martes, 20 de noviembre de 2018

Te estoy extrañando tanto cariño mío...


Cuando por razones externas a nosotros, pasamos poco tiempo juntos, no te imaginas, la sensación de alejamiento y soledad que siento...

Se que nada tiene que ver con nuestros sentimientos que son intensos, solo es la necesidad interior de estar mas tiempo contigo la que me hace sentir eso.

Te estoy extrañando tanto cariño mío...deseo tanto tenerte en mis brazos y hacerte feliz.
Eres mi vida, mi tormento y te necesito como el aire que respiro, te amo y te deseo...quiero hacer realidad tantas ilusiones, tantos deseo de ti....

Quiero recorrerte lentamente...primero con la mirada como si quisiera a través de tus ojos, meterme dentro de ti y con mi lengua...grabar tu nombre en cada zona de tu piel, tu cuello...tu espalda, toda tu y conocer cada recoveco de tu cuerpo mientras reaccionas a mis besos...

Quiero notar como tu deseo florece ,ver tu excitación, contemplar tu cara mientras  siento tu placer intenso, excitante, salvaje, lujurioso...y después amarte bruscamente, intensamente, profundamente hasta el delirio...tus jadeos y gemidos serán el premio al deseo y amor que te tengo...

Te extraño crayolita

La manca y el espejo. Rosalia de Castro y Jorge Luis Borges

Que mi dedito lo cogió una almeja, 
y que la almeja se cayó en la arena, 
y que la arena se la tragó el mar. 
Y que del mar la pescó un ballenero 
y el ballenero llegó a Gibraltar; 
y que en Gibraltar cantan pescadores: 
«Novedad de tierra sacamos del mar, 
novedad de un dedito de niña: 
¡la que esté manca lo venga a buscar!»

Que me den un barco para ir a traerlo, 
y para el barco me den capitán, 
para el capitán que me den soldada, 
y que por soldada pide la ciudad: 
Marsella con torres y plazas y barcos, 
de todo el mundo la mejor ciudad, 
que no será hermosa con una niñita 
a la que robó su dedito el mar, 
y los balleneros en pregones cantan 
y están esperando sobre Gibraltar

Rosalia de Castro
¿Por qué persistes, incesante espejo?
¿Por qué duplicas, misterioso hermano,
el movimiento de mi mano?
¿Por qué en la sombra el súbito reflejo?

Eres el otro yo de que habla el griego
y acechas desde siempre. En la tersura
del agua incierta o del cristal que dura
me buscas y es inútil estar ciego.

El hecho de no verte y de saberte
te agrega horror, cosa de magia que osas
multiplicar la cifra de las cosas

que somos y que abarcan nuestra suerte.
Cuando esté muerto, copiarás a otro
y luego a otro, a otro, a otro, a otro…

Jorge Luis Borges
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...