miércoles, 3 de enero de 2018

Mujer, solo mujer.

Mujer, bonito nombre que sugiere 
el centro femenino de la vida, 
mitad de humanidad bien repartida, 
conjugas en tu cuerpo solo amor.

Es tanto lo que pones para todos, 
la entrega permanente del esfuerzo 
en lucha poderosa contra el cierzo 
que libras con empeño y con honor.

Nacida para ser madre, tu pones 
el centro de socorro para todo, 
y llevas la atención al acomodo 
de todos en magnífica aptitud.

Lo tuyo es sacrificio permanente, 
la entrega y el trabajo obligatorio; 
si sufres solo te es un revulsorio 
que grava tu sentida juventud.

Conoces la medida de los sueños 
de todos los que forman la familia, 
la juez maravillosa que concilia 
las sombras y los gozos de vivir.

Atenta a los dolores de los otros 
sin quejas de tu cuerpo para nada, 
pendiente de tu amor, enamorada, 
te impones la consigna de sentir.
Amiga, hija, esposa, madre, abuela, 
el círculo completo de la vida, 
transforma la vivencia conseguida 
a costa de ternura y mucho amor

A veces bruja, maga o hechicera 
envuelves a los hombres con misterios, 
poniendo tu saber y magisterios, 
milagros de ese cuerpo encantador.

Mujer maravillosa en la conquista 
del macho que a tus pies enamorado 
te cubre como hembra, y has gozado 
del cuerpo masculino con pasión.

Mujer insatisfecha y dolorida 
si el hombre no valora tu existencia, 
ni siente tu belleza y tu presencia, 
hiriendo con desprecio el corazón.

Mujer solo mujer, uñas pintadas, 
presumes de tacones con presteza, 
y todo adorno aumenta la belleza 
que gozas de una forma natural.

Amor que nos regalas, tu nos pides, 
amor a tu persona y es justicia 
quererte por que eres la delicia 
que el hombre necesita en su final.


A Doña Margarita y a Don Antonio Venegas, sonetos


Máquina funeral, que desta vida 
Nos decís la mudanza, estando queda; 
Pira, no de aromática arboleda, 
Si a más gloriosa Fénix construida;

Bajel en cuya gabia esclarecida 
Estrellas, hijas de otra mejor Leda, 
Serenan la Fortuna, de su rueda 
La volubilidad reconocida,

Farol luciente sois, que solicita 
La razón, entre escollos naufragante, 
Al puerto; y a pesar de lo luciente,

Obscura concha de una Margarita 
Que, rubí en caridad, en fe diamante, 
Renace a nuevo Sol en nuevo Oriente.
Oh, de alto valor, de virtud rara 
Sacro esplendor, en toda edad luciente, 
Cuya fama los términos de Oriente 
Ecos los hace de su trompa clara.

Vuestro cayado pastoral, hoy vara, 
Dará flores, y vos gloriosamente, 
Del pellico a la púrpura ascendiente, 
Subiréis de la mitra a la tiara.

No es voz de fabulosa deidad ésta, 
Consultada en oráculo profano, 
Sino de la razón muda respuesta.

Deja su urna el Betis, y lozano 
Cuantos engendra toros la floresta 
Por vos fatiga el hábito africano.




















Luis de Góngora.-Durante una estancia en la Corte de Valladolid se enemistó con Quevedo, a quien acusó de imitar su poesía satírica bajo pseudónimo. En 1609 regresó a Córdoba y empezó a intensificar la tensión estética y el barroquismo de sus versos. Entre 1610 y 1611 escribió la Oda a la toma de Larache y en 1613 el Polifemo...Para saber más pulse aquí.

Otra sonrisa, poema de amor

Nada cambia, de un día para otro
si ayer era dos mil diecisiete
y hoy ya es dos mil dieciocho
esa sonrisa permanente
la reflejas sobre mi rostro.

Y ayer será como hoy
un día maravilloso
porque cada año yo soy
junto a ti el más dichoso.

Solo es cosa del amor
cuando reflejado en el alma
el corazón es como un sol
que con sentimiento habla.
Que es un año más, lo se
para tener esa oportunidad
de hacerte sentir mi querer
y que seas feliz de verdad.

Que tu sonrisa es la mía
que tus suspiros son de oro
cuando tu cara me mira
en sueños llenos de antojos.

Otro año junto a tu boca
para que preñes mis letras
de pasiones y fantasías
que alimente a este poeta...

















Año nuevo crayolita
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...