medio de guerras y conflictos sociales, que de alguna manera puedan pasar una noche especial, que no le falten los alimentos y que le sobren sonrisas con las que alegrar sus dulces caras...

Como casi siempre, mi navidad se la dedico a todos esos niños que sufren con la esperanza de que sus vidas cambien de una vez por toda, pero sabiendo que eso no está en sus manos, que somos los mayores los responsables de llevar estas fiestas a un modelo más justo donde todos tengan una mesa donde sentarse a festejar este día. Por eso os escribo especialmente a vosotros para que os llenéis de vida y esperanza en un modelo más justo de sociedad...Feliz noche buena a ellos y a todos, sean muy felices y si no comeis perdices, al meno llenar vuestros estómagos.


lunes, 23 de diciembre de 2019

Otra navidad señor...

Otra navidad, señor
aquí vengo a suplicarte
que en los niños no haya dolor
en este mundo de cobardes...

Y dejen a la infancia libre
que crezca a su manera
y no le impongan fronteras
las religiones cobardes.

Que no mancillen sus cuerpos
proxenetas de almas tiernas
que solo tienen los ojos
para mirar sus braguetas...
Y suplico por tu amor
que la injusticia se quede
desterrada hasta el sol
en un campo lleno de nieve...

Veme postrado y doliente
por los niños de esta tierra
que no vivan suplicantes
por un pan y una bandera

Recuerda lo que el sabio dijo...
Yo vi un niño en pobreza tales
que le di para pañales
las telas de mi corazón...





viernes, 20 de diciembre de 2019

Ninfa de fuego

Con la voz que me ampara te confieso
que mi pulso al mirarte se acelera,
acércate a mi boca, aquí te espera,
y enciéndele los labios con un beso .

¡Oh!, mi ninfa de fuego, solo expreso
lo que el alma me dice a la carrera,
es la causa total de que prefiera
fundirme en tu interior y quedar preso .

Te di mi corazón cuando era mío
para que disfrutara junto al tuyo,
al calor de tu dulce y suave arrullo.

Mas sigo por amor pasando frío,
y siendo esclavo el débil del más fuerte
me debo conformar solo con verte.

Ramon Bonachi

jueves, 19 de diciembre de 2019

De cómo estaba la luz...poema navideño

El sueño como un pájaro crecía
de luz a luz borrando la mirada;
tranquila y por los ángeles llevada,
la nieve entre las alas descendía.

El cielo deshojaba su alegría,
mira la luz el niño, ensimismada,
con la tímida sangre desatada
del corazón, la Virgen sonreía.

Cuando ven los pastores su ventura,
ya era un dosel el vuelo innumerable
sobre el testuz del toro soñoliento;
y perdieron sus ojos la hermosura,
sintiendo, entre lo cierto y lo inefable,
la luz del corazón sin movimiento.

Luis Rosales Camacho (Granada, 31 de mayo de 1910-Madrid, 24 de octubre de 1992) fue un poeta y ensayista español de la generación de 1936. Miembro de la Real Academia Española y de la Hispanic Society of America desde 1962, obtuvo el Premio Cervantes en 1982 por el conjunto de su obra literaria. Para saber más pulse aquí

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Durmamos abrazados...

Esa sensación que tengo
cuando abrazado a tu cuerpo
intento que entres en mi sueños
para seguirte sintiendo...

Muy poco a poco tu entras
y me besas con ternura
y yo sin saber si sueñas
me abrazo a tu cintura...
Es una realidad tan fuerte
que quiero seguir soñando
para en mis brazos tenerte
con mi pecho suspirando.

Yo ya no puedo dormir
si mis brazos no te abrazan
y veas por fin mi sentir
lleno de amor y esperanza...






lunes, 16 de diciembre de 2019

Morir soñando...La oración del ateo...Unamuno


Morir soñando, sí, mas si se sueña
morir, la muerte es sueño; una ventana
hacia el vacío; no soñar; nirvana;
del tiempo al fin la eternidad se adueña.

Vivir el día de hoy bajo la enseña
del ayer deshaciéndose en mañana;
vivir encadenado a la desgana
¿es acaso vivir? ¿y esto qué enseña?

¿Soñar la muerte no es matar el sueño?
¿Vivir el sueño no es matar la vida?
¿A qué poner en ello tanto empeño?:

¿aprender lo que al punto al fin se olvida
escudriñando el implacable ceño
-cielo desierto- del eterno Dueño?
Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes

a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
Cuando Tú de mi mente más te alejas,
más recuerdo las plácidas consejas
con que mi ama endulzome noches tristes.

¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande
que no eres sino Idea; es muy angosta
la realidad por mucho que se expande

para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
Dios no existente, pues si Tú existieras
existiría yo también de veras.

viernes, 13 de diciembre de 2019

La gran pluma de Lope de Vega, sonetos


Pasé la mar cuando creyó mi engaño

Pasé la mar cuando creyó mi engaño
que en él mi antiguo fuego se templara;
mudé mi natural porque mudara
naturaleza el uso, y curso el daño.

En otro cielo, en otro reino extraño,
mis trabajos se vieron en mi cara,
hallando, aunque otra edad tanta pasara,
incierto el bien y cierto el desengaño:

el mismo amor me abrasa y atormenta
y de razón y libertad me priva.
¿Por qué os quejáis del alma que le cuenta?

¿Que no escriba, decís, o que no viva?
Haced vos con mi amor que yo no sienta
que yo haré con mi pluma que no escriba.
Boscán, tarde llegamos. ¿Hay posada?

Boscán, tarde llegamos. ¿Hay posada?
Llamad desde la posta, Garcilaso.
¿Quién es? Dos caballeros del Parnaso.
No hay donde nocturnar palestra armada.

No entiendo lo que dice la criada.
Madona, ¿qué decís? Que afecten paso,
que ostenta limbos el mentido ocaso
y el sol depingen la porción rosada.

¿Estás en ti, mujer? Negóse al tino
el ambulante huésped. ¡Que en tan poco
tiempo tal lengua entre cristianos haya!

Boscán, perdido habemos el camino;
preguntad por Castilla, que estoy loco
o no habemos salido de Vizcaya.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...