lunes, 8 de octubre de 2018

Allá darás, rayo, En cas de Tamayo.

Allá darás, rayo, 
En cas de Tamayo.

De hospedar a gente extraña, 
O Flamenca o Ginovés, 
Si el huésped overo es 
Y la huéspeda castaña, 
Según la raza de España, 
Sale luego el potro bayo.

De muy grave la viudita 
Llama padre al Capellán 
Con quien sus hijos están, 
Y Amor que la solicita 
Hace que por padre admita 
Al que recibió por ayo.

Alguno hay en esta vida, 
Que sé yo que es menester 
Que a su querida mujer 
(¡Nunca fuera tan querida!) 
Tomen antes la medida 
Que a él le corten el sayo.
Con su lacayo en Castilla
Se acomodó una casada;
No se le dio al señor nada,
Porque no es gran maravilla
Que el amo deje la silla,
Y que la ocupe el lacayo.

Opilóse vuestra hermana
Y diola el Doctor su acero;
Tráela de otero en otero
Menos honesta y más sana;
Diola por septiembre el mana,
Y vino a purgar por mayo.

Allá darás, rayo,
En cas de Tamayo.

Nació en la antigua calle de Las Pavas en una casa propiedad de su tío Francisco Góngora, racionero de la catedral, situada en el lugar que hoy ocupa el número 10 de la calle, aunque siguen existiendo dudas sobre eso...Para saber más pulse aquí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...