miércoles, 21 de noviembre de 2018

Sobre tu piel...

Sobre la piel, tus temblores
sobre tus labios suspiros,
de tus labios surgen flores
cuando a los ojos te miro.

Y cautivas con tu mirada
mi sonrisa en la mañana
y el deseo queda prendido
en el fondo de mi alma.

Si esa sonrisa pudiera
en tierra fértil plantar
las mismas aves serian
feliz por la eternidad.
Quiero devorar tu boca
fundir tus risas en mi pecho,
que tus sonrisas provocan
mi comunión con el cielo.

Sobre mi piel tu derramas
fragancia de adormideras
y mi piel adormecida
se queda siempre a tu vera.

Todo los besos furtivos
que sobre mi piel tu das
quedan por siempre prendidos
para no morir jamas...

Sobre tu piel crayolita

El tatuaje...

En la suave piel canela
de una perdida ilusión,
hay grabado un corazón
que perdió su alma gemela.

Empezó a latir primero
con una copa de vino,
y embriagado en su destino
se abrió en par por un “te quiero”.

Pero el rugir de las olas, 
y el azul verde del mar,
dejaron el verbo amar
dentro de las caracolas,.
Bajo la luz de la luna
el pulso se aceleraba
pues el amor se alejaba
sin mediar palabra alguna.

Hoy la pena ha prosperado,
se arrastra por la bahía,
y es tan grande la agonía
que deja un sabor salado.

Tatuado sobre la piel
un corazón se estremece,
y el recuerdo que aparece
cuando llega algún bajel.

Ramon Bonachi

Inspirado en Rafael de Leon (El Tatuaje)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...