jueves, 24 de agosto de 2017

Poema de Rosalia de Castro.

Con ese orgullo de la honrada y triste
miseria resignada a sus tormentos,
la virgen pobre su canción entona
en el mísero y lóbrego aposento,
y allí otra voz murmura al mismo tiempo:

Entre plumas y rosas descansemos,
que hallo mejor anticipar los goces
de la gloria en la tierra, y que impaciente
por mí aguarde el infierno;
el infierno a quien vence el que ha pecado
con su arrepentimiento.
Bien hayas tú, la que el placer apuras;
y tú, pobre y ascética, mal hayas!
La vida es breve, el porvenir oscuro,
cierta la muerte, y venturosa aquella
que en vez de sueños realidades ama.

Ella, triste, de súbito suspira
interrumpiendo su cantar, y bañan,
frías y silenciosas,
su semblante las lágrimas.
¿Quién levantó tal tempestad de llanto
en aquella alma blanca y sin rencores
que aceptaba serena su desdicha,
con fe esperando en los celestes dones?
¡Quién! El perenne instigador oculto
de la insidiosa duda; el monstruo informe
que ya es la fiebre del carnal deseo,
ya el montón de oro que al brillar corrompe,
ya de amor puro la fingida imagen:
otra vez el de siempre... Mefistófeles.

Que aunque hoy así no se le llame, acaso
proseguirá sin nombre la batalla,
porque mudan los nombres, mas las cosas
eternas, ni se mudan ni se cambian.

Aunque fue una asidua cultivadora de la prosa, donde Resalía sobresalió fue en el campo de la poesía, a través de la creación de las que pueden ser consideradas sus tres obras clave: Cantares gallegos, Follas novas y En las orillas del Sar....Para saber mas pulse aquí

Desesperación...

Cierro mis ojos, terrosos y sombríos
los párpados duelen, los cuervos han venido
a picar las migajas de mi hambre y miro
esas llagas de mi alma, que me dejaron herido.

¿Como seguir viviendo?, con esta losa en el pecho
porque seguir sufriendo, porque seguir despierto
si mi vida está desierta, de alegrías y de sueños
y mis carnes son carnes, que huelen a muerto.

Ya no me encuentro el alma, o nunca la he tenido
o no me queda nada, de cuando fui yo niño
solo me quedé sin ganas, de reír mi tedio
y en mis alforjas no tengo, ya ni sentimientos.

Dejadme ya tranquilo y no hagan ruido
dejadme descansar, de esta fatiga que me ha herido
no me vengáis a visitar, no llorar, que quiero salir
en silencio del mundo...




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...