Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 25 de mayo de 2017

Que mi pecho tu pecho cubra...Poema de amor.

Que tu pecho mi pecho cubra
que tus manos mi espalda arañe
y en las curvas de tu cadera
mis dedos puedan besarte.

Que mis labios recorran tu cuello
y tu fuego mi fuego desate
cuando la calidez de mis besos
bajen de tu cuello a tus valles.
Como serpientes reptando
anudáremos los cuerpos
mientras nos estamos apretando
y los cuerpos consumiendo.

Te anudas en mi cadera
el abrazo se hace estrecho
y los suspiros de tu cara
en mi cara estás vertiendo...











En mi pecho crayolita

Garcilaso de la Vega, sonetos

Soneto XXVII

Amor, amor, un hábito vestí 
el cual de vuestro paño fue cortado; 
al vestir ancho fue, más apretado 
y estrecho cuando estuvo sobre mí.

Después acá de lo que consentí, 
tal arrepentimiento me ha tomado, 
que pruebo alguna vez, de congojado, 
a romper esto en que yo me metí.

Mas ¿quién podrá de este hábito librarse, 
teniendo tan contraria su natura, 
que con él ha venido a conformarse?

Si alguna parte queda por ventura 
de mi razón, por mí no osa mostrarse; 
que en tal contradicción no está segura.
Soneto XXX

Sospechas, que en mi triste fantasía 
puestas, hacéis la guerra a mi sentido, 
volviendo y revolviendo el afligido 
pecho, con dura mano noche y día;

ya se acabó la resistencia mía 
y la fuerza del alma; ya rendido 
vencer de vos me dejo, arrepentido 
de haberos contrastado en tal porfía.

Llevadme a aquel lugar tan espantable, 
que, por no ver mi muerte allí esculpida, 
cerrados hasta aquí tuve los ojos.

Las armas pongo ya, que concedida 
no es tan larga defensa al miserable; 
colgad en vuestro carro mis despojos.





















Garcilaso de la Vega.-A su retorno a Toledo, contrajo matrimonio en 1525 con Elena de Zúñiga, dama de doña Leonor, hermana de Carlos I de España; por ello Garcilaso entró a formar parte del séquito de ésta. También tuvo un hijo antes de su matrimonio con una dama comunera toledana,..Para saber más pulse aquí.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Orillas del Sar, Rosalía de Castro

Tras de inútil fatiga, que mis fuerzas agota,
caigo en la senda amiga, donde fuente brota
siempre serena y pura,
y con mirada incierta, busco por la llanura
no sé qué sombra vana o esperanza muerta,
no sé qué flor tardía de virginal frescura
que no crece en la vía arenosa y desierta.

De la oscura Trabanca tras espesa arboleda,
gallardamente arranca al pie de la vereda
la Torre y sus contornos cubiertos de follaje,
prestando a la mirada descanso en su ramaje
cuando de la ancha vega por vivo sol bañada
que las pupilas ciega,
atraviesa el espacio, gozosa y deslumbrada.
Como un eco perdido, como un amigo acento
el familiar chirrido del carro perezoso
corre en alas del viento y llega hasta mi oído
cual en aquellos días hermosos y brillantes
en que las ansias mías eran quejas amantes,
eran dorados sueños y santas alegrías.

Ruge la Presa lejos..., y, de las aves nido,
Fondóns cerca descansa;
la cándida abubilla bebe en el agua mansa
donde un tiempo he crecido hermosa  
beber el néctar sano, y hoy bebiera anhelosa
aguas y olvido, que es de la muerte hermano;
donde de los vencejos que vuelan en la altura,
la sombra se refleja;

















Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837-Padrón, 15 de julio de 1885) fue una poetisa y novelista española que escribió tanto en gallego como castellano. Considerada entre los grandes poetas de la literatura española del siglo xix, representa junto con Eduardo Pondal y Curros Enríquez una de las figuras emblemáticas del Resurgimiento gallego,..Para saber más pulse aquí.

martes, 23 de mayo de 2017

A soledad y el jugador de dominó, sonetos

Y ¿tienes ambición? ¿Excelsa gloria
quieres que brille en tu inspirada frente?
¿quieres que pase a la futura gente
en alas de los genios tu memoria?

¡Bien, Soledad! Es tuya la victoria,
porque tienes de Lola el alma ardiente,
porque sientes también como ella siente,
y artista que ama así, pasa a la historia.

Y ¿por qué por la gloria tanto empeño
cuando nada es la vida, y todo en ella
es sueño nada más, es Flor de un día?

No... ¡no! que si la gloria fuera sueño.
Dios no hubiera formádola tan bella,
ni en la gloria su ser existiría.
El lápiz en la oreja prisionero;
su fortuna, el real que está a su frente;
si la pierde, baraja displicente
y cambia de lugar el majadero.

Pierde o gane, regaña al compañero,
marca las dobles con destreza ingente;
echa un forro con ánimo valiente
y debe a todos; pero paga cero.

Es el café su perennal morada;
el fosforito su placer más puro;
la pereza se pinta en su mirada;

y sin goces viviendo y sin futuro,
nada sabe, ni sirve para nada,
ni dispone jamás de un peso duro.



















Antonio Plaza Llamas (Apaseo Guanajuato, 2 de junio de 1833, Ciudad de México, 26 de agosto de 1882), fue un militar, poeta y periodista mexicano. (Hasta hace poco tiempo se creyó que había nacido en la localidad del San Jose del Llano del actual municipio de Apaseo el Grande...Para saber más pulse aquí.

Me transportas a la niñez...

Eres mi apasionada mujer
que a la niñez me transporta
eres fuente de ese placer
cuando me besas en la boca.

A veces me das tiernos besos
otras son tan apasionados
que parece que tengo en el pecho
un huracán o un tornado...
¿Porque tu me sabes a niña?
quizás por el sueño que tengo
de prolongarme en la vida
más allá del propio sueño...

No importa la edad que tengamos
si mantenemos en el corazón
esta pasión con la que amamos
y buena dosis de ilusión.











Mi niña crayolita

lunes, 22 de mayo de 2017

Y el Buda de basalto sonreía...

 Aquella tarde, en la Alameda, loca
de amor, la dulce idolatrada mía
me ofreció la eglantina de su boca.

Y el Buda de basalto sonreía...

Otro vino después, y sus hechizos
me robó; dile cita, y en la umbría
nos trocamos epístolas y rizos.

Y el Buda de basalto sonreía...

Hoy hace un año del amor perdido.
Al sitio vuelvo y, como estoy rendido
tras largo caminar, trepo a lo alto
del zócalo en que el símbolo reposa.
Derrotado y sangriento muere el día,
y en los brazos del Buda de basalto
me sorprende la luna misteriosa.

Y el Buda de basalto sonreía...

Amado Nervo, Poeta, autor también de novelas y ensayos, al que se encasilla habitualmente como modernista por su estilo y su época, clasificación frecuentemente matizada por incompatible con el misticismo y tristeza del poeta, sobre todo en sus últimas obras, acudiéndose entonces a combinaciones más complejas de palabras terminadas en "-ismo", que intenta reflejar sentimiento religioso y melancolía, progresivo abandono de artificios técnicos, incluso de la rima, y elegancia en ritmos y cadencias como atributos del estilo de Nervo...Para saber más pulse aquí.

viernes, 19 de mayo de 2017

Soneto a Clori y la despedida

¿Qué acecho de dolor el alma vino
a herir? ¿Qué funeral adorno es éste?
¿Qué hay en el orbe que a tus luces cueste
el llanto que las turba cristalino?

¿Pudo esfuerzo mortal, pudo el destino
así ofender su espíritu celeste?...
¿O es todo engaño?, y quiere Amor preste
a su labio y su acción poder divino.

Quiere que exenta del pesar que inspira,
silencio imponga al vulgo clamoroso,
y dócil a su voz se angustie y llore.

Que el tierno amante que la atiende y mira,
entre el aplauso y el temor dudoso,
tan alta perfección absorto adore.
Nací de honesta madre: diome el cielo
fácil ingenio en gracias afluente;
dirigir supo el ánimo inocente
a la virtud el paternal desvelo.

Con sabio estudio, infatigable anhelo,
pude adquirir coronas a mi frente;
la corva scena resonó en frecuente
aplauso, alzando de mi nombre el vuelo.

Dócil, veraz, de muchos ofendido,
de ninguno ofensor, las musas bellas
mi pasión fueron, el honor mi guía.

Pero si así las leyes atropellas,
si para ti los méritos han sido
culpas, a Dios, ingrata patria mía.



















Leandro Fernández de Moratín (Madrid, 10 de marzo de 1760 - París, 21 de junio de 1828) fue un dramaturgo y poeta español, el más relevante autor de teatro del siglo XVIII español. Para saber más pulse aquí.

jueves, 18 de mayo de 2017

Desbordada...

Se lo que te está pasando
cuando sola en la penumbra
tu mente me está pensando
mientras tus manos te encumbra.

Porque así te estas subiendo
mientras tus gemidos descubres
cuando te estas acariciando
desde el valle hasta tus cumbres.

Y yo en la penumbra te miro
y tu acaricias tus aureolas
y en mi suben los suspiros
porque mis manos te añoran.
Quisiera gritar muy fuerte
cuando tu mano en tu vientre
ríos de lava que ya fluye
se arrastra por tus corrientes.

Y yo me quedo extasiado
cuando gimiendo y temblando
tu cuerpo siento en mi cuerpo
mientras te estas relajando.

Yo no he salido de las sombras
porque solo ha sido un sueño
pero al despertar en la mañana
tus dedos me estoy bebiendo...
















Extrañándote crayolita

Ridículo retrato de un ridiculo señor...

Ahí va, que quieras o no,
mi retrato, y claro está
que no lo conocerá
la madre que lo parió:
está más feo que yo,
más raro, más singular,
y, si gustas de mirar
su figura atentamente,
aprende primeramente
a signar y a santiguar.

Según probable opinión,
soy en el ingenio zorra,
en parlería cotorra,
en el tamaño gorrión,
y en la viveza ratón;
y, aunque de todo blasone,
siempre en duda se me pone
qué especie de cosa soy,
y por esta duda, estoy
casado sub conditione.

Mi cara, si se examina,
verá el curioso en un año
que es parte del Gran Tacaño,
anuncio de hambre canina;
ni bien es cara ni esquina,
sólo sí es cosa tan rara
que a todo el que la repara
a tal risa le provoca,
que para tomarla en boca
no sé cómo tengo cara.

Si con maña menos cuerda
mis cabellos has mirado,
creerás por mal de mi hado
que soy animal de cerda.
No receles que se pierda
tu gusto, si gustas de ellos;
son fuertes, aunque no bellos,
y así tu vida estuviera
más segura, si pendiera
de alguno de mis cabellos.

Lóbrega, oscura y fatal
forma tal noche mi frente,
que a tientas tan solamente
encuentro el por la señal.
Es ella tan fea y tal  45
que me inquieta, que me irrita:
negra, arrugada, chiquita,
siempre de mal en peor,
sin poderla hacer mejor
a fuerza de agua bendita.

Permíteme que me queje
que, siendo mis ojos bellos,
no gustas, Marica, de ellos,
por más que yo me desceje;
son de mi hermosura el eje,
son de Cupido dos grillos,
y son dos medios anillos
de brillantes, cual se ve,
mas nada sirve, porque
nadie repara en pelillos.


Mis narices son mejores
que las hechizas de palo,
y si algo tienen de malo
es el meterse a mayores.
Mi cara con mil colores
se avergüenza en su presencia,
y huye con tal resistencia
que la deja sin cimientos;
mas como soplen los vientos,
no es obra de permanencia.

Mi boca es buena y así
no digo más; punto en boca,
que a mi boca no le toca
el decir bienes de sí.
Mírala muy bien, y di
sus elogios al instante
de que no hay a quien no encante
por lo pulida y graciosa,
pues no le falta otra cosa
sino un dedo por delante.

Mis negras barbas infiero
qué tales que serán ellas,
que sólo por no tenellas
estoy pagando dinero;
mas me consuela un barbero
que se llama Juan Antonio,
asegurando el bolonio
que ellas dicen que soy hombre;
mas por vida de mi nombre,
que es un falso testimonio.

Mi cuerpo por todas caras
pigmea talla promete;
y por eso no se mete
en camisa de once varas.
De esta falta que reparas
bien se supo aprovechar
mi mujer que, por ahorrar,
cuando murió don Canuto
me hizo un vestido de luto
del tafetán de un lunar.

Decentes mis pies están
en todo tiempo aliñados;
pues descalzos o calzados
son siempre de cordobán;
los puntos que calzarán
considera por tu vida,
pues, por cosa reducida
y de tan poco aparato,
la horma de mi zapato
es el pie de la medida.

Soy, Marica, cimentado
en piernas de un hueso seco,
que me llaman carnicero
y por tu [...] lavado
sería de carne o pescado.
Tanta y tal es mi carencia
que segura de conciencia
en cuaresma comerías
una pierna de las mías
sin quebrantar la abstinencia.





































































Félix María Serafín Sánchez de Samaniego Zabala (Laguardia, Álava, 12 de octubre de 1745-ibídem, 11 de agosto de 1801) fue un escritor español famoso por sus fábulas, de tono aleccionador mediante moralejas...Para saber más pulse aquí.

Venezuela y su tragedia...

José Villarroel, herido por una puñalada esperó durante horas en un quirófano en la sala de emergencias en el hospital Luis Razetti en Barcelona, Venezuela...

Si hacemos caso de que una imagen vale mas que mil palabras, esta es la imagen viva de un estado ruinoso pese a ser el país con mas recursos petrolífero del mundo, superando a Kuwait.
Sigo cada día las tragedias que se están produciendo en ese País hermano, no solo desde ahora, me interesó desde aquella famosa frase que le dijo el rey Juan Carlos junto a Zapatero...porque no te callas...quise saber quien era ese Chavez y desde entonces me he estado documentando y después de su muerte, seguí haciéndolo con el sucesor Maduro y al que le dediqué hace unos meses una entrada en este blog...Para usted señor Maduro, Hasta cuando Venezuela y que pueden leer pulsando aquí.

No voy a insistir en el saqueo sistemático de las arcas del estado al que Chavez y su familia sometió al pueblo venezolano y al que sigue sometiendo Maduro, porque mas allá de ese saqueo, el motivo de la situación actual de Venezuela está en la pésima gestión que hizo Chavez con sus políticas de abandonar la producción propia en todos los sectores limitándose a los ingresos procedente de la venta de petroleo y que al bajar mucho la venta del barril se empezó a gestar la gran debacle económica.
Aparte de esa ruina del sistema sanitario, esta este otro humanitario en un entorno con una inflación del 1.600%, con lo que para comprar un litro de leche en el mercado negro, necesitas llevar una maleta con billetes. Eso me recuerda a los vídeos que veía de Afganistán cuando la intervención americana en plena guerra donde los Afganos tenían varios voluminosos fajo de billetes para comprar porque cuando hay tanta inflación, el dinero no vale nada.

Ya en la época de Chavez había tantos problemas que se produjo un golpe de estado que no prospero, quizás por eso en esta nueva crisis y con los venezolanos volcados en las calles, Maduro ha ascendido a 800 generales otorgándoles a todos unos sueldos millonarios, es evidente que quiere tener al ejercito a su lado he impedir movimientos de disensión...

Un reportaje del medio estadounidense publicado el 15 de mayo ilustró el colapso del sistema de salud venezolano. The New York Times informó que en la ciudad de Barcelona, ubicada al noreste de Venezuela, en un día murieron siete niños recién nacidos en un mismo hospital por déficit de medicamentos. Además un corte de luz suspendió durante toda una mañana la respiración artificial. Sabemos que desde que empezaron las movilizaciones ya asesinaron en la calle a más de cuarenta personas, pero eso es una cantidad ínfima en comparación con los miles de muertos que se producen en el país por la falta de alimento y medicinas...

Esta entrada la estoy haciendo porque en las noticias decían que Venezuela esta al borde de una catástrofe humanitaria, me he quedado francamente sorprendido porque esa catástrofe hace mucho que se generó, porque, cuantos muertos más quieren organizaciones como la ONU para asumir que es una crisis humanitaria de las más graves de la historia de ese país...

Maduro se está blindando dentro del poder por lo que paralizó cualquier intento de revocatorio y ahora se inventa la asamblea constituyente para quitarle a la asamblea nacional elegida por los venezolanos, sus poderes y hacer una dictadura a su medida. Por el momento ya ha proclamado el estado de excepción y desprovisto al pueblo de sus garantías constitucionales...

Lo que está pasando en Venezuela me recuerda a los regímenes comunista más severo y si no se resuelve, terminará en una guerra civil o en un estado totalitario y tan cerrado como Corea del Norte...Yo, es un caso en el que sin dudarlo eliminaría de la faz de la tierra a un sujeto tan peligroso y sinvergüenza como este Maduro...

Anoche vi en un vídeo a este hipócrita, haciendo entrega a una familia de una furgoneta nueva el día de la madre, de noche y a solas grabado para televisión pero no dejo de hablar sobre su constituyente y a la pobre familia que recibía el regalo aplaudiendo a su buen presidente. ¿A quien quieres engañar Maduro?, tu desde luego eres maduro, pero en maldad...¿República Bolivariana de Venezuela? Así os va...

miércoles, 17 de mayo de 2017

El grito de Munch, poema

Intento apagar los ruidos
que dentro de mi mente bullen
son ruidos de un silencio
como bandadas de buitres.

Y es que me siento tan solo
en este paisaje de Munch
que en soledad me atormento
y grito carente de luz.

¿Que tenias en tu mente?
cuando pintaste este horror
¿son las locuras que sientes?
o es tu carencia de amor...
Me siento identificado
cuando tengo mis días grises
y me siento fascinado
con lo que dices y no dices.

Pues lo que no dices en palabras
lo expresas sobre tus lienzos
cuatro trazos y una cara
preñada de sufrimiento.

Pintor que me metes en tu cuadro
perdiéndome en sus horrores
grito tanto que gritando
me baño en mis sudores.
















Cada poema...Álvaro Mutis

Cada poema un pájaro que huye
del sitio señalado por la plaga.
Cada poema un traje de la muerte
por las calles y plazas inundadas
en la cera letal de los vencidos.

Cada poema un paso hacia la muerte,
una falsa moneda de rescate,
un tiro al blanco en medio de la noche
horadando los puentes sobre el río,
cuyas dormidas aguas viajan
de la vieja ciudad hacia los campos
donde el día prepara sus hogueras.

Cada poema un tacto yerto
del que yace en la losa de las clínicas,
un ávido anzuelo que recorre
el limo blando de las sepulturas.
Cada poema un lento naufragio del deseo,
un crujir de los mástiles y jarcias
que sostienen el peso de la vida.
Cada poema un estruendo que se derrumban
sobre el rugir helado de las aguas
el albo aparejo del velamen.

Cada poema invadiendo y desgarrando
la amarga telaraña del hastío.

Cada poema nace de un ciego centinela
que grita al hondo hueco de la noche
el santo y seña de su desventura.

Agua de sueño, fuente de ceniza,
piedra porosa de los mataderos,
madera en sombra de las siemprevivas,
metal que dobla por los condenados.

Aceite funeral de doble filo,
cotidiano sudario del poeta,
cada poema esparce sobre el mundo
el agrio cereal de la agonía.























Álvaro Mutis Jaramillo (Bogotá, 25 de agosto de 1923 - Ciudad de México, 22 de septiembre de 2013)1 fue un novelista y poeta colombiano.2 Vivió en México desde su juventud y hasta su muerte. Es considerado uno de los escritores hispanoamericanos contemporáneos más importantes. A lo largo de su carrera literaria recibió, entre otros, el Premio Xavier Villaurrutia en 1988, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1997, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1997, el Premio Cervantes en 2001 y el Premio Internacional Neustadt de Literatura en 2002...Para saber más pulse aquí.

Frases geniales de Juan Rulfo, escritor y fotógrafo mexicano.

No suelo hacer entradas muy extensas para no cansar, pero no me he resistido a poner las 30 frases memorables de este gran escritor y fotógrafo mexicano. Juan Rulfo escribió poco, El Llano en llamas, (cuentos) y Pedro Páramo, (novela), pero lo que escribió lo hizo con tal misterio, acierto, belleza y genialidad que le bastó para convertirse en un escritor inmortal y de culto en las letras mexicanas.  

Les dejo con 30 frases de amor, mujeres, esperanza y muerte...y los libros de donde se han sacado...

1. Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta. (¡Diles que no me maten!)

2. Y abrí la boca para que se fuera (mi alma). Y se fue. Sentí cuando cayó en mis manos el hilito de sangre con que estaba amarrada a mi corazón. (Pedro Páramo)

3. Me haré a la idea de que te soñé –dijo-. Porque la verdad es que te conozco de vista desde hace mucho tiempo, pero me gustas más cuando te sueño. Entonces hago de ti lo que quiero. No como ahora que, como tú ves, no hemos podido hacer nada. (Un pedazo de noche)

4. Apréndete esto, hijo: en el nidal nuevo hay que dejar un huevo. Cuando te aleteé la vejez aprenderás a vivir, sabrás que los hijos se te van, que no te agradecen nada; que se comen hasta tu recuerdo. (Paso del norte)

5. Sin embargo, la vida no es muy seria en sus cosas. (La vida no es muy seria en sus cosas)

6. Pero ¿por qué las mujeres siempre tienen una duda? ¿Reciben avisos del cielo, o qué? (Pedro Páramo)

7. Nadie te hará daño nunca, hijo. Estoy aquí para protegerte. Por eso nací antes que tú y mis huesos se endurecieron antes que los tuyos. (El hombre)

8. La muerte no se reparte como si fuera un bien. Nadie anda en busca de tristezas. (Pedro Páramo) 

9. sentí ese llanto  de ella dentro de mi como si estuviera exprimiendo el trapo de nuestros pecados. (Talpa)

10. Porque para mí usted ya no es mi hijo. He maldecido la sangre que usted tiene de mí. La parte que a mí te tocaba la he maldecido. He dicho: “¡Que se le pudra en los riñones la sangre que le di!” Lo dije desde que supe que usted estaba trajinando por los caminos, viviendo del robo y matando gente… (No oyes ladrar los perros)

11. Hacía tantos años que no alzaba la cara, que me olvidé del cielo. (Pedro Páramo)

12. Ella no se imaginaba a la muerte sino de un modo tranquilo: tal como un río que va creciendo paso a paso, y va empujando las aguas viejas y las cubre lentamente; más sin precipitarse como lo haría un arroyo nuevo. . (La vida no es muy seria en sus cosas)

13. Sólo las lagartijas buscan la misma covacha hasta cuando mueren. Dí que te fue bien y que conociste mujer y que tuviste hijos, otros ni siquiera han tenido eso en su vida, han pasado como las aguas de los ríos, sin comerse ni beberse. (Paso del norte)

14. ¿La ilusión? Eso cuesta caro. A mí me costó vivir más de lo debido. (Pedro Páramo)

15. Nadie de los que todavía vivimos está en gracia de Dios. Nadie podrá alzar sus ojos al cielo sin sentirlos sucios de vergüenza. (Pedro Páramo)

16. Y es que allá el tempo es muy largo. Nadie lleva la cuenta de las horas ni a nadie le preocupan como van amontonándose los años. Los días comienzan y se acaban. Luego viene la noche. Solamente el día y la noche hasta el día de la muerte, que para ellos es una esperanza. (Lubina) 

17. Se conoce que lo arrastraba el ansia. Y el ansia siempre deja huella. (El hombre)

18. En el cielo me dijeron que se habían equivocado conmigo. Que me habían dado un corazón de madre, pero un seno de una cualquiera. (Pedro Páramo)

19. No, no me dan pena los muertos, y mucho menos los vivos… Cuando uno es sepulturero hay que enterrar la lástima con cada muerto que uno entierra. (Un pedazo de noche)

20. Nada puede durar tanto, no existe ningún recuerdo por intenso que sea que no se apague. (Pedro Páramo)

21. Me vienes a buscar en la necesidad. Si estuvieras tranquilo te olvidarías de mí. Desde que tu madre murió me sentí solo; cuando murió tu hermana, más solo; cuando tú te fuiste vi que ya estaba solo para siempre. Ora vienes y me quieres remover el sentimiento; pero no sabes que es más dificultoso resucitar un muerto que dar la vida de nuevo. (Paso del norte)

22. No se puede contra lo que no se puede. (Nos han dado la tierra)

23. Hay pueblos que saben a desdicha. Se les conoce con sorber un poco de su aire viejo y entumido, pobre y flaco como todo lo viejo. (Pedro Páramo)

24. El día que te fuiste entendí que no te volvería a ver. Ibas teñida de rojo por el sol de la tarde, por el crepúsculo ensangrentado del cielo. Sonreías. Dejabas atrás un pueblo del que muchas veces me dijiste: ‘lo quiero por ti; pero lo odio por todo lo demás, hasta por haber nacido en él’. (Pedro Páramo) 

25. Los vivos son los que son una vergüenza. ¿No lo crees tú así? Los muertos no le dan guerra a nadie; pero lo que es lo vivos, no encuentran cómo mortificarle la vida a los demás. Si hasta se medio matan por acabar con el corazón del prójimo. Con eso te digo todo. En cambio, a los muertos no hay que aborrecerlos. Son la gran cosa. Son buenos. Los seres más buenos de la tierra. (Un pedazo de noche)

26. Soy soltera, pero tengo marido. Una cosa es ser señorita y otra cosa es ser soltera. Tú lo sabes. Y yo no soy señorita, pero soy soltera. (Anacleto Morones)

27. Dice que los grillos hacen ruidos siempre, sin pararse ni a respirar, para que no se oigan los gritos de las ánimas que están penando en el purgatorio. El día que se acaben los grillos, el mundo se llenará de los gritos de las ánimas santas y todos echaremos a correr espantados por el susto. (Macario)

28. Trabajando se come y comiendo se vive. Apréndete mi sabiduría…Pero usted me nació. Y usted tenía que haberme encaminado, no nomas soltarme como caballo entre las milpas. (Paso del norte)

29. Me heredó un costal de vicios de los mil judas. Una vieja loca. No tan vieja como ustedes; pero bien loca. Lo bueno es que se fue. Yo mismo le abrí la puerta. (Anacleto Morones)

30. ¡Señor, tu no existes! Te pedí tu protección para él. Que me lo cuidaras. Eso te pedí. Pero tú te ocupas más de las almas. Y lo que yo quiero de él es su cuerpo. Desnudo y caliente de amor; hirviendo de deseos; estrujando el temblor de mis senos y de mis brazos. Mi cuerpo transparente suspendido del suyo. Mi cuerpo liviano sostenido y suelto a sus fuerzas. ¿Qué haré ahora con mis labios sin su boca para llenarlos? ¿Qué haré de mis adoloridos labios? (Pedro Páramo).