martes, 12 de diciembre de 2017

Diálogo en la tiniebla...

Belleza, flor de sueño, al fin alientas
después de tanto espanto y tanto llanto.
Porque también tu gracia puede tanto,
Tanto más que el crujir de las afrentas.

Después de la dolencia del espanto,
Cómo surgen tus músicas sedientas.
Surtidores que ayer fueron tormentas
Murmullos que mañana serán canto.

Se escondió tu vigilia donde pudo,
Durmió entre los escombros hecha un nudo,
Se ocultó en un rincón de la cornisa.

Pero ha venido el tiempo del sosiego.
Y tú, belleza, manantial de fuego,
renaces otra vez de la ceniza.
No busco la verdad, pero persigo 
su estela cautivante, su aleteo 
que es la réplica infiel de lo que creo 
y el huidizo fulgor de lo que digo.

La verdad absoluta es un castigo 
que quizás no merezca mi deseo. 
Y su ausencia es el último trofeo 
que desvela mi angustia de testigo.

Me quedo con la flor de la pregunta, 
aspirando el aroma sin respuesta, 
dejando que el silencio apenas hable.

Y al sentir que la lágrima despunta, 
la verdad, como un grillo, me contesta 
desde el jardín del vértigo insondable.





















David Escobar Galindo (Santa Ana, 4 de octubre de 1943) es un poeta, novelista y jurista salvadoreño. Es Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales, graduado del Colegio García Flamenco y de la Universidad de El Salvador, Rector de la Universidad "Dr. José Matías Delgado", y columnista habitual del diario La Prensa Gráfica. Entre 1990 y 1992 participó en la Comisión gubernamental negociadora del proceso de paz que puso fin a la Guerra Civil de El Salvador...Para saber mas pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...