viernes, 5 de agosto de 2011

El beso prohibido

Me besas y, en la orilla del silencio,
donde creí que te había olvidado,
el licor de lo que jamás seremos
sabe a melancolía y a pecado.

Me besas y no sé si ese pretexto
que te salva es el que me ha condenado,
pero es tan dulce el beso más amargo
que dejó mi corazón aletargado.

Me besas y te quiero tanto, tanto,
que las rosas que no te dan espinas
y las que te invento tienen estrellas
para ir en busca de nuestras miradas.

Me besas y en cada beso que me das
esos besos que invento para tenerte
me acerca paso a paso a la tristeza,
me lleva poco a poco hacia la muerte.

Adaptado e inspirado en un poema de Rubén Cañón..Poema del beso prohibido.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...