martes, 21 de junio de 2016

Dos hermosos sonetos de Francisco Álvarez Hidalgo.

Fidelidad

Yo siempre te querré aunque no me quieras;
encerrada en mí estás sin poder irte.
Cuántas cosas podría yo decirte
si escucharas mi voz, y la creyeras.

Te querrás alejar; y, si pudieras,
romper tus ligaduras y evadirte.
Me herirás, pero nunca podré herirte, 
y no me olvidarás, aunque quisieras.

Tus amores serán de lejanías,
y quizá andarás sola en tu sendero 
buscando el resplandor de nuevos días.

Recordarás mi amor, dulce y sincero,
y aprenderás en tus mañanas frías
que nadie te querrá como te quiero.
Represión

Suspira tu pasión encadenada
en la prisión del alma; y sus gemidos
golpean incesantes mis oídos
con un clamor de libertad soñada.

Se apagará la intensa llamarada
que revitalizaba tus sentidos,
y permanecerán en tí perdidos
el calor y la luz de tu alborada.

Destruye de una vez los eslabones
que esclavizan tu vida. Abre la puerta
y deja en libertad las emociones,

que infundirán vigor en tu alma muerta.
Es la hora de lograr tus ilusiones:
El tiempo corre sin volver....¡Despierta!






















Francisco Álvarez Hidalgo murió en 2014 en un accidente con su bicicleta, tenia multitud de premios y libros que se agotaban con rapidez. Escribió más de dos mil sonetos y otros tantos breviarios. Su poesía erótica es de una gran belleza y sutileza. Pueden leer más poemas suyos aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...