martes, 28 de enero de 2014

Maldita sea, a todos los que sufren...

Maldita sea,
la piel pegada a los huesos
el hambre siempre acechando
las moscas que van devorando
su universo sin sueños.

Maldita sea,
la mano que se descarga
sobre la inocencia rota
y lo unces con la carga
severa de la derrota.

Maldita sea,
las llagas de los ancianos
que surgen del corazón
cuando lo abandonamos
dando muerte a su ilusión.

Maldita sea,
el colchón apolillado
donde me tiendo a pensar
si es mi mayor pecado
el que me ponga a rezar.

Maldita la noche sin luna
ni estrellas en el firmamento
cuando miro la mala fortuna
del pobre y su sufrimiento.

Ángel Reyes Burgos

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...