sábado, 24 de marzo de 2012

No puedes pedirme más...


Se puede estar triste de toda tristeza,
estar solo de toda soledad,
sentir el dolor por el dolor mismo,
saberse horizonte en la inmensidad.

Puede el lamento lamentarse en silencio,
puede el grito gritar hasta no dar más,
puede el ahogo ahogarse en el pecho,
saberse una hoguera y apagarse con sal.

Saber que se puede morir en la muerte,
poderse evadir de toda realidad,
andar en un llanto llorando, y un puente,
puede que sea el abismo hacia la libertad.


Pero no se puede jugar a la vida
si no se olvida lo que hay que olvidar,
no se puede saber si la esperanza
espera sentada en un verde esperar.

Ni se puede, ni se sabe si sabremos
o podremos saber cuál es la verdad.
Sólo nos quedan dos almas de cielo
a merced de esto que llaman amar.

Puedes buscarme buscándome en el alba.
Puedes amarme amándome en tu lágrima,
pero no puedes, pudiendo, pedirme más.
Algo se ha ido, yéndose, como una ola viajera
que llega llegando y vuelve a la mar.

No insistas, que lo que no ha sido...ya no será.


Quiéreme...Quiéreme cuando el dolor arañe sin piedad mi alma.


Quiéreme cuando el dolor
arañe sin piedad mi alma.
cundo la risa y la alegría
vengan a estrenar la mañana.

Cuando mi boca sea
la boca que a tu boca llama
para que florezcan en mis labios
tus besos como una flor temprana.

Quiereme cuando no tenga versos
y de mi se hayan ido las palabras
pues tú serás el poema escrito
con letras de fuego y plata.
Cuando mi cuerpo se sienta con anhelo
de sentirse por tu cuerpo amada,
deja volar tus manos sobre mi cuerpo
como si fueran mágicas alas.

Quiereme amor cuando llegue la noche
y los sueños sean dueños de tu almohada
cuando el sol despierte tus ojos
cuando a tu vida llegue el alba.

Quiéreme siempre amor siempre
que siempre te llevo en mis entrañas
eterno hasta la misma muerte,
y ni la muerte podrá arrancarte del alma.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...