jueves, 11 de enero de 2018

Tristísimo es versar, aunque lo intento...

Adiós , adiós adiós , adiós con pena,
es fuerte este pesar que se desata,
la sangre se congela y me arrebata
el gozo; la impotencia entra en escena.

Adiós , adiós adiós, tu adiós me apena,
la tipica pregunta me retrata,
y alguna triste lagrima delata
que tu ausencia también es mi condena.

Tristísimo es versar, aunque lo intento,
lloran todas mis letras una a una
en esta despedida inoportuna.

Adiós, adiós adiós, por el momento,
a cada verso mío habrá un murmullo
que me hará recordar alguno tuyo.

Siempre en mi corazón.
Ramon Bonachi

Otoño...

El cauce va quedando fuera, con la resaca.
Cada vez es mas baja y mas triste la orilla.
Bajo el puente ferroso, el sol, en fuga opaca,
pasa una amarillenta y roja pesadilla.

Horizontes del agua, Un enorme diamante
planea, albino, en el ocaso. El laúd tardío
que no puede arribar, ancla, bello y distante,
ante el esmerilado poniente igual y frío.

Es olor todo el ámbito. Por la marisma hueca,
los juncos tienen alas. Y en la lama ancho viento
el sol que muere, como a una gran hoja seca,
pinta nervios de luz, en tejido sangriento.

Juan Ramón Jiménez Mantecón (Moguer, Huelva, 23 de diciembre de 1881-San Juan, Puerto Rico, 29 de mayo de 1958) fue un poeta español, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, por el conjunto de su obra, designándose como trabajo destacado de la misma la narración lírica Platero y yo...Para saber mas pulse aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...