martes, 18 de septiembre de 2018

Ya no más...

Ya no más, ceguezuelo hermano, 
Ya no más.

Baste lo flechado, Amor, 
Más munición no se pierda; 
Afloja al arco la cuerda 
Y la causa a mi dolor; 
Que en mi pecho tu rigor 
Escriben las plumas juntas, 
Y en las espaldas las puntas 
Dicen que muerto me has.

Ya no más, ceguezuelo hermano, 
Ya no más.

Para el que a sombras de un robre 
Sus rústicos años gasta, 
El segundo tiro basta, 
Cuando el primero no sobre; 
Basta para un zagal pobre 
La punta de un alfiler; 
Para Bras no es menester 
Lo que para Fierabrás.
Ya no más, ceguezuelo hermano, 
Ya no más.

Tan asaeteado estoy, 
Que me pueden defender 
Las que me tiraste ayer 
De las que me tiras hoy; 
Si ya tu aljaba no soy, 
Bien a mal tus armas hechas, 
Pues a ti te faltan flechas 
Y a mí donde quepan más.

Ya no más, ceguezuelo hermano, 
Ya no más.

La crítica desde Marcelino Menéndez Pelayo ha distinguido tradicionalmente dos épocas o dos maneras en la obra de Góngora: el «Príncipe de la Luz», que correspondería a su primera etapa como poeta, donde compone sencillos romances y letrillas alabados unánimemente hasta la época Neoclásica. Para saber más pulse aquí. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...