jueves, 27 de octubre de 2016

Tu risa contra mi pena...

¿Por qué hundís más la daga
en mi corazón herido?
Dejadlo que llore en paz
y se pierda en el olvido.

Tan solo quería de ti,
tu risa, contra mi pena,
ese calor de tu piel
rozando la mía serena.

No era mucho pedir,
pues solo de ti quería
esa boca que era mía
y ese néctar hecho flor 
de tu joven lozanía.
Llegaste con la primavera
de mi otoño ya vencido
cargándolo con tu luz,
y dejándolo en el olvido.

Si sólo querías de mí
el vil metal del que vivo,
no tenias porque herir
a este corazón dolido.



(© Derechos Reservados)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...