lunes, 28 de noviembre de 2011

Yo voy soñando caminos, Antonio Machado

Yo voy soñando caminos
de la tarde, las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas...

¿Adónde el camino irá?
yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
la tarde cayendo está.

En el corazón tenía
la espina de una pasión,
logré arrancármela un día,
ya no siento el corazón.

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece,
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir...
aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso poema sin dudas, una espina dorada que que no molesta, una espina tan ansiada.
Cosas del amor, bonita publicación.
Abrazos para vos!

Ángel Reyes dijo...

Cistina, tan hermoso y tan bien escrito este poema que a veces me dan ganas de destrozar la poesía con las mías...
Gracias mi amiga y espero tengas un lindo fin de semana. Abrazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...