viernes, 18 de mayo de 2018

Abrojos V y VI, Rubén Darío

Bota, bota, bella niña, 
ese precioso collar 
en qué brillan los diamantes 
como el líquido cristal 
de las perlas del rocío matinal. 

Del bolsillo de aquel sátiro 
salió el oro y salió el mal.

Bota, bota esa serpiente 
que te quiere estrangular 
enrollada en tu garganta 
hecha de nieve y coral.
Puso el poeta en sus versos
todas las perlas del mar,
todo el oro de las minas,
todo el marfil oriental;
los diamantes de Golconda,
los tesoros de Bagdad,
los joyeles y preseas
de los cofres de un Nabab.

Pero como no tenía
por hacer versos ni un pan,
al acabar de escribirlos
murió de necesidad.















En el viaje hacia España hizo escala en La Habana, donde conoció al poeta Julián del Casal, y a otros artistas, como Aniceto Valdivia y Raoul Cay. El 14 de agosto de 1892 desembarcó en Santander, desde donde siguió viaje por tren hacia Madrid...Para saber más pulse aquí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...