martes, 1 de mayo de 2018

Al amor de la lumbre...

Al amor de la lumbre cuya llama 
como una cresta de la mar ondea. 
Se oye fuera la lluvia que gotea 
sobre los chopos. Previsora el ama 

supo ordenar se me temple la cama 
con sahumerio. En tanto la Odisea 
montes y valles de mi pecho orea 
de sus ficciones con la rica trama 

preparándome el sueño. Del castaño 
que más de cien generaciones de hoja 
criara y vio morir, cabe el escaño 

abrasándose el tronco con su roja 
brasa me reconforta. Dulce engaño 
la ballesta de mi inquietud afloja.
Es una antorcha al aire esta palmera, 
verde llama que busca al sol desnudo 
para beberle sangre; en cada nudo 
de su tronco cuajó una primavera. 

Sin bretes ni eslabones, altanera 
y erguida, pisa el yermo seco y rudo; 
para la miel del cielo es un embudo 
la copa de sus venas, sin madera. 

No se retuerce ni se quiebra al suelo; 
no hay sombra en su follaje; es luz cuajada 
que en ofrenda de amor se alarga al cielo; 

La sangre de un volcán que enamorada 
del padre sol se revistió de anhelo 
y se ofrece, columna, a su morada.






















A los pocos meses de nacer, los padres de Miguel cambian de domicilio y se instalan en el segundo piso derecha de la calle de la Cruz número . En los bajos se halla la chocolatería de sus tíos, que viven en el primer piso.18​ No ha cumplido todavía los seis años cuando queda huérfano de padre. Félix de Unamuno falleció el 14 de julio de 1870 en el balneario de Urberuaga, en Marquina, de enfermedad de tisis pulmonar...Para saber más pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...