martes, 25 de septiembre de 2018

¿A qué estás jugando niño?

¿A qué estás jugando niño?
¿con quien te la estás jugando?
tanto alarde de sapiencia
tanto presumir de macho.

¿A donde tu amplia experiencia?
¿a donde tu experta mano?
¿a quien ofreces la rosa
virginal en desagravio?´

Debieras saber, mi niño
que aquella que entre sus brazos
tuvo una rosa de fuego
no aceptaría otra rosa
que una purpura del cairo
aunque le arañe los pechos
aunque desgarre sus labios.
Guarda esa blanca paloma
en las prision de tus manos
que soy un águila negra
y tengo el techo muy alto
donde no llegan tus gritos
donde no alcanzan tus celos
donde siquiera soñaste
trenzar conmigo tu vuelo.

Shemirramis



Poema contestación al que publiqué ayer de Juanmaromo. 

Para saber más pulse aquí.

Empieza una vida. Aitor

Empieza una nueva vida
de este angelito soñando
que tiene su cuna vacía
que a el lo esta esperando.

Sus padres pusieron el alma
y también  el corazón
en su rostro está la calma
en sus padres la ilusión.

Duerme nietecito hermoso
que nada enturbie tu sueño
Aitor que en tus ojos veo
hijo de padres buenos.
No podía yo imaginar 
que tanta ternura cupiera
cuando te miro a la cara
sintiéndome a tu vera.

Tu eres el sol y la luna
eres una verdad soñada
que con lágrimas de felicidad
tus padre por fin abrazaban.

Aunque el mundo es tenebroso
tus ojos serán de luz
tu alma candil milagroso
que porte la gratitud...

















A mi nieto Aitor

Este nombre tiene su origen en un mito creado por el escritor suletino Augustin Chaho (1811-1858), que aparece por primera vez en su obra literaria Aïtor - Légende Cantabre, escrita en 1845. Chaho cayó en la cuenta de que los pastores de su región vasco-francesa solían referirse a sí mismos como aitorren semeak, expresión que es una derivación dialectal de la más general expresión vasca aitonen semeak, que significa literalmente "hijos de buenos padres" o hidalgos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...