jueves, 9 de enero de 2014

Deseos, deseos, deseos...

Al ritmo salvaje de los tambores
el tantán en mi pecho se deja sentir
deseos, deseos, deseos y temblores
que en mi cuerpo repican por sentirte a ti.

Mi pecho se agita, mi corazón se altera
mis manos hacen presa sobre tu cadera
mis besos en tu boca que tu boca espera
y en esos pechos tuyos con sabor a primavera.

Irrefrenable deseo que tu me provocas
y el tantán de mi pecho en tu pecho crece
cuando tus manos con caricias mi espalda toca
y entre tus muslos mi hombría desaparece.

En la selva resuena tus gritos dichosos
deseos cumplidos de pasión y amor
los leones se agitan y con sus rugidos
despiden a la luna, recibiendo al sol...


Ángel Reyes Burgos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...