jueves, 9 de noviembre de 2017

Un cuadro macabro...


Lucrecia era la señora más anciana de la aldea, nariz aguileña y cara acartonada que le confería un aspecto de marioneta…, partera, boticaria y bruja, aunque solo por sus artes de mezclar pócimas que hacía con yerbas medicinales, jamás hizo daño a nadie y no le importaba lo que los demás pensaran…
Muy temprano en la mañana, fue a la choza de Eva, le llevaba una infusión para fortalecer el decaído ánimo de su joven amiga y futura madre, pasaba por malos momentos desde que su hija desapareciera y su marido se fuera a buscarla al monte con tres aldeanos más.

Llamó a la puerta de la choza y nadie le contestó, la empujo y estaba abierta, lo que vio la perseguiría toda su vida…su amiga abierta como un cerdo, no tenia cabeza y sus pequeños habían desaparecido, se acercó tambaleante hasta el cadáver y se arrodilló tomándole una mano, pero mi niña, ¿Qué te han hecho?, sus ojos se anegaron en lagrimas, un sollozo entrecortado era la música que acompañaba a la muerte…

Salió de la choza como si ya el tiempo no existiera, fue hasta el centro de la aldea donde colgaba la campana  y la hizo sonar de forma insistente, incluso con todos los aldeanos cerca, ella seguía tocando ajena a lo que le rodeaba, su sobrina la abrazó por detrás quitándole la soga de la campana, ¿pero tía, que pasa? Señaló a la choza de Eva, está muerta, la han rajado como si fuera un animal…se levantaron murmullos y algunos gritos de miedo, iban a dirigirse a la choza cuando Lucrecia le pidió que no fueran, quedaros con la belleza de su vida, no la fealdad de su muerte…

Manuel el herrero alzo la voz, yo vi a Javier ayer discutiendo con Eva, ella lo agarraba, no le dí importancia por que se volvió a marchar a la sierra, pero me quedé pensando en que no habíamos visto por aquí a los tres que le acompañaron a buscar a su hija y no tenemos noticias de su hija ni de los hombres…en esa partida estaba el primo de Eva que se decía también era su amante, su marido los pilló en la cama…

El comentario, cayó como una semilla en tierra abonada y creció en forma de sospecha como una espada de Damocles que se cernía sobre la cabeza de Javier, los murmullos arreciaron y pronto empezaron a sacar conclusiones…

-Javier se ha vuelto loco con la desaparición de su hija y mató a sus compañeros…
-Si ha tenido que ser así y ahora ha vuelto a matar a su mujer y de nuevo se marchó.
-Pobre Javier, los celos lo han hecho perder el juicio…

Era una aldea tranquila, quizás demasiado tranquila para la condición humana y tenían servido con esas conjeturas la semilla de una venganza contra un hombre que todos conocían por su bondad. Intentaron ponerse de acuerdo para hacer un grupo de búsqueda para darle caza, no prosperó porque en realidad no se sentían amenazados.
Decidieron reforzar las puertas con troncos de maderas y quedarse dos hombre vigilando la aldea por la noche, enterraron a última hora de la tarde a Eva, el dolor en sus rostros era sincero y las lágrimas brotaron espontáneas.

La noche llegó irremediable como llega la muerte, sin belleza, en ese lugar perdido entre montañas, donde solo el sol le confiere la humanidad necesaria para sobrevivir.

Se encaminaron a sus chozas para descansar, pero hay un espectador que no descansa…Este es el capitulo 8 de mi novela Venganza salvaje que pueden leer aquí.

Mariposa de mil flores...

De mil flores gozaste, mariposa,
y de todas, sus pólenes libando,
con esa libertad maravillosa
del lepidóptero que va volando.

Entonada victoria, dulce canto,
mientras te dure el vuelo de las alas,
porque el placer, por mucho, nunca es tanto,
cuando son tan efímeras las galas.

Tú, de miles de flores, pero acaso
¿no has pensado que allí donde te posas,
que cada flor donde quedó tu paso
también ya recibió mil mariposas?

La vida no perdona y a tu vuelo
alguna vez lo vencerá el agobio:
las flores seguirán mirando al cielo,
y tú sin una de ellas, eso es obvio.
Al ave de su jaula al liberarla
volará abandonando su ostracismo,
ingenua la postura de esperarla,
que volverá, creyendo, a donde mismo.

Y acaso si en sus aguas se abandona
donde el torrente arrastrará al navío,
¿flotando tornará a la misma zona
que lo alejó una vez el mismo río?

Así se alejarán todas tus flores
aunque las cuentes y hayan sido miles,
ninguna volverá por tus amores,
no tiene el calendario más abriles.



Para leer más pulse aquí
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...