jueves, 21 de febrero de 2019

Besos del cielo

Estoy buscando un lucero
para ponerle tu nombre
y prendertelo del pelo
para que el mundo se asombre.

Pero no un lucero cualquiera
tiene que ser uno especial
que tenga el brillo de tu alma
con sabor a felicidad...

Tu mira conmigo tesoro
junto aquel planeta hermoso
parece brillar como sol
dos ojos maravillosos...
No quiero apartar la vista
para que no se me pierda
esos dos puntos que alcanzan
a iluminar la tierra...

Yo se que son cosas mías
que no se puede ver nada
pero a mi esta fantasía
me tiene el alma extasiada.

Ya tengo los que yo quiero
y ahora cierro los ojos
para sentir en mi rostro
tus besos que son del cielo.
















Besos del cielo crayolita

miércoles, 20 de febrero de 2019

¿Acaso no eres tú?. Feliz San Valentin.

¿Acaso no eres tú, la luz del día,
el agua que despierta la mañana,
un fuego que no abrasa, vida mía,
o la brisa que llama a la ventana?.

¿Acaso no eres tú el azul del cielo,
la rosa que engalana mi mesita,
la diosa que regala su consuelo,
o esa luna, que siempre me visita?

Mi preciada fortuna, mi razón,
Una perla, un diamante, mi universo,
la sangre que bombea el corazón.

La única creación con quién converso,
el néctar del amor, mi religión,
¿acaso no eres tú, mi mejor verso?.

Ramon Bonachi

jueves, 14 de febrero de 2019

Amor y San Valentin, poema de amor.


Cuantos años ya pasaron
a tu lado vida mía
y que en mi alma dejaron
sueños de amor y alegrías.

Incluso los momentos dolosos
por piedras en el camino
fueron de dicha y gloriosos
y forjaron de amor el destino.

No hay nada que no sortee
un amor tan verdadero
que nuestro corazón no aparte
para subirnos hasta el cielo...
Nos forjamos a sangre y fuego
y a fuego templamos el acero
con el que hicimos los lazos
que ataron nuestros anhelos...

Otro San Valentin dichoso
que nos recuerde este amor
llenos de momentos preciosos
llenados de luz y color...

Yo te digo crayolita...
gracias por darme en la vida
momentos tan maravillosos
y tanta felicidad y alegría...
















Feliz San Valentin crayolita 

miércoles, 13 de febrero de 2019

A un sueño, A unos álamos blanco, Gongora

A un sueño

Varia imaginación que, en mil intentos, 
A pesar gastas de tu triste dueño 
La dulce munición del blando sueño, 
Alimentando vanos pensamientos,

Pues traes los espíritus atentos 
Sólo a representarme el grave ceño 
Del rostro dulcemente zahareño 
(Gloriosa suspensión de mis tormentos),

El sueño (autor de representaciones), 
En su teatro, sobre el viento armado, 
Sombras suele vestir de bulto bello.

Síguele; mostraráte el rostro amado, 
Y engañarán un rato tus pasiones 
Dos bienes, que serán dormir y vello.
A unos álamos blanco 

Verdes hermanas del audaz mozuelo
por quien orilla el Po dejastes presos
en verdes ramas ya y en troncos gruesos
el delicado pie, el dorado pelo:

pues entre las ruinas de su vuelo
sus cenizas bajar en vez de huesos,
y sus errores largamente impresos
de ardientes llamas vistes en el cielo,

acabad con mi loco pensamiento
que gobernar tal carro no presuma,
antes que lo desate por el viento

con rayos de desdén la beldad suma,
y las reliquias de su atrevimiento
esconda el desengaño en poca espuma.























Luis de Góngora compuso también tres piezas teatrales, Las firmezas de Isabela (1613), la Comedia venatoria y El doctor Carlino, esta última inacabada y refundida posteriormente por Antonio de Solís...Para saber mas pulse aquí.

martes, 12 de febrero de 2019

Virtud, y vicio


Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro (Pazo de Casdemiro, Pereiro de Aguiar, provincia de Orense, 8 de octubre de 1676-Oviedo, 26 de septiembre de 1764) fue un religioso benedictino, ensayista y polígrafo español. Junto con el valenciano Gregorio Mayans constituye la figura más destacada de la primera Ilustración española.....

Cada mortal (decía Filón, citado por S. Ambrosio {(a) Lib. 1 de Cain, & Abel, tiene dentro del domicilio del alma dos mujeres: la una honesta, pero áspera, y desabrida: la otra impúdica, pero dulce, y amorosa. Aquélla es la virtud; esta la delicia mundana.

Pintó el Sabio Judío la virtud y el vicio según la primera apariencia, o según la opinión del mundo, mas no según la verdad. Es así que comúnmente se concibe la virtud toda asperezas, el vicio todo dulzuras; la virtud metida entre espinas, el vicio reposando en lecho de flores. Pero éste es un error, y el error más nocivo entre cuantas falsas opiniones sustenta la ceguera del mundo. Tentaré en este discurso su desengaño, mostrando que aun en esta vida, prescindiendo del premio, y castigo de la otra, es mucho más molesto, y trabajoso el abandono a los deleites, que la práctica de las virtudes morales, y cristianas. Para esto me serviré de aquellos argumentos, que ofrecen la razón natural, y la experiencia, tomando poco, o nada de las sentencias de Padres, y dichos de Filósofos, de que se pudiera amontonar infinito; porque a quien no persuadieren la experiencia, y la razón, no ha de convencer la autoridad.

Si pudiésemos ver los corazones de los hombres entregados al vicio, presto se quitaría la duda. Mas por reflexión podremos verlos en los espejos de las almas, que son semblantes, palabras, y acciones. Atiéndase bien a estos infelices, y se hallará que ningún otro iguala la turbación de sus semblantes, la inquietud de sus acciones, la desazón de sus palabras. No hay que extrañar: son muchos los torcedores, que los están conturbando en el goce de sus adorados placeres. Su propia conciencia, doméstico enemigo, huesped inevitable, pero ingrato, les está continuamente mezclando con el néctar que beben, el azibar que abominan.

Con enérgica propiedad dijo Tulio, que las culpas de los impíos, representadas en su imaginación, son para ellos continuas, y domésticas furias: Hae sunt impiis assiduae, domestica que furiae {(a) Orat. pro Rosc.}. Estas son las Serpientes, o los Buitres que despedazan las entrañas del malvado Ticio: éstas las Aguilas, que rasgan el corazón del atrevido Prometeo. Considérense los tormentos de un Caín, fugitivo de todos, y aun, si pudiese de sí mismo, errante por montes, y selvas, sin poder jamás arrancar la flecha que le atravesaba el pecho; esto es, la memoria de su delito, como la otra herida Cierva, en quien figuró el gran Poeta la mortal inquietud de aquella Reina enamorada...Para saber más pulse aquí.

lunes, 11 de febrero de 2019

Abrojos XXXIII- Abrojos LVIII

Abrojos XXXIII

¿Por qué ese orgullo, Elvira? Que se domen
en ti loca ambición, ruines enojos,
y quítate esa venda de los ojos,
y que esos ojos a lo real se asomen.

Mira, cuando tus ansias vuelo tomen
y te finjan grandezas tus antojos,
bellas, rostro divino, labios rojos,
que unas comen pan duro, otras no comen.

Bajan a los abismos nieves puras
cuando rueda el alud; y se hace fango
después de estar en cumbres altaneras.

¡Ay, yo he visto llorar sus desventuras
a encopetadas hembras de alto rango
sobre el sucio jergón de las rameras!
Abrojos LVIII

¿Que por qué así? No es muy dulce 
la palabra, lo confieso. 
Mas, de esa extraña amargura 
la explicación está en esto: 
después de llorar mis lágrimas 
ásperas como el ajenjo, 
me alborotó el corazón 
la tempestad de mis nervios. 
Siguió la risa al gemido, 
y a la iracundia el bostezo, 
y a la palabra el insulto, 
y a la mirada el incendio; 
por la puerta de la boca 
lanzó su llama el cerebro, 
y en aquella noche oscura, 
y en aquel fondo tan negro, 
con la tempestad del alma 
relampagueó el pensamiento, 
y les salieron espinas 
a las flores de mis versos.
























Según lo que algunos ancianos de aquella ciudad de mi infancia me han referido, uno de mis tatarabuelos tenía por nombre Darío. En la pequeña población conocíale todo el mundo por don Darío; a sus hijos e hijas, por los Daríos, las Daríos. Fue así desapareciendo el primer apellido, a punto de que mi bisabuela paterna firmaba ya Rita Darío; y ello, convertido en patronímico, llegó a adquirir valor legal; pues mi padre, que era comerciante, realizó todos sus negocios ya con el nombre de Manuel Darío...Para saber mas pulse aquí.

Tu sabes lo que me pasa...

Podrás sonreír de nuevo
porque yo voy a cuidarte
y como perro faldero
voy a tus brazos a acunarme.

Yo te haré cien monerías
para que tu rostro se alegre
y convertiré tus tristezas 
en risas que te acompañen.
Porque son míos tus males
y yo quiero que se acaben
en tus hombros voy a besarte
y besandote te calme...

Tu sabes lo que me pasa
cuando yo te veo mala
los dolores que te embargan
los quiero para mi alma....











Ponte buena crayolita

viernes, 8 de febrero de 2019

Poema de Rosalía de Castro

Del antiguo camino a lo largo,
ya un pinar, ya una fuente aparece,
que brotando en la peña musgosa
con estrépito al valle desciende,
y brillando del sol a los rayos
entre un mar de verdura se pierde,
dividiéndose en limpios arroyos
que dan vida a las flores silvestres
y en el Sar se confunden, el río
que cual niño que plácido duerme,
reflejando el azul de los cielos,
lento corre en la fronda a esconderse.

No lejos, en soto profundo de robles,
en donde el silencio sus alas extiende,
y da abrigo a los genios propicios,
a nuestras viviendas y asilos campestres,
siempre allí, cuando evoco mis sombras,
o las llamo, respóndeme y vienen.

Rosalía de Castro. Aunque fue una asidua cultivadora de la prosa, donde Rosalía sobresalió fue en el campo de la poesía, a través de la creación de las que pueden ser consideradas sus tres obras clave: Cantares gallegos, Follas novas y En las orillas del Sar.

lunes, 4 de febrero de 2019

Lejos de mis ojos...


Puedes estar lejos de mis ojos
pero no de mis pensamientos,
porque cada día que amanezco
tu estas en mis sentimientos...

Claro que prefiero mirarte
y en mi pecho poder tenerte,
claro que prefiero abrazarte
y por siempre poder besarte.
Pero si tan lejos te tengo
y eso no puedo cumplirlo,
tu siempre estarás a mi lado
y a mi alma bien fundido...

Porque el sentimiento de amor
no es solo cuando te miro,
aunque fueras hasta el sol
tu conmigo y yo contigo...

Siempre contigo crayolita

viernes, 1 de febrero de 2019

Poemas de José Martí

A bordo

Vela abajo, mozo arriba,
Acá el roto, allá el peñasco,
Ido el sol, recio el chubasco,
Y el barco, no barco, criba:

Gigante el viento derriba
Los hombres de las escalas;
Desatadas van las balas
Rodando por la cubierta,
¡Y yo, en medio a la obra muerta
Vivo, mi hijo en las alas!
Fuera del mundo

Fuera del mundo que batalla y luce 
Sin recordar a su infeliz cautivo, 
A un trabajo servil sujeto vivo 
Que a la muerte temprano me conduce.

Mas hay junto a mi mesa una ventana 
Por donde entra la luz; y no daría 
Este rincón de la ventana mía 
¡Por la mayor esplendidez humana!
tendré mi cara con lágrimas...















José Julián Martí Pérez (La Habana, 28 de enero de 1853, 19 de mayo de 1895) fue un escritor y político cubano. Político republicano democrático, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la guerra del 95 o guerra Necesaria, llamada así a la guerra de Independencia de Cuba. Perteneció al movimiento literario del modernismo...Para saber más pulse aquí.

jueves, 31 de enero de 2019

Glosa...Góngora

 Glosa

Si ociosa no, asistió Naturaleza 
Incapaz a la tuya, oh gran Señora, 
Concepción limpia, donde ciega ignora 
Lo que muda admiró de tu pureza.

Díganlo, oh Virgen, la mayor belleza 
Del día, cuya luz tu manto dora, 
La que calzas nocturna brilladora, 
Los que ciñen carbunclos tu cabeza.

Pura la Iglesia ya, pura te llama 
La Escuela, y todo pío afecto sabio 
Cultas en tu favor da plumas bellas.

¿Qué mucho, pues, si aun hoy sellado el labio, 
Si la naturaleza aun hoy te aclama 
Virgen pura, si el Sol, Luna y estrellas?
Contra los que dijeron... 

Con poca luz y menos disciplina,
al voto de un muy crítico y muy lego,
salió en Madrid la Soledad, y luego
a palacio con lento pie camina.

Las puertas le cerró de la Latina
quien duerme en español y sueña en griego,
pedante gofo, que, de pasión ciego,
la suya reza, y calla la divina.

Del viento es el pendón pompa ligera,
no hay paso concedido a mayor gloria,
ni voz que no la acusen de extranjera.

Gastando, pues, en tanto, la memoria,
ajena envidia, más que propria cera,
por el Carmen la lleva a la Victoria.

Un tango al oído...

Muy pegadito a tu cuerpo
un tango quiero cantarte
muy despacio y al oído
mientras puedo abrazarte.

A media luz en la pista
solo tu amor y mi amor
mientras tus labios acarician
con suavidad mi corazón...
Con cada paso que demos
con besos quiero adorarte
y prolongar nuestro tiempo
y con mis caricias quemarte.

Hoy no bailemos sevillanas
ni tus bailes regionales
que quiero tenerte en el alma
con el baile de los bailes...

Hoy tango crayolita

miércoles, 30 de enero de 2019

Garcilaso de la Vega, sonetos...

Soneto XXV

¡Oh hado ejecutivo en mis dolores, 
cómo sentí tus leyes rigurosas! 
Cortaste el árbol con manos dañosas, 
y esparciste por tierra fruta y flores.

En poco espacio yacen los amores, 
y toda la esperanza de mis cosas 
tornados en cenizas desdeñosas, 
y sordas a mis quejas y clamores.

Las lágrimas que en esta sepultura 
se vierten hoy en día y se vertieron, 
recibe, aunque sin fruto allá te sean,

hasta que aquella eterna noche oscura 
me cierre aquestos ojos que te vieron, 
dejándome con otros que te vean.
Soneto XXX

Sospechas, que en mi triste fantasía 
puestas, hacéis la guerra a mi sentido, 
volviendo y revolviendo el afligido 
pecho, con dura mano noche y día;

ya se acabó la resistencia mía 
y la fuerza del alma; ya rendido 
vencer de vos me dejo, arrepentido 
de haberos contrastado en tal porfía.

Llevadme a aquel lugar tan espantable, 
que, por no ver mi muerte allí esculpida, 
cerrados hasta aquí tuve los ojos.

Las armas pongo ya, que concedida 
no es tan larga defensa al miserable; 
colgad en vuestro carro mis despojos.
























Garcilaso de la Vega, Garcilaso entró a servir en 1520 al rey Carlos I de España en calidad de contino real. Aprendió griego, latín, italiano y francés, así como el arte de la esgrima y a tocar la cítara, el arpa y el laúd...Para saber más pulse aquí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...